Interior, Templo de Hera, Selinus

Interior, Templo de Hera, Selinus


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


La enciclopedia de sitios clásicos de Princeton Richard Stillwell, William L. MacDonald, Marian Holland McAllister, Stillwell, Richard, MacDonald, William L., McAlister, Marian Holland, Ed.

Ocultar barra de exploración Su posición actual en el texto está marcada en azul. Haga clic en cualquier lugar de la línea para saltar a otra posición:

Este texto es parte de:
Ver texto fragmentado por:
Tabla de contenido:

SELINUS (Selinunte) Trapani, Sicilia.

Los colonos de Megara Hyblain fueron liderados por los oikistes Pammylos, quienes vinieron expresamente para esta asignación desde la ciudad madre en Grecia ( Thuc. 1.24.2 Diod. 13.59.4 ). El desacuerdo en las fuentes sobre la fecha de fundación (Jue. 628-627 a. C. Diod. 651 a. C.) ha sido resuelto por estudios y excavaciones recientes que especifican que Selinus fue fundada entre 651 y 650 a. C. Es casi seguro que los colonos encontraron el territorio ocupado por pequeños asentamientos de poblaciones indígenas, quizás de origen sikan. Los hallazgos recientes indican la presencia de dichos asentamientos al menos desde el comienzo de la Edad del Bronce.

Gracias a su posición, Selinus se convirtió rápidamente en una ciudad grande y poderosa y en el principal protagonista de la historia de W Sicilia, a partir del siglo VI. hasta su destrucción en el 409 a. C. Pronto promovió un movimiento de expansión hacia el N, que provocó un conflicto inevitable con los Elymi de Segesta y los fenicios de Motya. Esta expansión, quizás durante una fase posterior, apuntó también hacia el E, donde se fundó la colonia de Herakleia Minoa (Her. 5.46). A pesar de sus frecuentes luchas con Elymi y los fenicios en Sicilia, Selinus casi siempre logró mantenerse en buenos términos con Cartago. Esto permitió largos períodos de paz y el logro de una prosperidad extraordinaria, como la que debió haber disfrutado después de la expedición de Pentathlos (580 a.C.) y hasta la primera batalla de Himera (480 a.C.). La actividad de construcción en este período superó a la de todas las demás ciudades griegas de Sicilia, y en Olimpia la ciudad erigió un tesoro que contenía una estatua criselefantina de Dionisos ( Paus. 6.19.6 ).

Selinus mantuvo buenas relaciones con Cartago incluso después de la primera batalla de Himera cuando los cartagineses fueron derrotados por Siracusa y Akragas. Incluso albergaba a Giskon, cuyo padre Amílcar había muerto en Himera ( Diod. 13.43.5 ). Sin embargo, esta amistad con Cartago no impidió a Selinus abrazar la causa griega en ocasiones ( Diod. 11.68.1 ) porque aunque el partido aristocrático promovió la alianza con Cartago, el partido democrático favoreció la alianza con los griegos. Estos dos partidos, que alternan en el poder político, presumiblemente explican los cambios de la ciudad en la política internacional.

En el 409 a. C. Selinus fue destruido por Cartago ( Diod. 13.54-59 ) en una batalla que marcó el fin del poder de la ciudad. El general siracusano Hermokrates trató de recuperarlo poco después, y para este propósito reconstruyó apresuradamente las murallas de la ciudad ( Diod. 13.63.3 ), pero falló. A partir de entonces Selinus vivió pobremente bajo el control político cartaginés hasta que, durante la primera guerra púnica, a mediados del s. A.C., fue nuevamente destruida y definitivamente abandonada. Pequeños grupos de personas se asentaron allí tanto en la época cristiano-bizantina como en el período árabe posterior, el nombre en sí se perdió, y el sitio pasó a ser conocido como Casale degli Idoli o Terra di Pulci. El sitio fue identificado por Fazello (De Rebus Siculis [Palermo 1558] 146ss).

La investigación arqueológica de Selinus comenzó a principios de 1800 cuando se encontraron las tres famosas metopas en el área del Templo C. Desde entonces, la investigación ha continuado, pero no se ha realizado ninguna excavación en el área de la ciudad antigua. La ciudad en su conjunto comprende las siguientes zonas: A) la acrópolis B) la ciudad antigua C) Templos en la colina E D) Santuario Malophoros E) la necropoleis.

A) La acrópolis. Los colonos megarianos nivelaron la colina antes de construir las primeras estructuras y rodearlas con un muro de circuito del que se han encontrado rastros. Más tarde (quizás a finales del siglo VI a principios del siglo V a.C.), la edificación de la acrópolis fue ampliada y rodeada por las fortificaciones que aún son visibles en la actualidad, incluido el tramo inclinado cerca de la entrada moderna a las ruinas. Después de la derrota en el 409 a. C., los habitantes supervivientes se retiraron dentro de la acrópolis. A esta última fase (4a-3a c. A.C.) pertenecen las casas visibles hoy, así como el sistema urbano, que probablemente utilizó algunas de las calles anteriores o repitió la alineación de algunos edificios anteriores, pero el plano de la ciudad actualmente es evidente en el la acrópolis debería, en su conjunto, atribuirse a la fase cartaginesa de la ciudad. Las estructuras pertenecientes a este período presentan todas las características de los asentamientos púnicos en ese momento: mampostería de escalera, áreas sagradas de tipo púnico en cada cuadra, símbolos de Tanit en los pisos de las casas, monedas y objetos móviles encontrados en las calles empedradas y en las casas quizás se desmanteló un edificio anterior y se reutilizó su material en las nuevas construcciones.

Dado que la acrópolis todavía está en gran parte sin excavar, es difícil distinguir claramente entre lo que precedió y lo que siguió a la ocupación cartaginesa. A partir de la S, la primera estructura identificable es el Templo O, del que solo quedan los cimientos. Es bastante similar, incluso en dimensiones, al Templo A, a poca distancia del N, es hexastilo con pronaos y opisthodomos in antis. El templo A es peripteral, con 6 por 14 columnas su estilobato mide 40,23 por 16,23 m. Se puede fechar, junto con el Templo O, entre 490 y 480 a.C. En el lado E se ha descubierto recientemente el altar conectado con el templo, ambos templos se utilizaron como fortaleza durante el período medieval para este propósito se unieron y podrían proporcionar una torre bien fortificada que se proyecta en el lado S.

En el eje del templo A, 34 m hacia el E, se encuentra una estructura en forma de T con un pórtico (13,1 x 5,6 m) al frente; es un propilón que conduce al área sagrada de los templos A y O y data de 480 a. C.

Cruzando la carretera que va EW, se entra en un área que contiene las ruinas de quizás los primeros edificios sagrados de la acrópolis, con la excepción del pequeño Templo B, quizás dedicado a Empedokles, el filósofo y científico de Akragan que, según Diógenes Laercio ( 8.70), había drenado las marismas de Selinuntine. Se trata de un pequeño edificio (8,4 x 4,6 m) del período helenístico (quizás ya en el siglo IV), un edículo prostilo tetraestilo con pronaos y cella ubicado en una elevación natural del terreno y accesible en el E por medio de nueve pasos. Su entablamento llevaba rastros de color.

El templo C, construido en el punto más alto de la acrópolis durante la primera mitad del s. VI. B.C., 15 hexástilo peripteral con 17 columnas en los lados 14 columnas del lado N fueron re-erigidas en 1925-26 junto con porciones del entablamento. La fecha temprana de este edificio está atestiguada no solo por su planta muy alargada, sino también por el hecho de que al principio se emplearon columnas monolíticas en los lados S y E, además, las columnas se estrechan de abajo hacia arriba. El estilobato mide 63,7 x 24 m, el edificio de la cella constaba de un adyton, una cella larga y estrecha y un pronaos. El friso de triglifos llevaba metopas labradas y estaba rematado por una cornisa revestida con losas de terracota policromada dos gorgoneia, también de terracota pintada, decoraban ambos frontones del templo, uno de los cuales ha sido reconstruido a escala completa en el Museo de Palermo. En el techo del templo, el poste de la cumbrera estaba cubierto por los kalipteres también de terracota policromada. De los dos grandes altares, el anterior se encuentra al SE y el último está frente al templo al E. El área frente al Templo C debe haber sido el ágora helenística. Justo al N está el templo D, construido a mediados del siglo VI. ANTES DE CRISTO. Es hexástilo peripteral, con 13 columnas a los lados y un estilobato de 56 por 24 m. Su plan incluye un porche prostyle, pronaos, cella y adyton. Cerca de la esquina SE se encuentran los restos de un altar de sacrificios, en diagonal al eje del templo. No lejos de la esquina NE del Templo D se encuentran los cimientos de una estructura rectangular cuya fecha arcaica temprana se puede inferir de su planta muy alargada.

Toda la acrópolis está rodeada por murallas que representan el complejo de fortificación más grande de toda la Sicilia griega, solo superado por el castillo de Euryalos en Siracusa. Dado que las paredes de Selinus nunca se han estudiado en su totalidad, la siguiente descripción se basa en una observación superficial. Varias reparaciones pueden reconocerse fácilmente, y las más importantes son el trabajo de Hermokrates a su reconstrucción, también deben atribuirse las dos torres redondas en el N y W, que reutilizaron materiales de templos anteriores. Sin embargo, los bloques de los mismos edificios se reutilizaron en varios otros lugares y en mayor número dentro de las pequeñas cámaras N. Esto demuestra que al menos algunos templos se derrumbaron después de la batalla en 409, un hecho insinuado por la descripción de Diodoros de la batalla en sí (13.54-59). Solo sobreviven dos puertas, la del W y la más importante del lado N, que conectaban la acrópolis con la ciudad. Hay muchas puertas posteriores, tanto en el lado E como en el W, varias de ellas bloqueadas. Varias torres cuadradas salpican el circuito de las murallas por todos lados, una de ellas ha dado lugar recientemente a dos metopas arcaicas probablemente reutilizadas por Hermokrates.

B) Ciudad antigua. Al N de la acrópolis, en el cerro denominado Manuzza, se alzaba la ciudad propiamente dicha, también rodeada de murallas de las que sólo quedan vestigios de su trazado de calles que recientemente ha sido identificado mediante fotografía aérea. No ha habido excavaciones.

C) Templos de la colina E. En un momento determinado de la historia de la ciudad, por razones aún desconocidas, los selinuntinos construyeron tres templos en la colina al oeste de la ciudad y la acrópolis, más allá del río Cottone. Deben haber sido construidos a mediados del s. VI. ANTES DE CRISTO. ya que esta es la fecha dada al más antiguo de los tres templos, el Templo F. Este edificio, el más pequeño de los tres, tiene un estilobato de 61,83 por 24,43 my se encuentra entre los otros dos. Era hexástilo con 14 columnas a los lados, su plan incluye un pronaos, cella y adyton, pero no opisthodomos. Sus metopas, como todas las demás, se encuentran ahora en el Museo de Palermo.

El Templo E de S. pertenece a la mejor fase de la construcción dórica, la fase que se suele llamar dórica desarrollada y que generalmente está fechada entre los años 480-460 a. C. Es un hexástilo peripteral con 15 columnas a los lados y probablemente se colocó dentro de un temenos, como sugiere un muro recientemente descubierto. Su plan comprende pronaos, cella, adyton y opisthodomos in antis, su estilobato mide 67,82 por 25,33 m en el adyton se encuentra la base de la estatua de culto de la deidad patrona, probablemente Hera. El friso de pronaos llevaba metopas esculpidas, cuatro de las cuales se encuentran en el Museo de Palermo. El edificio ha sido rehabilitado recientemente.

El Templo G es uno de los templos más grandes de la antigüedad: su estilobato mide 110,36 por 50,10 my sus columnas miden 16,27 m de altura con un diámetro de 3,41 m. El edificio nunca se completó, probablemente porque aún estaba inacabado en el momento de la destrucción de la ciudad en el 409 a. C. debe haber comenzado a principios de ese siglo. Ya sea porque la duración del período en que estuvo en construcción permitió diversos cambios y modernizaciones o porque sus proporciones favorecieron la expresión de la imaginación de los arquitectos, este templo presenta peculiaridades que no se encuentran en otros templos dóricos. Era hipoetral ya que la nave central se dejó sin techar la vasta cella tenía tres puertas correspondientes a las tres naves interiores formadas por dos filas de diez columnas monolíticas en dos niveles. La piedra para construir este templo provino de las canteras de Cusa, que son ca. 9 km al NO de Selinus en línea recta. Estas canteras aún se encuentran en el estado en que se encontraban cuando se suspendió la obra y se encuentran allí unos tambores de columna parcialmente cortados que corresponden en dimensiones a las columnas del Templo G. La piedra, además, es la misma.

D) Santuario de los Malophoros. Apenas más de un km separa la acrópolis y la ciudad de esta estructura, que se encuentra al O más allá del río Modione (Selinos). La dedicación del santuario está indicada por varias inscripciones y por varios miles de estatuillas de terracota que representan a una diosa con una granada. El santuario es cuadrangular (50 x 60 m) con un muro de recinto que abarca varias estructuras interiores. El edificio principal tiene forma de megaron y está dedicado a la divinidad mayor, los Malophoros, quizás para equipararse con Demeter. Frente a él se encuentra un gran altar rectangular. Dentro de los peribolos hay un santuario más pequeño dedicado a Zeus Meilichios donde se descubrieron las famosas estelas gemelas que representan a un dios y una diosa que pertenecen a la fase púnica. También hay un Hekataion. Obviamente, este es un santuario dedicado a las deidades chthonianas. A los temenos se entraba por las propilaias, que parecen haber sido remodeladas durante el período púnico, en esa época el santuario todavía estaba en uso, e incluso más tarde, durante la fase bizantina, cuando el megaron principal fue adaptado a una nueva función. La evidencia más antigua de este sitio se remonta a mediados del siglo VII. BC, y por lo tanto es contemporáneo de los primeros hallazgos de la acrópolis de Selinus, pero aquí el aspecto tanto de los edificios como de las divinidades adoradas sugiere que este santuario sirvió no solo para el griego Selinus sino también para otros centros vecinos habitados por pueblos de diferentes culturas. orígenes.

Cerca del santuario, un manantial, que aún fluye, pudo haber sido el motivo de la erección de los temenos en esta área.

E) Necropoleis. Los cementerios atribuidos a Selinus se encuentran al E y W del río Modione. Los del E son las necrópolis de Galera-Bagliazzo y Buffa los del W, Manicalunga-Timpone Nero, Bresciana y Pipio. Hay varias decenas de miles de tumbas, tanto de cremación como de inhumación: tumbas construidas, tumbas de tejas (una capuchina), cistas de tierra. Los cementerios E de Modione pueden fecharse ya a mediados del siglo VII. ANTES DE CRISTO. los del W, no antes del 6. Estos últimos se extienden hasta 5 km de la ciudad, con el obstáculo añadido del cruce del río y por lo tanto pueden pertenecer a otro asentamiento aún no encontrado.

Esta fue la única ciudad griega de Sicilia que ha decorado sus templos con esculturas (Museo de Palermo). Pertenecen a al menos cuatro períodos, que se extienden desde finales del 7 hasta mediados del 5 c. ANTES DE CRISTO. Aunque todas son esculturas griegas clásicas, ciertos aspectos son obviamente locales e impiden una clasificación exacta dentro de cualquiera de las categorías conocidas. Un claro ejemplo de lo que podría llamarse siciliano, es la estatua de bronce del llamado Efebo, que data de principios del s. V. ANTES DE CRISTO.

Se ha arriesgado que los templos estuvieran dedicados a las siguientes divinidades: Santuario de las pequeñas metopas a Apolo, Leto y Artemisa. Para los tres templos que reemplazan este pequeño templo: el templo C a Apolo, el templo A a Leto y el templo O a Artemisa, el templo G se atribuye al templo F de Zeus al templo E de Atenea a Hera y el templo D a Afrodita.

Selinus tenía su propia casa de la moneda y algunas monedas llevan el dispositivo del apio silvestre, que dio nombre a la ciudad.


Contenido

A pesar del ilimitado prestigio de la antigua Grecia entre la élite educada de Europa, existía un conocimiento directo mínimo de esa civilización antes de mediados del siglo XVIII. Los monumentos de la antigüedad griega se conocían principalmente de Pausanias y otras fuentes literarias. Visitar la Grecia otomana era un asunto difícil y peligroso antes del período de estancamiento que comenzó con la Gran Guerra Turca. Pocos grandes turistas visitaron Atenas durante la primera mitad del siglo XVIII y ninguno hizo un estudio significativo de las ruinas arquitectónicas. [2]

Se necesitaría hasta la expedición financiada por la Sociedad de Dilettanti de 1751 por James Stuart y Nicholas Revett antes de que comenzara una investigación arqueológica seria. Los hallazgos de Stuart y Revett, publicados en 1762 (primer volumen) como Las antigüedades de Atenas, [3] junto con Julien-David Le Roy Ruines des plus beaux monumentos de la Grèce (1758) fueron los primeros estudios precisos de la arquitectura griega antigua. [4]

Mientras tanto, el redescubrimiento de los tres templos griegos de Paestum, en el sur de Italia, de relativamente fácil acceso, generó un gran interés en toda Europa, y los grabados de Piranesi y otros circularon ampliamente. El acceso a los originales en la propia Grecia solo se hizo más fácil después de que la Guerra de Independencia griega terminó en 1832, la participación de Lord Byron y la muerte durante esto le dieron una prominencia adicional.

Tras los viajes a Grecia de Nicholas Revett, un caballero arquitecto de Suffolk, y del mejor recordado James Stuart a principios de la década de 1750, la curiosidad intelectual rápidamente llevó al deseo de emular. Después de su regreso de Grecia, Stuart recibió el encargo de George Lyttelton de producir el primer edificio griego en Inglaterra, el templo jardín de Hagley Hall (1758-1759). [5] Varios arquitectos británicos de la segunda mitad del siglo aceptaron el desafío expresivo del dórico de sus aristocráticos mecenas, incluidos Benjamin Henry Latrobe (especialmente en Hammerwood Park y Ashdown House) y Sir John Soane, pero fue para sigue siendo el entusiasmo privado de los conocedores hasta la primera década del siglo XIX. Un ejemplo temprano de arquitectura dórica griega (en la fachada), casada con un interior más palladiano, es la iglesia rural de Ayot St Lawrence en Hertfordshire, diseñada por Revett, encargada en 1775 por Lord Lionel Lyde de la mansión del mismo nombre. Las columnas dóricas de esta iglesia, con sus detalles de "corteza de pastel ondulada", están tomadas de dibujos que Revett hizo del Templo de Apolo en la isla cicládica de Delos, en la colección de libros que él (y Stuart en algunos casos) producido, financiado en gran parte por suscripción especial por la Sociedad de Dilettanti. Ver más en el libro de Terry Friedman "The Georgian Parish Church", Spire Books, 2004.

Vista en su contexto social más amplio, la arquitectura del Renacimiento griego sonó una nueva nota de sobriedad y moderación en los edificios públicos en Gran Bretaña alrededor de 1800 como una afirmación del nacionalismo concomitante al Acta de Unión, las Guerras Napoleónicas y el clamor por una reforma política. Fue el diseño ganador de William Wilkins para el concurso público de Downing College, Cambridge, el que anunció que el estilo griego sería un idioma dominante en la arquitectura, especialmente para los edificios públicos de este tipo. Wilkins y Robert Smirke construyeron algunos de los edificios más importantes de la época, como el Teatro Real, Covent Garden (1808–1809), la Oficina General de Correos (1824–1829) y el Museo Británico (1823–1848). el edificio Wilkins del University College London (1826-1830) y la National Gallery (1832-1838).

Podría decirse que el mayor exponente británico del estilo fue Decimus Burton.

En Londres, se construyeron veintitrés iglesias de los Comisionados del Renacimiento Griego entre 1817 y 1829, siendo la más notable la iglesia de San Pancras por William y Henry William Inwood. En Escocia, el estilo fue adoptado con avidez por William Henry Playfair, Thomas Hamilton y Charles Robert Cockerell, quienes de manera individual y conjunta contribuyeron a la expansión masiva de la Ciudad Nueva de Edimburgo, incluido el desarrollo de Calton Hill y Moray Estate. Tal era la popularidad del dórico en Edimburgo que la ciudad ahora disfruta de una sorprendente uniformidad visual y, como tal, a veces se la llama caprichosamente como "la Atenas del Norte".

Dentro de la arquitectura de Regencia, el estilo ya compitió con el Renacimiento gótico y la continuación de los estilos palladiano y neoclásico menos estrictos de la arquitectura georgiana, los otros dos siguen siendo más comunes para las casas, tanto en ciudades como en casas de campo inglesas. Si es tentador ver el Renacimiento griego como la expresión del autoritarismo de la Regencia, entonces las cambiantes condiciones de vida en Gran Bretaña hicieron que Doric fuera el perdedor de la Batalla de los Estilos, simbolizada dramáticamente por la selección del diseño gótico de Charles Barry para el Palacio de Westminster. en 1836. Sin embargo, el griego siguió estando a favor en Escocia hasta bien entrada la década de 1870 en la figura singular de Alexander Thomson, conocido como "el griego Thomson".

En Alemania, la arquitectura del Renacimiento griego se encuentra predominantemente en dos centros, Berlín y Munich. En ambos lugares, el dórico era el estilo de la corte más que un movimiento popular y fue patrocinado en gran medida por Federico Guillermo II de Prusia y Luis I de Baviera como expresión de sus deseos de que sus respectivos asientos se convirtieran en la capital de Alemania. El edificio griego más antiguo fue la Puerta de Brandenburgo (1788-1791) de Carl Gotthard Langhans, quien la modeló a partir de los Propileos. Diez años después de la muerte de Federico el Grande, el Academia de Berlín inició un concurso para un monumento al rey que promovería "la moralidad y el patriotismo".

El diseño no ejecutado de Friedrich Gilly para un templo elevado sobre la Leipziger Platz captó el tenor del alto idealismo que los alemanes buscaban en la arquitectura griega y fue enormemente influyente en Karl Friedrich Schinkel y Leo von Klenze. Schinkel estaba en condiciones de estampar su huella en Berlín después de que la catástrofe de la ocupación francesa terminara en 1813 con su trabajo en lo que ahora es el Museo Altes, Konzerthaus Berlin, y la Neue Wache transformó esa ciudad. De manera similar, en Munich von Klenze el monumento a la Gliptoteca y Walhalla fue el cumplimiento de la visión de Gilly de un mundo alemán ordenado y moral. La pureza y seriedad del estilo pretendía ser una afirmación de los valores nacionales alemanes y, en parte, una respuesta deliberada a Francia, donde nunca tuvo éxito.

En comparación, la arquitectura del Renacimiento griego en Francia nunca fue popular ni entre el estado ni entre el público. Lo poco que hay comienza con la cripta de Charles de Wailly en la iglesia de St Leu-St Gilles (1773-1780) y la Barriere des Bonshommes de Claude Nicolas Ledoux (1785-1789). La evidencia de primera mano de la arquitectura griega fue de muy poca importancia para los franceses, debido a la influencia de las doctrinas de Marc-Antoine Laugier que buscaban discernir los principios de los griegos en lugar de sus meras prácticas. Se necesitaría hasta el Neo-Grec del Segundo Imperio de Labrouste para que la arquitectura del Renacimiento griego floreciera brevemente en Francia.

El estilo era especialmente atractivo en Rusia, aunque solo fuera porque compartían la fe ortodoxa oriental con los griegos. El centro histórico de San Petersburgo fue reconstruido por Alejandro I de Rusia, con muchos edificios dando al Renacimiento griego un debut ruso. La Bolsa de San Petersburgo en la isla Vasilievsky tiene un frente de templo con 44 columnas dóricas. El diseño de Quarenghi para el Manege "imita un templo ateniense del siglo V a. C. con un pórtico de ocho columnas dóricas con un frontón y bajorrelieves". [6]

La ampliación de Leo von Klenze del palacio que ahora es el Museo del Hermitage es otro ejemplo del estilo.

Después de la Guerra de Independencia griega, la ideología nacionalista romántica alentó el uso de estilos arquitectónicos históricamente griegos en lugar de los otomanos o paneuropeos. La arquitectura clásica se utilizó para edificios públicos seculares, mientras que la arquitectura bizantina se prefirió para las iglesias.

Ejemplos de arquitectura del Renacimiento griego en Grecia incluyen el Antiguo Palacio Real (ahora sede del Parlamento de Grecia), la Academia y Universidad de Atenas, el Zappeion y la Biblioteca Nacional de Grecia. Los arquitectos más destacados de este estilo fueron europeos del norte como Christian y Theophil Hansen y Ernst Ziller y griegos de formación alemana como Stamatios Kleanthis y Panagis Kalkos.

El estilo fue generalmente popular en el norte de Europa, y no en el sur (excepto en la propia Grecia), al menos durante el período principal. Se pueden encontrar ejemplos en Polonia, Lituania y Finlandia, donde el montaje de edificios griegos en el centro de la ciudad de Helsinki es particularmente notable. En los límites culturales de Europa, en la región sueca de Finlandia occidental, los motivos del Renacimiento griego podrían injertarse en un diseño puramente barroco, como en el diseño de la iglesia de Oravais de Jacob Rijf, 1792. Una orden dórica griega, representada en forma anómala de pilastras, contrasta con el techo a cuatro aguas y la cúpula y el farol audazmente escalados, de inspiración barroca totalmente tradicional.

En Austria, uno de los mejores ejemplos de este estilo es el edificio del Parlamento diseñado por Theophil Hansen.

Si bien algunos estadounidenses del siglo XVIII habían temido la democracia griega ("mobocracia"), el atractivo de la antigua Grecia aumentó en el siglo XIX junto con la creciente aceptación de la democracia. Esto hizo que la arquitectura griega fuera repentinamente más atractiva tanto en el norte como en el sur, por diferentes propósitos ideológicos: para el norte, la arquitectura griega simbolizaba la libertad de los griegos en el sur, simbolizaba las glorias culturales habilitadas por una sociedad esclavista. [7] Thomas Jefferson poseía una copia del primer volumen de Las antigüedades de Atenas. [8] Nunca practicó el estilo, pero jugó un papel importante en la introducción de la arquitectura del Renacimiento griego en los Estados Unidos.

En 1803, Jefferson nombró a Benjamin Henry Latrobe como topógrafo de edificios públicos, y Latrobe diseñó varios edificios públicos importantes en Washington, DC y Filadelfia, incluido el trabajo en el Capitolio de los Estados Unidos y el Banco de Pensilvania. [9]

El diseño de Latrobe para el Capitolio fue una interpretación imaginativa de los órdenes clásicos no limitados por precedentes históricos, incorporando motivos estadounidenses como mazorcas de maíz y hojas de tabaco. Este enfoque idiosincrásico se convirtió en típico de la actitud estadounidense hacia los detalles griegos. Su plan general para el Capitolio no sobrevivió, aunque muchos de sus interiores sí. También hizo un trabajo notable en el interior de la Corte Suprema (1806–1807), y su obra maestra fue la Basílica de la Asunción de la Virgen María, Baltimore (1805–1821).

Latrobe afirmó: "Soy un griego intolerante en la condena de la arquitectura romana", pero no impuso rígidamente las formas griegas. "Nuestra religión", dijo, "requiere una iglesia completamente diferente del templo, nuestras asambleas legislativas y nuestros tribunales de justicia, edificios de principios completamente diferentes a sus basílicas y nuestras diversiones no podrían realizarse en sus teatros o anfiteatros". [10] Su círculo de colegas jóvenes se convirtió en una escuela informal de revivalistas griegos, y su influencia dio forma a la próxima generación de arquitectos estadounidenses.

La arquitectura del renacimiento griego en América del Norte también prestó atención a la decoración de interiores. El papel de las mujeres estadounidenses fue fundamental para introducir un estilo holístico de diseño de inspiración griega en los interiores estadounidenses. Innovaciones como el "sofá" de inspiración griega y la "silla klismos" permitieron a hombres y mujeres estadounidenses hacerse pasar por griegos en sus hogares, y también en los numerosos retratos de la época que los muestran descansando en muebles de inspiración griega. [11]

La segunda fase en American Greek Revival vio a los alumnos de Latrobe crear un estilo nacional monumental bajo el patrocinio del banquero y filhellene Nicholas Biddle, incluyendo obras como el Second Bank of the United States de William Strickland (1824), la casa de Biddle "Andalusia". por Thomas U. Walter (1835–1836) y Girard College, también por Walter (1833–1847). Nueva York vio la construcción (1833) de la hilera de templos griegos en Sailors 'Snug Harbour en Staten Island. Estos tenían funciones variadas dentro de un hogar para marineros jubilados.

De 1820 a 1850, el estilo del Renacimiento griego dominó los Estados Unidos, como la casa de Benjamin F. Clough en Waltham, Massachusetts. También se puede encontrar tan al oeste como Springfield, Illinois. Se siguieron construyendo ejemplos del Renacimiento griego vernáculo incluso más al oeste, como en Charles City, Iowa. [12]

Este estilo fue muy popular en el sur de los EE. UU., Donde la columnata palladiana ya era popular en las fachadas, y se construyeron muchas mansiones y casas para los comerciantes y ricos propietarios de plantaciones. Millford Plantation es considerada como uno de los mejores ejemplos residenciales del Renacimiento griego en el país. [13]

Otros arquitectos estadounidenses notables que utilizaron diseños del Renacimiento griego incluyeron al estudiante de Latrobe, Robert Mills, quien diseñó la Iglesia Monumental y el Monumento a Washington, así como a George Hadfield y Gabriel Manigault. [9]

Al mismo tiempo, el apetito popular por el griego fue sostenido por libros de patrones arquitectónicos, el más importante de los cuales fue el de Asher Benjamin. El carpintero práctico de la casa (1830). Esta guía ayudó a crear la proliferación de hogares griegos que se ven especialmente en el norte del estado de Nueva York y en la antigua Reserva Occidental de Connecticut en el noreste de Ohio.

En Canadá, el arquitecto de Montreal John Ostell diseñó varios edificios prominentes del Renacimiento griego, incluido el primer edificio en el campus de la Universidad McGill y la Custom House original de Montreal, ahora parte del Museo Pointe-à-Callière. La oficina de correos de Toronto Street, terminada en 1853, es otro ejemplo canadiense.

El descubrimiento de que los griegos habían pintado sus templos influyó en el desarrollo posterior del estilo. La excavación arqueológica en Egina y Bassae en 1811-1812 por Cockerell, Otto Magnus von Stackelberg y Karl Haller von Hallerstein había desenterrado fragmentos pintados de mampostería embadurnada con colores impermanentes. Esta revelación fue una contradicción directa de la noción de Winckelmann del templo griego como atemporal, fijo y puro en su blancura.

En 1823, Samuel Angell descubrió las metopas coloreadas del Templo C en Selinunte, Sicilia y las publicó en 1826. El arquitecto francés Jacques Ignace Hittorff presenció la exposición del hallazgo de Angell y se esforzó por excavar el Templo B en Selinus. Sus imaginativas reconstrucciones de este templo se exhibieron en Roma y París en 1824 y pasó a publicarlas como Arquitectura policromada chez les Grecs (1830) y más tarde en Restitución del Temple d'Empedocle a Selinote (1851). La controversia fue inspirar la sala "Egina" de von Klenze en la Glyptothek de Munich de 1830, la primera de sus muchas reconstrucciones especulativas del color griego.

Hittorff dio una conferencia en París en 1829-1830 sobre que los templos griegos habían sido originalmente pintados de amarillo ocre, con molduras y detalles escultóricos en rojo, azul, verde y dorado. Si bien esto puede haber sido o no el caso de los templos más antiguos de madera o piedra lisa, definitivamente no fue el caso de los templos de mármol más lujosos, donde el color se usaba con moderación para acentuar los aspectos arquitectónicos.


Sicilia antigua, monumentos pasados ​​y presentes

Este libro aparece en la antigua Pasado & # 038 Presente serie (hay libros similares para Roma y Pompeya), que se construyen alrededor de vistas actuales de sitios arqueológicos conocidos, cada uno con una superposición plástica de cómo habría sido el área en la antigüedad. Está dirigido al lector general que no tiene antecedentes particulares en Arqueología Clásica pero que probablemente visite uno o más de los lugares en un & # 8216Grand Tour & # 8217 autoguiado. Aunque claramente no se trata de una herramienta de investigación, en opinión de este antiguo estudiante de la antigua Sicilia, se encuentra una sorprendente cantidad de detalles escritos desde la perspectiva de especialistas experimentados.

Como en las publicaciones anteriores, esta se centra en lugares importantes, como Siracusa, Taormina, Piazza Armerina, Agrigento, Selinus y Segesta, y las ilustraciones superpuestas se entrelazan mediante una narrativa topográfica introducida por una introducción histórica general. Una encuadernación en espiral apretada asegura que las superposiciones se alinearán correctamente, incluso después de un uso intensivo y abuso de viajes, y es posible llevar un libro de esta forma con relativa facilidad en el transcurso de una visita al sitio. La simplicidad de un texto de este tipo es refrescante: no se necesitan equipos electrónicos complicados ni una fuente de alimentación para pasar de un lugar a otro. Dentro de la portada, hay una tabla de contenido, una imagen terrestre de Sicilia con las principales ubicaciones indicadas en tipografía clara y muestras en miniatura de las superposiciones. Más allá del frontispicio, se encuentra un glosario de los principales términos arquitectónicos (y dos históricos del arte) que también están marcados en cursiva o negrita donde aparecen en las narrativas históricas y en las leyendas. Hay diagramas parcialmente etiquetados de los órdenes dórico, jónico y corintio y un diagrama de un frontón etiquetado solo como tal. El texto está escrito en un inglés fluido, que es muy claro, excepto por transliteraciones italianas aisladas e incómodas de nombres, como (p.2) & # 8216Spring Arethusa & # 8217 para & # 8216Fontana Arethusa & # 8217 y (p.17) ) & # 8216Syracuse Forum & # 8217 para & # 8216Foro Siracusano & # 8217, y el plural impar & # 8216necropolises & # 8217.

El resumen histórico que presenta las secciones individuales es casi todo el texto que se podría manejar durante una visita al sitio, y los autores presentan de una manera tan buena como cualquiera un esquema general de los principales períodos y eventos que dieron forma al carácter cultural de Sicilia en antigüedad. Aunque el primer párrafo menciona la isla & # 8217s pasado prehistórico, & # 8216ancient & # 8217 realmente significa griego y romano. La narración, que menciona a sicanos, elimianos y sikels, está tomada directamente de Tucídides sin citar la fuente. (Herodoto y Tucídides se mencionan solo más adelante en relación con el proceso de colonización, y este nivel de generalización es desafortunado para aquellos que sienten curiosidad por saber más sobre cómo se desarrolla la narrativa y que les gustaría leer las fuentes originales). Ignora muchos sitios prehistóricos importantes (por ejemplo, Pantalica en la provincia de Siracusa con sus varias necrópolis de tumbas de cámara excavadas en la roca a lo largo de las paredes de impresionantes cañones, y Sabucina en la provincia de Caltanissetta con su principal secuencia de edificios del Bronce y Edad del Hierro), que a su vez son importantes destinos turísticos. En este libro, Sicilia entra en el escenario sociocultural mediterráneo a través del contacto con Micenas (nuevamente, historias bien conocidas sobre Daedalos y Minos, que provienen de Diodorus Siculus sin citar, se presentan como el esquema histórico principal), y parece haber un error bastante flagrante en la p. 3 en el que el comercio con el mundo griego se recupera después del declive de la civilización minoica (¿micénica?). En el curso de la descripción del desarrollo de la cultura sikeliote (griega siciliana), las tiranías surgen de manera algo inexplicable y luego dan paso a la democracia debido a la ineptitud inherente. La batalla de Himera (480 a. C.), que se libró en las llanuras debajo del sitio del mismo nombre, se describe como una batalla naval. La relación del texto histórico con los lugares presentados en el cuerpo del libro es bastante estrecha, aunque no se menciona la Villa del Casale en Piazza Armerina, que es una de las principales localizaciones imperiales romanas y uno de los focos del libro. También es lamentable que el texto finalice agrupando a los árabes con los vándalos y los godos como una fuente de disrupción en la antigüedad tardía. Los árabes fueron un componente importante de la población de Sicilia y contribuyentes importantes a la cultura siciliana en general desde el momento de las primeras llegadas en el año 840 d.C. La investigación de campo arqueológica en muchos lugares ha demostrado cómo los árabes se insertaron en el paisaje existente y las formas de vida de Sicilia antigua, que permaneció relativamente sin cambios durante la época de Federico II (siglo XIII).

El carácter topográfico del libro mantiene su enfoque concentrado en la arquitectura, aunque hay ilustraciones de varias obras de arte antiguo notables que se pueden encontrar en los museos sicilianos, como el kourotrophos de piedra caliza de Megara Hyblaea (en el Museo Paolo Orsi en Siracusa), el llamado Chariot Driver de Mozia (en el Museo Whittaker en la isla de Mozia), y la Venus & # 8216Landolina & # 8217 de Siracusa (también en el Museo Paolo Orsi). El diseño visual del libro es interesante y ordenado: las imágenes de los objetos, ya sea en su conjunto o en detalle, son claras y están bien iluminadas. A veces, la relación de una imagen con el texto no es aparente, como en la p. 24, donde la leyenda de la superposición del fuerte de Euryalus en la página siguiente parece fácil de confundir con la imagen de la llamada Tumba de Arquímedes en la imagen de abajo. El frontispicio muestra involuntariamente un código de colores, que podría haber sido útil a lo largo del libro: la superposición de reconstrucción que muestra el llamado Templo de los Dioskouroi en Agrigento se presenta en color, mientras que la fotografía de base está en blanco y negro (todos los demás las fotografías del libro están en color, excepto por una vista impresionante del Templo C en Selinus en la p. 60, que respalda el valor de la fotografía en blanco y negro). Aunque muchos pueden no estar de acuerdo en términos estéticos, la presencia y ausencia de color sirve para distinguir el estado imaginado del estado real de los restos, y no es necesario tener una imagen en color del estado actual cuando uno está en el sitio. De hecho, las fotografías históricas de muchos restos, cuando estaban en mejores condiciones, pueden ser más útiles.

En la primera sección, que está dedicada a Siracusa, las imágenes generales de lugares notables dan una idea de las vistas y los colores de la ciudad, y los cuatro distritos que la componen se describen con precisión y bastante detalle. La primera superposición muestra el siglo V a. C. Templo de Atenea visto desde el oeste (esta es la parte posterior del templo griego pero el frente del edificio y la adaptación barroca # 8217) con triglifos azules pesados ​​y un escudo de bronce. Se muestra un pórtico con cipreses al fondo, que atraviesa el área actualmente ocupada por el palacio del obispo, aunque las excavaciones recientes en el área solo han descubierto restos de un espacio abierto en la adyacente Piazza Duomo. La segunda superposición, que muestra el Templo de Apolo, el primer templo casi completamente de piedra, está acompañada de una excelente reproducción de la famosa inscripción estilóbica que celebra el edificio y las sólidas columnas de piedra caliza.La traducción de la inscripción, en la que el autor de las columnas, un tal Kleomenes, es descrito como & # 8216 el hijo de Knidieidas & # 8217, puede cuestionarse (como ha hecho Ross Holloway) en el sentido de & # 8216 Kleomenes, hijo de Knidian & # 8217, para explicar las características de este edificio dórico (por ejemplo, una columnata doble a lo largo de la fachada, sin antae engrosada) que parecen más apropiadas para un contexto arquitectónico jónico 1. La descripción del Altar de Hieron II, que acompaña a la tercera superposición, omite mencionar que este edificio tenía exactamente un estadio de largo, y presenta un altar en forma de caja bastante fantasioso en el centro. La reconstrucción del teatro cercano presenta el conjunto en su fase romana con un gran edificio escénico. Es probable que el teatro del siglo V a.C. no fue en este lugar, sino en una zona al suroeste, donde se han encontrado diecisiete escalones rectilíneos. Si bien la descripción del teatro tiene el tono de integridad que puede percibir cualquiera que estudie la topografía de Siracusa, debería haberse hecho mención de los canales de agua, que van desde la meseta de Epipolai arriba hasta el centro de la ciudad, algunos pasan ( ¡y todavía funciona hoy!) a través del complejo teatral.

Luego, el libro se dirige a Taormina, un lugar frecuentado más por turistas que el sitio cercano de Naxos, que se comprende mejor desde el punto de vista arqueológico. La larga discusión sobre los restos parece perdida, al igual que los propios restos cuando uno visita Taormina, en medio de innumerables restaurantes, tiendas y hoteles. Sólo el magnífico teatro se sostiene por sí solo, y se le da enorme paraskenia en la reconstrucción de superposición.

Piazza Armerina es la siguiente parada, aunque cronológicamente es la última de todas las ubicaciones que se comentan. Un diagrama axonométrico de la famosa Villa del Casale, con cada unidad de construcción etiquetada, es muy bueno. El libro abandona a H.P. L & # 8217Orange & # 8217s interpretación del diseño como un signo del caos del posterior Imperio Romano 2 a favor de la interpretación de un plan coherente, como lo ejemplifica la armadura, que se encuentra en la base de la noción de William A. MacDonald & # 8217 del urbanismo imperial romano. 3 Se da una descripción extensa de los componentes individuales de la villa (como el famoso mosaico de carreras de carros en los baños, que lamentablemente no está ilustrado), aunque uno tendría dificultades para caminar por el complejo mientras se sigue el texto. La información aquí parece haber sido escrita independientemente de las ilustraciones. Las reconstrucciones insinúan el sentido bastante diferente que se habría tenido en la antigüedad con respecto a la reconstrucción volumétrica de plexiglás del arquitecto Franco Minisi que aún se conserva sobre las antiguas estructuras del lugar. Las vistas elegidas para las superposiciones en el libro son todas de espacios interiores y, lamentablemente, tienen un alcance demasiado limitado para tener una idea del conjunto. Mientras que el extraordinario mosaico Great Hunt se muestra solo en una vista general (en la que no se ve & # 8217t que hay un mosaico) y en dos detalles, el mosaico que muestra a las gimnastas femeninas, & # 8216bikini & # 8217 se muestra en su totalidad ( saca tus propias conclusiones).

El & # 8216Grand Tour & # 8217 estándar luego pasa a Agrigento. Vale la pena señalar que Akragas fue la última colonia que se fundó, y esto tiene una gran importancia para las diferencias en el diseño urbano: Akragas es una ciudad mucho más regular y planificada que las primeras colonias de Naxos y Siracusa. El resumen histórico local se centra demasiado en historias fantasiosas sobre la crueldad de Phalaris y no lo suficiente en la expansión que este tirano dio al territorio controlado por la ciudad. La lucha de Akragas con los Sikels durante la época de Ducetius se presenta como causa y efecto de la toma cartaginesa de la ciudad en el 406 a.C., y el impacto que tuvo el saqueo romano de Akragas en el 263 a.C., que redujo significativamente el tamaño de la ciudad a un núcleo pequeño, no se menciona. El libro ofrece una imagen bastante clara de la topografía de la ciudad: enfatiza las formas algo mixtas de arquitectura doméstica, incluido el peristilo griego y el atrio romano, en el barrio helenístico-romano, frente al complejo del monasterio medieval de S. Nicola, que es la base del museo arqueológico de la ciudad # 8217s (una ilustración muestra una vista bastante aburrida del patio de la Iglesia de S. Nicola, cuando en realidad tiene una magnífica y monumental fachada de estilo chiaramontino).

Un plano axonométrico en la página 42 intenta mostrar la topografía de la Colina de los Templos, ahora Patrimonio de la Humanidad, en un estado entre lo antiguo y lo moderno: los templos se muestran con columnas caídas (hoy no hay ninguna alrededor del llamado Templo de la Concordia), mientras que las carreteras modernas no están incluidas y la longitud de la colina se ha comprimido significativamente hasta el punto en que es fácil perder de vista la relación entre el plano del libro y el paisaje real. La referencia a la Kolymbethra, un valle represado como depósito justo debajo del Santuario de las Divinidades Ctónicas, habría sido útil, al igual que las direcciones hacia las ubicaciones del Templo de Hefesto (al noroeste) y el Templo de Asklepios (para el sur), los cuales se mencionan de forma algo críptica en el texto. La Tumba de Theron es en realidad una estructura de la era romana en la tradición de los monumentos funerarios en el norte de África.

Cuatro templos principales en Akragas reciben superposiciones de reconstrucción. El techo del llamado Templo de Hera Lacinia parece algo pesado en comparación con los rasgos bastante bien conservados de su pariente cercano, el llamado Templo de la Concordia, que se describe en el texto con precisión, pero con el anillo de un Italianismo, como el Templo de la Concordia ( Il tempio della Concordia). El libro transmite tanto la naturaleza repetitiva y formulaica de la arquitectura griega como la individualidad de cada edificio: el Templo de Hércules tiene triglifos azules, mientras que el llamado Templo de Hera Lacinia tiene rojos, el primero tiene capiteles sin pintar en su mayor parte, mientras que el último tiene capiteles con un equinus rojo y un ábaco azul, las simas y las antefijas también son diferentes. La estatua de estilo Severo de un guerrero caído, asignada en este libro al Templo de Hércules, puede provenir de una gigantomaquia en el Templo de Zeus Olímpico (Olympieion), o incluso de un monumento escultórico independiente. El enorme Olympieion, atribuido en el texto al período 480-470 a. C. (aunque puede haber sido concebido a finales del siglo anterior), se muestra según la reconstrucción & # 8216 última & # 8217, que es la del arquitecto Antonio Prado (un modelo de corcho adorna ahora el museo arqueológico), y presenta en forma de columna telamones, o Atlas-figuras, de pie en una plataforma-repisa. La superposición dedicada al Templo de los Dioskouroi, una versión a todo color de la superposición en el frontispicio, es quizás la ilustración más exitosa del libro (lo que queda del templo en sí es ya una reconstrucción de la era romana de la estructura griega original ).

Más allá de Akragas, la carretera conduce a la ciudad griega de Selinus y al centro de Elymnian Segesta. Estos lugares se visitan a menudo juntos, y también tuvieron mucho que ver entre sí en la antigüedad. Hubiera sido útil disponer de planos axonométricos de cada sitio.

Hay una fotografía inútil de la acrópolis de Selinus, llamada confusamente la Colina de los Templos (como el área de Akragas), que se superpone con una foto de un antefijo del Templo E, que no se encuentra allí, sino en otro colina con templos justo al este. Las magníficas metopas escultóricas arcaicas del Templo C se muestran en imágenes en miniatura fáciles de leer, mientras que las cabezas acrolíticas de las metopas del Templo E (no se menciona su carácter de Estilo Severo) se tratan fuera de contexto como objetos independientes. Mención en la p. 59 que el descubrimiento de & # 8220 muchos sellos, papiros y tablillas en el área del templo [Templo C] sugiere que el edificio también pudo haber sido utilizado como oficina de registros de la ciudad, & # 8221 es una sorpresa para este crítico, quien permanece escéptico sobre tal grado de preservación. El templo E se muestra reconstruido tanto en el interior como en el exterior. Se le da un techo hipoetral (la cella está abierta al cielo), que no salta de la página ni en la reconstrucción ni en el texto (un techo mejor para ilustrar habría sido el del Olympieion de Akragas). La imagen de una columna caída en los escalones del enorme Templo G (en la escala del Olympieion, pero un poco más temprano en la fecha) no da una idea del inmenso tamaño del edificio: una fotografía de las canteras de Cusa, ubicadas varias kilómetros al oeste de Selinus, dejaría una mayor impresión. El propilón del santuario de Malophoros, un área construida de forma independiente a lo largo de una ribera al oeste de la acrópolis de Selinus, se muestra en la p.60 en una reconstrucción que es un buen ejemplo de los puntos fuertes de este tipo de presentación. Es lamentable que la fotografía bien enmarcada del santuario de Zeus Melichios, otro santuario río arriba, no haya podido ir acompañada de una superposición también. El texto termina con vagas referencias a antiguos cementerios que rodean la ciudad que se lee más como una ocurrencia tardía que como información útil.

El libro & # 8217s tratamiento de Segesta proporciona una visión un tanto fatigosa de viajar de las estructuras importantes y los descubrimientos recientes que se han hecho allí. Segesta es conocida por su templo dórico inacabado y su elegante teatro, pero el trabajo de campo relativamente reciente ha abierto nuevos capítulos en su historia, incluida la exploración de un castillo de Suabia y el descubrimiento de una mezquita del siglo XII. Ambas últimas estructuras se han reconstruido en publicaciones del sitio, 4 pero simplemente se mencionan aquí, presumiblemente porque caen más allá del alcance del libro. Si bien no es apropiado mostrar una reconstrucción del templo, que probablemente nunca se haya terminado, aquí se pueden ver algunos de los mejores ejemplos de técnicas de construcción griegas, incluidos los salientes de elevación, las marcas de alineación utilizadas para definir la curvatura del estilobato. , y columnas que aún no se habían estriado en el momento en que se abandonó el proyecto de construcción en el 420 a. C. Asimismo, la reconstrucción del teatro sigue siendo problemática para el estado de conservación de su edificio escénico. Mientras que el texto comienza con una explosión sobre revivir los lugares y espacios del pasado antiguo de Sicilia, termina con el estruendo de la controversia académica.

Si bien el enfoque de esta revisión se ha centrado en la relevancia de un libro de este tipo para los viajeros y visitantes en el lugar (y está disponible en muchos lugares de la isla), también es una adición útil para cualquier biblioteca de enseñanza. Como una vista en el status quaestionis de reconstruir algunos de los monumentos antiguos más conocidos de Sicilia en este momento, el libro cumple su propósito: como una introducción, que puede plantear muchas preguntas para un estudio más profundo y un ímpetu para que uno vaya a ver estos lugares por sí mismo.

1. Ver R. Ross Holloway, & # 8220Architect and Engineer in Ancient Greece, & # 8221 Estudios de Harvard en Filología Clásica, 73 (1969), 281-290.

2. H. P. L & # 8217Orange, Formas de arte y vida cívica en el Imperio Romano tardío, Prensa de la Universidad de Princeton, Princeton, 1965.

3. W.A. MacDonald, La arquitectura del Imperio Romano, Volumen II, Una valoración urbana. Yale University Press, New Haven y Londres, 1968, 274-283.

4. A. Molinari, Segesta 2: il castello e la moschea, scavi 1989-1995, Flaccovio Editore, Palermo, 1997.


El desarrollo de los templos griegos antiguos

Acceda a esta sección para obtener toda la ayuda que necesita con su ensayo y sus objetivos educativos.

Un templo se define como un edificio o lugar dedicado al servicio o adoración de una deidad o deidades. Los templos de la antigua Grecia datan de finales del siglo IX a. C. Cada templo sirve para adorar a un dios o una diosa, pero la estructura arquitectónica de estos templos ha cambiado con el tiempo.

Esto se debe a los cambios en las prácticas religiosas en Grecia, así como a las funciones de los templos individuales. “En unos pocos siglos, los griegos desarrollaron el templo desde las pequeñas estructuras de adobe del siglo IX a. C. y el siglo VIII a. C. hasta los monumentales pórticos dobles del siglo VI, que a menudo alcanzan más de 20 m de altura. Los templos griegos antiguos se han desarrollado y cambiado con el tiempo debido a dónde, cuándo y por qué fueron creados. La civilización palaciega de los griegos micénicos se derrumbó alrededor del 1200 a. C., lo que a su vez condujo a unos 400 años de pobreza.

Durante este tiempo, a veces llamado la Edad Oscura, se encontraron pocos rastros de arte. No fue sino hasta finales del siglo IX o principios del VIII que Grecia volvió a ser más próspera. Con esta prosperidad se propició la construcción de templos religiosos. Estos templos comunales diferían de los palacios micénicos, probablemente debido a la influencia del Cercano Oriente (Spawforth).

A medida que Grecia crecía en prosperidad, los templos se hicieron más grandes y más elaborados. Los antiguos griegos consideraban que todo estaba lleno de dioses, y dondequiera que sintieran una deidad activa, le dedicaban el sitio a él y a su adoración (Berve). Sin embargo, se dedicaron principalmente a los dioses olímpicos. Los templos griegos eran esencialmente edificios simples compuestos por una estructura central rodeada por una columnata. El plan del interior cambia, pero el plan típico consiste en un pronaos, cella y opisthodomos. El plano de la derecha es un plano común de un templo griego.

Eran casas para los dioses más que lugares para el culto congregacional. La práctica real de la religión se centró en el altar, que generalmente estaba separado del templo. El arte y la arquitectura de la antigua Grecia se pueden clasificar en varios períodos de tiempo según el estilo y otras características visuales. El período de tiempo arcaico se puede dividir en arcaico temprano (c.

600 y # 8211 570 a. C.), Arcaico medio (c. 570 y # 8211 530 a. C.) y Arcaico tardío (c.

530 & # 8211 480 B. C. Después del período de tiempo Arcaico está la era Clásica, que se divide en Clásico Temprano (c. 480 - 450 a. C.), Clásico Alto (c.

450-400 a. C.) y Clásico tardío (c. 00-323 a. C.).

Al identificar y analizar los templos de cada uno de los períodos de tiempo, el desarrollo cronológico de los templos griegos es evidente. Los templos que se crearon antes son más simples que los templos posteriores y tienen menos escultura y decoración arquitectónica. Antes de los templos de piedra con columnas eran los naoi más simples de los siglos IX y VIII a. C. Estos fueron creados con materiales locales como madera perecedera y ladrillos de adobe. Aunque los historiadores del arte no están seguros de si son templos o casas, sus planes se asemejan a una forma simplificada del plan megaron común posterior.

Un modelo de templo de terracota de Perachora muestra el edificio con un pronaos, o porche delantero, con dos columnas en el frente. Hay una cella interior, y la parte trasera es curvada en forma de ábside. Otro modelo de templo de terracota que probablemente data de unos 50 años después se parece mucho al modelo de Perachora. Sin embargo, este modelo tiene la espalda recta y la superficie del modelo está pintada. Las diferencias entre los dos modelos ejemplifican la progresión de la forma arquitectónica en los templos griegos tempranos.

Los modelos de templos como estos también nos dan una pista sobre la arquitectura temprana de los templos en Grecia. El Templo de Apolo en Dreros (Creta) es un templo real más que un modelo, pero aún data de la segunda mitad del siglo VIII a. C. para los modelos del templo, en la planta de este templo hay un pórtico con una cella principal detrás. Hay un hogar en medio de la cella para sacrificios y ofrendas a los dioses. Este templo nos da evidencia más concreta de los primeros templos griegos.

El Templo de Apolo en Thermon es un ejemplo de un plan de templo que pasó al período Arcaico Temprano. Este templo, que data aproximadamente del 640 a. C., era mucho más largo y estrecho que los templos anteriores.

Su forma y tamaño abren el camino para futuros templos griegos. Tenía una cella larga y estrecha, así como un opisthodomos, o cámara abierta en la parte trasera. Las paredes eran de ladrillo y el entablamento y las columnas eran de madera. Había una columnata alrededor del templo, así como una sola fila de columnas interiores para sostener el techo.

Había cinco columnas en la parte delantera y trasera del templo y quince a cada lado. El número impar de columnas en la parte delantera y trasera cambió rápidamente a un número par porque una persona que entrara al templo no podría ver la estatua de culto con una fila de columnas en el centro del edificio. El Santuario de Zeus en Olimpia es un templo arcaico temprano que se construyó alrededor del año 600 a. C. Este templo dórico se diferenciaba mucho del templo de Thermon. Este último templo tenía seis columnas en la parte delantera y trasera, con dieciséis a cada lado.

Seis columnas en la parte delantera y trasera se convierten en la norma, pero el número de columnas a cada lado varía con cada templo. Las columnas originales del templo estaban hechas de madera pero luego fueron terminadas con piedra. Refinamientos como estos se llevaron a cabo durante un largo período de tiempo, por lo que existe una amplia variedad de estilos de capiteles y tamaños de tambores. Los opisthodomos se encerraron detrás de la cella para su uso como tesoro. También se agregó el pronaos o porche delantero. Había dos columnas en la parte delantera del pronaos, que se convierte en estándar en los templos griegos a partir de ahora.

El Templo de Apolo en Corinto, en contraste con el Templo de Hera, tenía cuatro cuartos interiores. El edificio Arcaico Medio construido alrededor del 540 a. C. tenía un pronaos, opisthodomos y una cella interior dividida en dos habitaciones. Estas dos habitaciones sirvieron como un santuario interior o un tesoro. De nuevo había seis columnas en la parte delantera y trasera, pero quince a los lados.

El templo estaba hecho de piedra caliza local pero revestido con estuco. Las columnas eran monolitos, lo que significa que no se separaron en tambores, sino que se construyeron como una gran piedra. Los diámetros de las columnas del frente eran más anchos que los de las columnas de los lados. Esto, y el hecho de que las columnas eran monolitos, apunta a este templo a una fecha anterior a otros templos Arcaicos Tardíos y Clásicos. Sin embargo, aunque no hay pruebas, el templo pudo haber sido decorado con revestimientos de terracota.

Esta adición de decoración ejemplifica el desarrollo en la elaboración de los templos griegos. El Templo de Zeus (Olympieum) es un templo del Arcaico Medio construido en Siracusa alrededor del 560 a. C. Tenía la tradicional cella larga y estrecha con un pronaos y un adytum aislado.

Había seis columnas monolíticas al frente y 17 a cada lado. Todo esto era similar a los templos anteriores, pero la decoración del techo y la terracota pintada diferencian este templo de los templos anteriores. También había una segunda fila de columnas en el frente del templo que enfatiza la fachada.El Templo de Atenea en Assos en Asia Menor es otro templo arcaico medio, pero fue construido fuera de la Grecia continental. Este templo dórico tenía muchas irregularidades en comparación con otros templos griegos. Aunque había un pronaos y una cella interior, no había opisthodomos.

Además, no había columnas interiores en la cella. Había seis por trece columnas, así como dos frente al pronaos. Debido a que este templo griego se construyó en Asia Menor, el edificio se hizo con una piedra local dura y quebradiza llamada andesita. No se utilizó estuco para cubrir la piedra.

El templo, aunque considerado dórico, tenía toques jónicos. El templo también tiene restos de escultura arquitectónica en el arquitrabe y en las metopas. El arquitrabe no suele ser esculpido porque la decoración no es común en las partes estructurales de los edificios. Solo se esculpieron las metopas de la fachada. Sin embargo, esta adición de escultura arquitectónica y los detalles jónicos enfatizan el progreso en la elaboración del arte y la arquitectura griegos. Los templos griegos continúan desarrollándose hasta el período Arcaico Tardío.

El Templo de Apolo en Selinus, Sicilia, fue construido entre 520 y 450 a. C., y su construcción estuvo fuertemente influenciada por los templos de la Grecia continental. Con esta influencia surgieron nuevas formas de capiteles, columnas más proporcionadas y alteraciones en la planta (Berve). Alrededor de la cella había un peristilo de ocho por diecisiete columnas.

El templo tenía un pórtico, o pronaos, de cuatro por dos columnas para ver mejor el interior. La cella estaba dividida longitudinalmente en tres partes por dos columnatas. Estas características no se vuelven comunes en los templos griegos posteriores. Sin embargo, este templo tenía proporciones mucho más ligeras que los templos anteriores y el orden jónico podrían haberse utilizado. El orden jónico se usa más tarde para agregar adornos a los capiteles, mientras que el orden dórico es más simple y está asociado con columnas cada vez más anchas.

Se construyeron dos templos en la ciudad de Acragas en Sicilia durante el período Arcaico Medio. El Templo de Zeus Olympios, que fue creado entre el 500 y el 406 a. C., era muy diferente de los templos tradicionales del continente griego. En lugar de la columnata que rodeaba el edificio, las columnas estaban unidas a una pared sólida con siete en la parte delantera y trasera y catorce en cada lado. No había pronaos, y la cella estaba formada por dos filas de doce pilares que también estaban acoplados a una pared.

El opisthodomos en el extremo oeste estaba separado de la cella pero se abría hacia atrás. Debido a que el espacio entre las columnas era grande y la piedra era blanda, el arquitrabe no podía sostener la piedra. Como resultado, se agregaron grandes figuras masculinas desnudas para sostener la piedra. Estas figuras representan el aumento de la elaboración de esculturas en los templos griegos. El arquitecto del Templo de Heracles en Acragas tenía en mente los templos de Siracusa y Selinus al construir el edificio. Sin embargo, quería superar a los otros templos, especialmente en tamaño.

El templo de Heracles excedía al templo C en Selinus, anteriormente el templo más grande, en aproximadamente seis pies y medio. El templo tenía los típicos pronaos, cella y opisthodomos, pero carecía del adytum habitual. Los pronaos y opisthodomos también estaban simétricamente equilibrados. Las columnas eran comparativamente delgadas y los capiteles tenían una curva pronunciada. El tamaño colosal pero las columnas delgadas se convierten en características comunes de los templos griegos en el período clásico.

El período clásico en la arquitectura griega antigua trae consigo elaboradas esculturas arquitectónicas y planos de planta más complejos. Se introduce un nuevo orden de columnas, corintias, que se suma a la decoración de los templos. El Templo de Atenea en Siracusa es un templo dórico que data del período Clásico Temprano. Era un templo peripteral con 6 columnas en el frente y la espalda y 14 en los lados.

Este recuento se acerca al recuento clásico de 6 por 13 columnas alrededor de un templo. El templo tiene un pronaos, cella y opisthodomos que se abren hacia atrás. No hay adytum, pero la cella se dividió en tres secciones alargadas por dos columnatas. El templo estaba hecho de piedra caliza nativa llana como casi todos los templos sicilianos con una capa de estuco. Sin embargo, el arquitecto fue más allá al importar mármol de las Cícladas para agregar énfasis al diseño del templo. Además de los detalles de mármol, los templos tenían terracota pintada de colores en las paredes y el techo.

Las puertas del templo son famosas por su decoración artística. Las puertas están llenas de figuras talladas en marfil y tachonadas con clavos de oro. La ornamentada decoración de terracota, marfil y oro en el techo, las paredes y las puertas del templo ejemplifica el avance del detalle en los templos griegos antiguos. El templo de Apolo Epicurius en Bassae fue un templo clásico temprano en la Grecia continental que fue creado alrededor de 450 B.

C. El templo tenía un plano algo típico con un pronaos, cella y opisthodomos. Había nuevamente seis columnas en el frente y la espalda y quince en los lados. Tanto el pronaos como el opisthodomos tenían dos columnas al frente. El templo estaba hecho de piedra caliza de pedernal local, pero algunas partes estaban hechas de mármol blanco.

Hay vestigios de esculturas pedimentales y se esculpieron las metopas sobre pronaos y opisthodomos. También había un friso continuo alrededor del interior de la cella. Las columnas interiores de la cella eran diferentes a las de los templos pasados. Estas columnas eran altas y comprometidas, y casi todas eran jónicas.

Tres de estas columnas eran corintias. El desarrollo de los templos griegos es evidente a través de la introducción de la columna corintia porque el énfasis se ha movido del propósito del edificio a su diseño y apariencia también. El Templo de Hephaesteum en Atenas fue creado entre 449 y 444 a. C. durante el período Clásico Alto.

Este templo dórico es simple pero tiene características detalladas que lo hacen un templo clásico. Tiene las tradicionales columnas de seis por trece a su alrededor, así como un pronaos, cella y opisthodomos. Esta planta es muy común en los templos clásicos, aunque los cimientos son de piedra caliza, el templo es de mármol pentélico, que también se convierte en estándar.

Hay una extensa escultura arquitectónica en el templo. Sobre los pórticos hay un friso continuo y una escultura de frontón. También hay evidencia de pintura en la escultura. Las metopas tenían un fondo rojo y los triglifos y frisos tenían un fondo azul. También había rastros de detalles verdes y dorados.

Además, las paredes de la cella fueron preparadas para murales pero nunca fueron ejecutadas. Estas características artísticas alejan a este templo de la sencillez y lo llevan hacia el adorno. Un ejemplo de templo del Clásico Tardío es el Templo de Atenea Alea en Tegea. El edificio fue construido entre 360 ​​y 350 B.

C. El templo dórico es peripteral con seis por catorce columnas. Tiene el plan clásico con pronaos, cella y opisthodomos. Sin embargo, hay dos rampas que conducen a este templo: una en el frente y otra en el lado norte. El edificio combina la tendencia arcaica de ser inusualmente largo para su ancho con características clásicas posteriores de columnas altas y delgadas y equinos o capiteles casi sin curvas (Grinnell).

Estaba hecho de conglomerado y mármol local de Doliana. El templo tenía esculturas decorativas en los frontones y metopas que eran más tridimensionales que la escultura arquitectónica en el pasado. Otra característica muy clásica de este templo fueron los capiteles corintios de la cella. Estas columnas estaban más desarrolladas que los templos anteriores, pero aún eran simples.

La escultura realista y decorativa y las columnas corintias sitúan este templo en el período Clásico Tardío. El Templo de Atenea Polias en Priene es otro templo del Clásico Tardío. Este templo contrasta con todos los templos anteriores mencionados porque es jónico. De hecho, fue considerado en la antigüedad como el templo jónico clásico. En Jonia no se había producido ningún "clásico" de la arquitectura jónica antes de este templo (Berve).

El templo monumental tenía columnas decorativas hinchadas que también servían como estructuras firmes. El arquitecto se ajustó a la tendencia clásica tardía hacia relaciones dimensionales claramente equilibradas dentro del templo. Este sistema de proporciones creó unidad en la estructura porque el peristilo se dispuso en una proporción de 1: 2. Las seis por once columnas estaban todas espaciadas uniformemente.

El templo todavía tiene el plan consistente de un pronaos, cella y opisthodomos, pero las columnas interiores fueron abandonadas. También se perdió el énfasis jónico temprano en la entrada. Las características jónicas del templo se pueden ver a través del exuberante crecimiento de su ornamentación. Los capiteles de voluta, el techo de mármol y las molduras multicolores demuestran la idea de la conexión entre construcción y articulación.

Los regordetes y primitivos capiteles dóricos fueron sustituidos por delicados zarcillos de acanto que se enrollan en espirales (Berve). La imagen de la derecha muestra las volutas en los capiteles y la decoración en el arquitrabe. Las volutas animadas y vibrantes compensan la falta de decoración escultórica en el templo. Este templo fue uno de los primeros en tener una decoración elaborada en las columnas, lo que lo convierte en un templo importante para comparar con los templos jónicos posteriores. El desarrollo de los templos griegos antiguos se puede ver mediante el uso de los diferentes órdenes dórico, jónico y corintio.

“Los elementos y su disposición se establecieron como un orden de cosas, y dentro de ese discípulo evolucionó la arquitectura y el uso de los Órdenes (Taylor). Los templos anteriores del período Arcaico tienen columnas dóricas simples. A medida que avanza el tiempo hacia los períodos Arcaicos posteriores, surgen detalles jónicos. Las columnas corintias se utilizan en el período clásico a medida que el énfasis en el templo se mueve hacia el embellecimiento de su apariencia. El número de columnas también cambia con el desarrollo del templo. Los templos anteriores tienen un número impar de columnas en la parte delantera y trasera, mientras que los posteriores se ajustan a la norma de seis columnas en la parte delantera y trasera.

Los primeros templos del siglo VIII a. C. estaban hechos de ladrillos de barro y madera. Estos templos no sobreviven en la actualidad. Los templos arcaicos progresan para usar piedra local como la piedra caliza. Los templos posteriores, como los de la época clásica, utilizan mármol importado caro para aumentar la elaboración de los templos.

Los diferentes órdenes, número de columnas y materiales utilizados pueden ayudar a analizar el desarrollo de los templos griegos antiguos. Desde los modelos de templos de terracota prearcaicos del siglo VIII a. C. hasta el monumental templo jónico de Atenea Polias del siglo IV a. C., podemos ver cómo la arquitectura religiosa en Grecia cambió y se desarrolló.

La forma en que se construyeron estos templos dependió del arquitecto y del período de tiempo en el que fueron creados. “La arquitectura griega, pero especialmente la evolución del templo dórico, difiere notablemente de todos los fenómenos comparables de la historia del arte en su línea de crecimiento inquebrantable” (Berve). A través del análisis de estos templos de diferentes períodos de tiempo en la Antigua Grecia, podemos ver la progresión en la arquitectura de lo simple a lo elaborado y complejo. Bibliografía Barletta, Barbara A.

. Los orígenes de los órdenes arquitectónicos griegos. Cambridge University Press: Cambridge, 2001. Berve, Helmut.

Templos, teatros y santuarios griegos. Nueva York: H. N. Abrams, 1963. Grinnell, Isabel Hoopes. Templos griegos.

Nueva York: Museo Metropolitano de Arte, 1943. Mussche, H. F .. Arquitectura griega.

1. Leiden, Países Bajos: E. J. Brill, 1968. Mussche, H. F.

. Arquitectura griega. 2. Leiden, Países Bajos: E. J. Brill, 1968.

Spawforth, Tony. Los templos griegos completos. Londres: Thames and Hudson, 2006. Taylor, William. Arquitectura griega.


Italia - Selinus

La investigación realizada en Selinus por la Universidad de Turín y por el Centro Ricerche Archeologiche e Scavi di Torino es parte de un proyecto de estudio sobre la arquitectura del templo de la ciudad griega. Realizadas inicialmente de acuerdo con las Autoridades Arqueológicas Locales de Palermo, y posteriormente con las Autoridades del Patrimonio Cultural y Ambiental de Trapani, las actividades de investigación se concentraron principalmente en la zona del cerro oriental, sede de tres importantes santuarios, y en particular en templos. F y E y sobre los temenos de este último. Además, se llevó a cabo una prospección sistemática en la vasta área del cuadrante sureste del territorio de Selinus. Recientemente se realizó un estudio sobre el conjunto monumental del templo M, en el cerro occidental de la antigua ciudad.

Historia

Selinus fue fundada por Megara Hyblaea, una ciudad griega en el este de Sicilia, en 651 a. C. según Diodoro el Siciliano, en 628 a. C. según Tucídides. El sitio del asentamiento, en la costa suroeste de la isla, está compuesto por tres colinas frente al mar que en la antigüedad estaban separadas por dos ríos, el Modione (el antiguo Selinus) al oeste y el Cottone al este. Las casas, los edificios públicos y los santuarios urbanos se ubicaron en la colina central, las desembocaduras de los ríos se convirtieron en puertos, mientras que las colinas al este y al oeste se utilizaron como vastas áreas sagradas. La fertilidad de la zona y la favorable posición geográfica, en los límites de las zonas pobladas por las poblaciones locales, griegos y púnicos, hacían que la ciudad fuera rica y poderosa. Poco se sabe sobre la vida política de Selinus a partir de fuentes históricas. Durante el siglo VI a. C. la ciudad fue gobernada por gobiernos tiránicos, que probablemente fueron sucedidos, en el siglo siguiente, por un régimen oligárquico. Los acontecimientos vinculados a la expansión de la ciudad en las áreas circundantes y las opciones dictadas por la necesidad de salvaguardar sus intereses comerciales marcaron la historia más antigua de Selinus: en el siglo VI a.C., participó en los intentos de establecer asentamientos griegos en la parte más oriental de Sicilia en A expensas de las ciudades púnicas durante la guerra entre los griegos sicilianos y los cartaginenses, que terminó con la batalla de Imera en el 480 aC, Selinus se alió con estas últimas las disputas territoriales eran frecuentes, especialmente con la cercana Segesta. Los relatos más elocuentes de la riqueza, el poder y la cultura de los selinuntinos durante los dos primeros siglos de existencia de la ciudad están dados por el trazado urbano racional, los numerosos templos, las notables esculturas de piedra, las grandes casas de mampostería construidas en el siglo V y el rico mobiliario funerario de la necropoleis. Durante los últimos veinte años del siglo V a. C., el antagonismo de Selino con Segesta impulsó a Atenas primero, y luego a Cartago, a intervenir en Sicilia. Sin embargo, el enfrentamiento con su antiguo aliado resultó fatal para Selinus. En el 409 a. C. los cartaginenses conquistaron la ciudad, destruyendo sus murallas, saqueando sus edificios y masacrando a sus habitantes. A esta catástrofe siguió la construcción de las fortificaciones que rodean la Acrópolis, que posteriormente fueron reforzadas por complejas estructuras defensivas durante el siglo IV a. C. La nueva ciudad, que se convirtió en una fortaleza controlada alternativamente por Siracusa y Cartago, finalmente cayó definitivamente bajo el dominio púnico. En 250 a. C., durante la primera guerra púnica, los habitantes de Selinus fueron trasladados a Lilybaeum (la actual Marsala), que era más fácil de defender contra el avance de los romanos. A partir de ese momento, la ocupación del sitio fue escasa y modesta.

Templo E

Los conspicuos restos de tres templos, hoy conocidos como templos E, F y G, dominan el sugerente paisaje de la colina oriental de Selinus. Las estructuras del templo E, que yacían en ruinas, como las de los edificios cercanos, se recompusieron en parte y se volvieron a levantar en la década de 1950. El templo, construido en el siglo V a. C. y dedicado a la diosa Hera, es un edificio dórico peripteral y bastante alargado, con seis columnas en los lados cortos y quince en los lados largos. Con un pronaos y un opisthodomos, la cella, caracterizada por una anchura considerable y sin soportes internos, comprende otra sala, el adyton, que albergaba la estatua de culto.

Los rostros de los pronaos y opisthodomos fueron decorados con metopas, esculpidos en bajorrelieve y completados con inserciones de mármol. Actualmente se conservan en el “A. Museo Arqueológico Regional de Salinas. La investigación realizada sobre el monumento por la Universidad y el Centro Ricerche Archeologiche e Scavi di Torino comenzó en la década de 1970, con el levantamiento fotogramétrico de las columnatas y el levantamiento, con métodos tradicionales, de todas las estructuras restantes. Así fue posible reconstruir gráficamente la planta y las elevaciones del templo, imprescindibles para el estudio del monumento.
Posteriormente se realizaron numerosos ensayos de excavación, en el interior y en el perímetro exterior del templo E, con el fin de adquirir un mayor conocimiento del diseño y las técnicas constructivas del edificio, así como de su historia y su relación con el entorno. Los sondeos permitieron fechar el edificio entre los años 460 y 450 a.C. Se obtuvo mucha información sobre las actividades de construcción, sobre las técnicas de trabajo de la piedra y sobre cómo se colocaron los bloques de piedra al examinar los cimientos del templo. Un resultado muy significativo de los estudios realizados en el terreno fue también la confirmación de la existencia de una serie de estructuras más antiguas, existentes antes del templo del siglo V a.C. y destruidas o parcialmente reutilizadas en la construcción de este último. Estas estructuras comprenden cortes en la roca, restos de bloques de muros y elementos arquitectónicos reutilizados que en su mayor parte pertenecieron a un templo arcaico que fue destruido por el fuego. También pertenecen a este edificio una gran cantidad de fragmentos de techos de terracota, notables por su artesanía y decoración vívida.


Carácter arquitectónico [editar | editar fuente]

Desarrollo temprano [editar | editar fuente]

Existe una clara división entre la arquitectura de la cultura micénica y las culturas minoicas precedentes y la de los antiguos griegos, perdiéndose las técnicas y la comprensión de su estilo cuando cayeron estas civilizaciones. & # 913 & # 93

El arte micénico está marcado por sus estructuras circulares y cúpulas cónicas con hileras en voladizo de cama plana. & # 918 & # 93 Esta forma arquitectónica no se trasladó a la arquitectura de la antigua Grecia, pero reapareció alrededor del 400 aC en el interior de grandes tumbas monumentales como la Tumba del León en Cnidos (c. 350 aC). Poco se sabe de la arquitectura de madera o doméstica micénica y de cualquier tradición continua que pueda haber fluido hacia los primeros edificios del pueblo dórico.

La arquitectura minoica de Creta tenía una forma trazada como la de la antigua Grecia. Empleaba columnas de madera con capiteles, pero las columnas eran de forma muy diferente a las columnas dóricas, eran estrechas en la base y se extendían hacia arriba. & # 918 & # 93 Las formas más antiguas de columnas en Grecia parecen haberse desarrollado de forma independiente.Al igual que con la arquitectura minoica, la arquitectura doméstica griega antigua se centró en espacios abiertos o patios rodeados de columnatas. Esta forma se adaptó a la construcción de salas hipóstilas dentro de los templos más grandes. La evolución que se produjo en la arquitectura fue hacia la construcción pública, ante todo el templo, más que hacia la gran arquitectura doméstica como la que se había desarrollado en Creta. & # 912 & # 93

Edificios domésticos [editar | editar fuente]

La palabra griega para la familia o el hogar, oikos, es también el nombre de la casa. Las casas siguieron varios tipos diferentes. Es probable que muchas de las casas más antiguas fueran estructuras simples de dos habitaciones, con un porche abierto o "pronaos" sobre el cual se elevaba un frontón o frontón de tono bajo. & # 916 & # 93 Se cree que esta forma contribuyó a la arquitectura del templo.

La construcción de muchas casas empleó muros de ladrillos de arcilla secados al sol o armazones de madera rellenos de material fibroso como paja o algas cubiertas con arcilla o yeso, sobre una base de piedra que protegía de la humedad a los elementos más vulnerables. & # 913 & # 93 Los techos eran probablemente de paja con aleros que sobresalían de las paredes permeables. Muchas casas más grandes, como las de Delos, fueron construidas con piedra y revocadas. El material de techo para una casa sustancial era teja. Las casas de los ricos tenían pisos de mosaico y mostraban el estilo clásico.

Muchas casas se centraban en un ancho pasaje o "pasta" que se extendía a lo largo de la casa y se abría por un lado a un pequeño patio que dejaba entrar la luz y el aire. Las casas más grandes tenían un patio de peristilo completamente desarrollado en el centro, con las habitaciones dispuestas a su alrededor. Algunas casas tenían un piso superior que parece haber sido reservado para el uso de las mujeres de la familia. & # 919 & # 93

Las casas de la ciudad se construyeron con muros contiguos y se dividieron en pequeños bloques por calles estrechas. En ocasiones, las tiendas se ubicaban en las habitaciones que daban a la calle. Las casas de la ciudad daban al interior, con grandes aberturas que daban al patio central, en lugar de a la calle. & # 916 & # 93

Estructura [editar | editar fuente]

Poste y dintel [editar | editar fuente]

La arquitectura de la antigua Grecia tiene forma de trabeado o "poste y dintel", es decir, está compuesta por vigas verticales (postes) que sostienen vigas horizontales (dinteles). Si bien las construcciones existentes en la época están construidas en piedra, está claro que el origen del estilo radica en las sencillas estructuras de madera, con postes verticales que soportan vigas que portaban un techo estriado. Los postes y vigas dividían las paredes en compartimentos regulares que podían dejarse como aberturas o rellenarse con ladrillos, tornos o paja secados al sol y cubrirse con barro o yeso. Alternativamente, los espacios pueden estar llenos de escombros. Es probable que muchas de las primeras casas y templos fueran construidos con un pórtico abierto o "pronaos" sobre el cual se elevaba un frontón o frontón de tono bajo. & # 916 & # 93

Los primeros templos, construidos para consagrar estatuas de deidades, probablemente fueron de madera, y luego fueron reemplazados por templos de piedra más duraderos, muchos de los cuales aún se encuentran en la actualidad. Los signos de la naturaleza de madera original de la arquitectura se mantuvieron en los edificios de piedra. & # 9110 & # 93

Algunos de estos templos son muy grandes, y varios, como el Templo de Zeus Olympus y los Olímpicos en Atenas, tienen más de 300 pies de largo, pero la mayoría tenían menos de la mitad de este tamaño. Parece que algunos de los grandes templos comenzaron como construcciones de madera en las que las columnas fueron reemplazadas poco a poco a medida que la piedra estaba disponible. Esta, al menos, fue la interpretación del historiador Pausanias mirando el Templo de Hera en Olimpia en el siglo II d.C. & # 912 & # 93

Las columnas de piedra están formadas por una serie de cilindros de piedra maciza o "tambores" que descansan unos sobre otros sin argamasa, pero que a veces se centran con un alfiler de bronce. Las columnas son más anchas en la base que en la parte superior, estrechándose con una curva hacia afuera conocida como "entasis". Cada columna tiene un capitel de dos partes, la superior, sobre la que descansan los dinteles, siendo cuadrada y denominada "ábaco". La parte del capitel que se eleva desde la propia columna se llama "equinus". Se diferencia según el orden, siendo llano en el orden dórico, estriado en el jónico y foliado en el corintio. Los capiteles dóricos y generalmente jónicos se cortan con ranuras verticales conocidas como "estrías". Este estriado o ranurado de las columnas es una retención de un elemento de la arquitectura de madera original. & # 9110 & # 93

Entablamento y frontón [editar | editar fuente]

Las columnas de un templo sostienen una estructura que se levanta en dos etapas principales, el entablamento y el frontón.

El entablamento es el principal elemento estructural horizontal que sostiene el techo y rodea todo el edificio. Está compuesto por tres partes. Descansando sobre las columnas está el arquitrabe hecho de una serie de "dinteles" de piedra que abarcan el espacio entre las columnas y se encuentran en una unión directamente sobre el centro de cada columna.

Sobre el arquitrabe hay una segunda etapa horizontal llamada "friso". El friso es uno de los principales elementos decorativos del edificio y lleva un relieve esculpido. En el caso de la arquitectura jónica y corintia, la decoración en relieve discurre en una banda continua, pero en el orden dórico se divide en secciones denominadas "metopas" que llenan los espacios entre bloques verticales rectangulares denominados "triglifos". Los triglifos están ranurados verticalmente como las columnas dóricas, y conservan la forma de las vigas de madera que alguna vez habrían sostenido el techo.

La banda superior del entablamento se llama "cornisa", que generalmente está ornamentada en su borde inferior. La cornisa conserva la forma de las vigas que antaño hubieran soportado el techo de madera en cada extremo del edificio. En la parte delantera y trasera de cada templo, el entablamento sostiene una estructura triangular llamada "frontón". El espacio triangular enmarcado por las cornisas es la ubicación de la decoración escultórica más significativa en el exterior del edificio.

Albañilería [editar | editar fuente]

Cada templo descansaba sobre una base de mampostería denominada crepidoma, generalmente de tres escalones, de los cuales el superior que portaba las columnas era el stylobate. Las paredes de mampostería se emplearon para los templos desde aproximadamente el año 600 a. C. en adelante. Se utilizó mampostería de todo tipo para los edificios griegos antiguos, incluidos los escombros, pero la mampostería de sillería más fina se empleó generalmente para las paredes de los templos, en hiladas regulares y grandes tamaños para minimizar las juntas. & # 916 & # 93 Los bloques se cortaron en bruto y se sacaron de las canteras para ser cortados y estratificados con mucha precisión, y casi nunca se usaba mortero. Los bloques, en particular los de columnas y partes del edificio que soportan cargas, a veces se fijan en su lugar o se refuerzan con abrazaderas de hierro, tacos y varillas de madera, bronce o hierro fijadas en plomo para minimizar la corrosión. & # 913 & # 93

Aperturas [editar | editar fuente]

Las aberturas de puertas y ventanas se cruzaban con un dintel, que en un edificio de piedra limitaba el ancho posible de la abertura. La distancia entre columnas se vio afectada de manera similar por la naturaleza del dintel, las columnas en el exterior de los edificios y los dinteles de piedra portadores estaban más juntas que las del interior, que tenían dinteles de madera. & # 9111 & # 93 & # 9112 & # 93 Las aberturas de puertas y ventanas se estrecharon hacia la parte superior. & # 9112 & # 93 Se construyeron templos sin ventanas, la luz a los naos entraba por la puerta. Se ha sugerido que algunos templos se iluminaron con aberturas en el techo. & # 9111 & # 93 Una puerta de la Orden Jónica en el Erecteion (17 pies de alto y 7.5 pies de ancho en la parte superior) conserva muchas de sus características intactas, incluidas las molduras y un entablamento apoyado en los soportes de la consola & # 9112 & # 93 & # 9113 y # 93 y # 9114 y # 93

Techo [editar | editar fuente]

El tramo más ancho del techo de un templo estaba a través de la cella, o espacio interno. En un edificio grande, este espacio contiene columnas para sostener el techo, la forma arquitectónica se conoce como hipóstila. Parece que, aunque la arquitectura de la antigua Grecia fue inicialmente de construcción de madera, los primeros constructores no tenían el concepto de celosía diagonal como miembro estabilizador. Esto se evidencia por la naturaleza de la construcción del templo en el siglo VI a.C., donde las filas de columnas que sostienen el techo de la cella se elevan más alto que los muros exteriores, innecesario si se emplean vigas de techo como parte integral del techo de madera. La indicación es que inicialmente todas las vigas estaban sostenidas directamente por el entablamento, las paredes y el hipóstilo, en lugar de un marco de madera con vigas, que entró en uso en la arquitectura griega solo en el siglo III a. C. & # 916 & # 93

Los primeros hallazgos de tejas del período Arcaico en Grecia están documentados en un área muy restringida alrededor de Corinto, donde las tejas cocidas comenzaron a reemplazar los techos de paja en los templos de Apolo y Poseidón entre el 700 y el 650 a. C. & # 9115 & # 93 Extendiéndose rápidamente, las tejas de los techos se encontraron en cincuenta años en evidencia en un gran número de sitios alrededor del Mediterráneo Oriental, incluyendo Grecia continental, Asia Menor Occidental, Italia del Sur y Central. & # 9115 & # 93 Siendo más costoso y laborioso de producir que la paja, su introducción se ha explicado por el hecho de que su calidad ignífuga habría brindado la protección deseada a los costosos templos. & # 9115 & # 93 Como efecto secundario, se ha asumido que la nueva construcción de piedra y tejas también marcó el comienzo de los aleros colgantes en la arquitectura griega, ya que hicieron la necesidad de un techo extendido como protección contra la lluvia para las paredes de adobe. obsoleto. & # 9116 & # 93

Las bóvedas y los arcos no se utilizaron generalmente, pero comienzan a aparecer en las tumbas (en forma de "colmena" o en voladizo como se usa en Micenas) y ocasionalmente, como elemento externo, exedras de construcción con adovelas del siglo V a. C. La cúpula y la bóveda nunca se convirtieron en características estructurales significativas, como lo serían en la arquitectura romana antigua. & # 916 & # 93

Planos del templo [editar | editar fuente]

La mayoría de los templos griegos antiguos eran rectangulares y tenían aproximadamente el doble de largo que de ancho, con algunas excepciones notables como el enorme Templo de Zeus Olímpico, Atenas, con una longitud de casi dos veces y media su ancho. Varias estructuras parecidas a templos que sobreviven son circulares y se las conoce como tholos. & # 9117 & # 93 Los templos más pequeños miden menos de 25 metros (aproximadamente 75 pies) de largo, o en el caso de la circular tholos, en diámetro. La gran mayoría de los templos miden entre 30 y 60 metros (aproximadamente 100 a 200 pies) de largo. Un pequeño grupo de templos dóricos, incluido el Partenón, mide entre 60 y 80 metros (aproximadamente 200 a 260 pies) de largo. Los templos más grandes, principalmente jónicos y corintios, pero incluido el templo dórico de Zeus olímpico, Agrigento, tenían entre 90 y 120 metros de largo.

El templo se levanta sobre una base escalonada o "estilóbica", que eleva la estructura por encima del suelo sobre el que se asienta. Los primeros ejemplos, como el Templo de Zeus en el Olimpo, tienen dos escalones, pero la mayoría, como el Partenón, tiene tres, con el ejemplo excepcional del Templo de Apolo en Didyma que tiene seis. & # 9118 & # 93 El núcleo del edificio es una "naos" construida en mampostería dentro de la cual hay una cella, una habitación sin ventanas que originalmente albergaba la estatua del dios. La cella generalmente tiene un porche o "pronaos" delante de ella, y quizás una segunda cámara o "antenaos" que sirve como tesoro o depósito de trofeos y regalos. Las cámaras estaban iluminadas por una única puerta grande, equipada con una rejilla de hierro forjado. Algunas habitaciones parecen haber sido iluminadas por tragaluces. & # 9118 & # 93

Sobre el estilobato, a menudo rodeando completamente las naos, hay filas de columnas. Cada templo se define como de un tipo particular, con dos términos: uno que describe el número de columnas a lo largo del frente de entrada y el otro que define su distribución. & # 9118 & # 93

  • Distyle en antis describe un pequeño templo con dos columnas en la parte delantera, que se encuentran entre las paredes salientes de la pronaos o pórtico, como el Templo de Némesis en Rhamnus. (ver a la izquierda, figura 1.)⎝]
  • Tetrástilo anfipróstilo describe un pequeño templo que tiene columnas en ambos extremos que se destacan del naos. Tetraestilo indica que las columnas son cuatro, como las del Templo del Iliso en Atenas. (Figura 4.)⎝]
  • Hexastilo periférico describe un templo con una sola fila de columnas periféricas alrededor del naos, con seis columnas en el frente, como el Theseion en Atenas. (figura 7.)⎝]
  • Octaestilo periférico describe un templo con una sola fila de columnas alrededor del naos, (figura 7.) con ocho columnas en el frente, como el Partenón de Atenas. (Figuras 6 y 9.)⎝]
  • Decastilo dipteral describe el enorme templo de Apolo en Didyma, con el naos rodeado por una doble hilera de columnas, (figura 6.) con diez columnas en el frente de entrada. & # 9117 & # 93
  • El templo de Zeus Olympius en Agrigentum, se denomina Heptastyle pseudoperiteral, porque su columnata circundante tiene seudo columnas que están unidas a las paredes de la naos. (figura 8.)Heptastyle significa que tiene siete columnas en el frente de entrada. & # 9117 & # 93

Usuario: Matthias Süßen / Sizilien

La Magione (Palermo) - Kreuz des deutschen Ritterordens aus dem 15. Jahrhundert.

La Magione (Palermo) - Kreuz des deutschen Ritterordens aus dem 15. Jahrhundert.

Templo de Heracles / Hércules

Jorge de Antioquía y la Santísima Virgen

Sarcofago di Guglielmo I di Sicilia - Sarkophag Wilhelms I. von Sizilien

Catedral de Monreale - techo

Cristo Pantocrátor - Cattedrale di Monreale - Sicilia

Arabische Inschrift am Dom von Palermo

La Cuba (Palermo), Italia - Detalle

La Cuba (Palermo), Italia - Vista frontal

La Cuba (Palermo), Italia - Vista lateral

Templo de los Dioscures, Agrigento, Sicilia

Agrigento, Sizilien, Heiligtum der chthonischne Gottheiten

Detail der Einkerbungen zur Konstruktion griech. Tempel

Templo de Heracles / Hércules

Zona arqueológica de Agrigento- Thombs

Zona arqueológica de las tumbas de Agrigento2

Zona arqueológica de Agrigento- thombs

Área arqueológica del cementerio de Agrigento.jpg

Iglesia de San Leone (Agrigento), Italia

Puerto de San Leone (Agrigento), Italia

Chiesa della magione o della ss trinita (Palermo) 2009

La Magione, Kreuzgang, Südostseite - Reste der Bemalung

La Magione, Kreuzgang, jüngerer Teil

La Magione, Kreuzgang, Südostseite

La Magione, Kreuzgang, Südostseite - Reste der Bemalung

La Magione (Palermo) - Tür im Kreuzgang

La Magione (Palermo) Kircheninneres

La Magione (Palermo) - Kreuz des deutschen Ritterordens aus dem 15. Jahrhundert.


Zeus - Rey de los Dioses

La Artemision Zeus, siglo V a.C., a través del Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

No es de extrañar que Zeus, padre y rey ​​de los dioses olímpicos, sea una de las deidades más importantes para los griegos. Zeus era un dios antiguo que tenía la esfera de influencia de mayor alcance. El nombre "Zeus" deriva de la palabra indoeuropea para día y cielo. Las referencias antiguas a él se remontan a los textos micénicos Lineal B. Estos textos dan fe de santuarios y días festivos creados en su honor.

Zeus de la Edad del Bronce era un dios del tiempo, uno que tenía la lluvia, los truenos y los relámpagos en su poder. Esta asociación continuó a lo largo de los siglos. El clima fue claramente de gran importancia para los griegos, cuya economía principal se basaba en la agricultura. Pero también se consideraba que Zeus estaba en el centro de todos los asuntos humanos y estaba estrechamente relacionado con la justicia y el destino.

El ágora de la antigua Atenas hoy, a través de las mil maravillas

El culto a Zeus estaba más extendido que confinado a una ciudad-estado en particular. Se creía que era el protector general de la humanidad y, por lo tanto, estaba alineado con cada ciudad. Por esta razón, las estatuas de Zeus y sus templos se encontraban a menudo en el ágora . los ágora era el mercado y el corazón de cada comunidad.

Tetradrachma que representa a Ptolomeo I y Zeus Soter, siglo IV a.C., a través de los Museos de Arte de Harvard

El alcance del impacto de Zeus en los antiguos griegos se puede ver en las numerosas variantes de su nombre. Cada variante, o epíteto, se relaciona con un aspecto particular de su poder. Los siguientes son solo algunos ejemplos.

Zeus Herkeios era adorado en los hogares atenienses y se creía que era el protector del hogar. Más ampliamente, Zeus Ktesios fue visto como un protector de toda propiedad. Se instalaron pequeños santuarios para él incluso en los armarios de las tiendas. Lejos del mundo doméstico, se creía que Zeus Philios era el protector de la amistad. Esto abarcó a personas y comunidades, así como a alianzas políticas. Para tiempos de crisis estaba Zeus Soter. Se creía que protegía a las personas y las ciudades de la guerra y los desastres naturales, como los terremotos.

Cabeza colosal de Zeus, siglo II a.C., a través del Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Por lo tanto, Zeus impregnaba todos los aspectos de la vida griega, desde el clima exterior hasta el armario de una casa humilde. Zeus fue adorado en todo el mundo griego, incluso en festivales como los Juegos Olímpicos. Su legado como el más grande de los dioses también significó que se convirtió en la deidad favorita de los grandes líderes del mundo antiguo. Estos líderes incluían a Alejandro el Grande y el emperador Adriano.


Las ciudades griegas de Magna Grecia y Sicilia. Traducido por & # 8216Translate-a-Book & # 8217

Las ciudades griegas en el sur de Italia y Sicilia tienden a recibir poca atención en los cursos de estudio de la historia clásica. Siracusa incide en el plan de estudios porque derrotó a Atenas en la Guerra del Peloponeso y Dionisio el Viejo suele mencionarse, pero las ciudades de Magna Grecia se pasan por alto rápidamente si se tocan en absoluto. Parte de la razón es la falta de un libro accesible y actualizado que examine las ciudades de los griegos occidentales y resuma la investigación arqueológica actual en la región. Las ciudades griegas de Magna Grecia y Sicilia satisface una necesidad real. El texto es sólido y la fotografía espléndida. El único defecto es la traducción al inglés del original italiano. 1 El flyleaf lo acredita a & # 8216Translate-a-Book & # 8217 en Oxford, y & # 8216Translate-a-Book & # 8217 ha hecho un trabajo desigual, como si a varios traductores se les asignaran diferentes secciones para hacer, y nadie manuscrito completo para mayor coherencia. Sin embargo, la traducción resta muy poco valor al lector y al disfrute del libro. El libro comienza con una introducción que es un estudio del asentamiento griego en Magna Graecia y Sicilia. Comienza con Pithekoussai, la Ischia moderna, donde los griegos fundaron un asentamiento a mediados del siglo VIII a. C. Cumas se fundó un poco más tarde en el continente y después de Cumas, viene una avalancha de colonias. Chalcidian (traducido como & # 8216Kalchedian & # 8217 por & # 8216Translate-a-Book & # 8217) los colonos fundaron Zankle (Messina) alrededor del 730 a.C., y poco después Rhegion (Reggio Calabria).Naxos en Sicilia se fundó aproximadamente al mismo tiempo, y alrededor del 733 a. C., Corinto fundó Siracusa. Hacia fines del siglo VIII a.C., expediciones coloniales de Acaya, al sur del golfo de Corinto, fundaron Sybaris y Kroton. Kolophon en Asia Menor, que fue conquistada por el rey de Lidia Giges a mediados del siglo VII, fundó Siris en el golfo de Tarento (690-680 a. C.), y Creta y Rodas fundaron Gela en Sicilia en 688 a. C.

En la década de 680, las propias colonias comenzaron a enviar colonias hijas. Megara Hyblaia, fundada por Megara poco después de la fundación de Syracuse & # 8217s, a su vez fundó Selinus, que llevó a los griegos al borde de la esfera de influencia de Carthage & # 8217s. Sybaris fundó Metapontion alrededor del 630 a.C. con la ayuda de Corinto y una generación más tarde, fundó Poseidonia, Roman Paestum, sin la ayuda de Corinto. En el 540 a. C., los focaianos de Asia Menor, en lugar de someterse a los persas, navegaron a Italia y fundaron Elea, Roman Velia, y en 531 a. C., los Samianos, huyendo de la tiranía de Polícrates de Samos, fundaron Dikaiarcheia, Roman Puteoli. La fundación panhelénica de Thurii en 444-443 a. C. es una fecha tan buena como cualquier otra para marcar el final de esta ola de colonización en Magna Grecia y Sicilia.

La motivación que impulsó el movimiento debe haber sido diversa. Esa conclusión parece clara a partir de esta breve encuesta. La colonia más antigua de Ischia parece haber sido un puesto comercial, aunque incluso allí una buena tierra de cultivo era importante para que todas las colonias tuvieran que cultivar sus propios alimentos. La aventura, un nuevo comienzo en la vida y la huida de la opresión en casa jugaron un papel importante. El nombre & # 8220Dikaiarcheia & # 8221 (Regla de justicia) es evidencia de que los ideales utópicos motivaron a algunos de los colonos. Pero la religión también jugó un papel, porque los oikistas que dirigieron las expediciones coloniales fueron investidos con autoridad sacra por Delfos, y probablemente fueron ellos quienes establecieron la temenoi para los dioses en la nueva fundación. 2 El resultado fue que el culto a los dioses olímpicos se extendió a nuevas tierras, y uno puede sospechar que esta difusión no solo fue el resultado, sino hasta cierto punto un motivo del movimiento colonial. En cualquier caso, los colonos construyeron templos una vez que prosperaron, construyeron algunos de los templos más grandes del mundo griego. Sus templos anunciaban el gobierno de los olímpicos en una tierra extraña donde, al menos en Magna Grecia, los nativos a menudo eran hostiles y expansionistas, particularmente una vez que comenzaron a sentir la presión de su propia población en aumento.

Después de la introducción, los autores continúan, sitio por sitio. Primero vienen los cimientos en el Golfo de Nápoles: Pithekoussai, Cumae, Partenope y Nápoles. Luego se mueven hacia el sur a Poseidonia (Roman Paestum), Elea, Lokroi Epizephyrioi, Kroton, Sybaris y su refundación, Thurii, Siris y Herakleia, Metapontion y Taras (Tarentum). Las fundaciones sicilianas siguen: Naxos, Tauromenion, Leontinoi y Katane, Messina y Mylai, las islas de Lipara, Tyndaris, Megara Hyblaia, Siracusa, Helorus, Akrai (Palazzolo Acreide), Kasmenai, Gela, Kamarina, Morgantina, Akragas, Selinus, Herakleia Minoa, y finalmente Segesta, que no era una colonia griega pero está incluida de todos modos. No hay ningún esfuerzo por mantener la coherencia en los nombres de los lugares que a veces se dan en griego transliterado, a veces se latinizan y, a veces, italianos. Elea se latiniza como Velia, Lokroi Epizephyrioi tiene una terminación griega, Kroton y Metapontion siguen siendo griegos, mientras que Tyndaris recibe su nombre moderno de Tindari, y Akrai es simplemente & # 8216Acre & # 8217. Siracusa es una forma anglicanizada, pero está consagrada por el uso y debe ser perdonada. No son simplemente los nombres de lugares los que son inconsistentes, la misma falta de uniformidad se encuentra en la interpretación de todos los nombres propios en este libro. La coherencia atrae a las mentes pequeñas, por lo que no insistiré, pero creo que & # 8216Translate-a-Book & # 8217 podría haberlo hecho mejor.

El capítulo sobre Pithekoussai y Cumas es breve pero sólido y actualizado. Hay una buena imagen de la copa de Rodas de los cementerios al pie del Monte Vico, que data de ca. 730 aC, y lleva la inscripción & # 8216 Soy la copa de Néstor, está bien beber de ella, pero quien beba de esta copa será instantáneamente presa del deseo por la bien coronada Afrodita. & # 8217 Esta no es simplemente una de nuestras primeros ejemplos de escritura griega, pero data (probablemente) de una época en la que Homero & # 8217s Ilíada estaba siendo escrito. Asume no solo un conocimiento generalizado del ciclo épico, lo cual no es inesperado, sino también que el dueño de esta taza, o al menos quien la usó, estaba familiarizado con el Ilíada, y también podría dominar la nueva tecnología de escritura. Al menos creo que era nuevo ritmo Martín Bernal.

Cumas es la primera colonia griega en el continente, cuya evidencia arqueológica data no más tarde del 730-720 a. C. Una fecha anterior de ca. 750 a.C. no está refutado. En 421 a.C., los nativos de Campania conquistaron la ciudad. Cumae fue donde la Cumaean Sibyl dio sus profecías y el difunto Amedeo Maiuri pensó que había encontrado la cueva Sibyl & # 8217s, una larga galería excavada en la roca que, cuando la vi por última vez, se identificó sin miedo como la Sibyl & # 8217s Grotto. Luca Cerchiai, que escribió la sección sobre los asentamientos alrededor del Golfo de Nápoles, fecha la apariencia actual de la galería mucho más tarde. Comenzó en los siglos IV a III a.C. como pasaje cubierto para que las tropas subieran a las defensas superiores de la acrópolis, y solo mucho más tarde, en la época romana, se bajó el piso y la galería se transformó en una pasarela cubierta.

La descripción general de Poseidonia (Paestum) presenta las últimas conclusiones sobre los tres templos dóricos bien conservados allí. La & # 8216Basílica & # 8217 todavía se atribuye a Hera, y el & # 8216Templo de Ceres & # 8217 en el santuario del norte todavía se atribuye a Atenea, pero el templo del siglo V que se conoce popularmente como el Tempio di Nettuno ahora se atribuye a Apolo en lugar de a Hera. La atribución se basa en una serie de piedras estelai encontrado en el santuario del sur, así como un acoplamiento similar de las dos deidades en Metopontion. La atribución no está fuera de toda duda.

Lokroi Epizephyrioi es un sitio interesante por dos razones. Uno es el descubrimiento allí, a unos 100 metros cuesta abajo del templo de Zeus del siglo VI, de una caja de piedra que contiene treinta y nueve tablas de bronce inscritas. Formaban parte de los archivos del templo, que datan de finales del siglo IV y principios del III a. C., y son una prueba importante del papel de los templos en la vida económica de las ciudades griegas. Registran préstamos a la ciudad de Lokroi Epizephyrioi. El otro son los restos de un santuario del siglo V que Luca Cerchiai cree que estaba dedicado a Afrodita; la atribución anterior fue a Perséfone. Dio lugar a las esculturas conocidas como los tronos Ludovisi y Boston. En el centro de su cella se encontró un tanque (no un & # 8216well & # 8217) revestido con losas de piedra caliza. Una hipótesis reciente sugiere que el trono de Ludovisi era parte del parapeto que rodeaba este tanque donde, presumiblemente, tuvo lugar algún tipo de rito bautismal que conmemora el nacimiento de Afrodita.

Suficiente Sybaris antiguo ha sobrevivido a su destrucción por Kroton para demostrar que cubría un área enorme. Se encontraron casas que datan de la destrucción final, eran rectangulares con una habitación grande y dos pequeñas, y estaban vacías de todo contenido como si sus habitantes las hubieran despojado cuando se vieron obligados a evacuar la ciudad. El territorio de Turios era más pequeño que el de Sybaris y, significativamente, la llanura costera y las laderas de las colinas circundantes fueron ocupadas por granjas en los siglos IV y III a.C., mientras que la frontera que daba al interior estaba fortificada. Encontramos que este proceso tiene lugar en todas las colonias griegas del sur de Italia, y es una prueba muda de que el interior, donde vivían las tribus italianas nativas, se estaba volviendo hostil. Siris, fundada por Kolophon en Asia Menor, perdió su independencia alrededor del 570 a. C. y se integró en la órbita de Sybaris. Pero interesa a los historiadores de las guerras persas, ya que Herodoto informa que en vísperas de la batalla de Salamina, Temístocles le dijo a la coalición antipersa que los atenienses podían transferir su ciudad a Siris, que era & # 8216 nuestros desde la antigüedad & # 8217 (Hdt. 8.62). Sybaris había sido destruida veinte años antes y la refundación de Siris probablemente parecía ser un proyecto viable en 480 a. C., y Atenas podría haber seguido el ejemplo de Kolophon, que fundó Siris bajo la amenaza de los lidios.

Tucídides informa que Naxos era la más antigua de las colonias griegas en Sicilia, y los hallazgos de cerámica datan de 740-730 a. C., lo que apoya a Tucídides en esta medida: Naxos fue un asentamiento muy temprano. La cerámica encontrada en Megara Hyblaia y Syracuse es igualmente temprana, si no antes. Sin embargo, se trata en su mayoría de cerámica importada, y se puede fechar su época de fabricación, pero no la época en que los primeros colonos la trajeron a Sicilia. Así que Naxos pudo haber sido el primero en tomarse la molestia, pero fue parte de un movimiento general de colonos hacia Sicilia. Hubo alguna conexión con la isla de Naxos en las Cícladas, durante el siglo VII a. C. Recientemente se ha encontrado una estela de mármol con una dedicatoria a la diosa Enyo en caracteres que se asemejan al alfabeto naxiano, pero la conexión no fue económica, ya que no se han encontrado importaciones de la isla de Naxos en la Naxos siciliana. Naxos fue destruida por Dionisio I de Siracusa en el 403 a. C. pero los supervivientes naxianos y sus descendientes refundaron Tauromenium, uno de los sitios más fotogénicos de Sicilia, en el 358 a. C. Originalmente fue fundada en 396 a.C. por los sicelios con el apoyo de Cartago. En este libro se incluye una espléndida fotografía del teatro de Tauromenium, pero la breve sección sobre el teatro no le hace justicia, en parte, supongo, porque lo que vemos hoy pertenece a la reconstrucción romana.

Akragas (Agrigento) es el deleite de un fotógrafo y este libro no defrauda. Lo mismo puede decirse de Selinus con sus magníficos templos en ruinas y su historia poco conocida. La entrada sobre Siracusa, de Fausto Longo, es el tratamiento más completo de cualquier sitio en Sicilia, ya que estamos relativamente bien informados sobre su historia. El templo de Atenea del siglo V que ahora, con las modificaciones necesarias, sirve como la catedral de Siracusa, fue descrito por Cicerón en su Verrine Oraciones, por lo que sabemos que en un momento hubo, en la fachada, una estatua de Atenea con un escudo dorado que brillaba al sol y servía de hito para los marineros. Junto al Templo de Atenea se encontraron los restos de un templo jónico inacabado del siglo VI, que parece haber sido concebido como una versión más pequeña de los grandes templos jónicos de Asia Menor.

El último yacimiento de Sicilia que se incluirá es Segesta, con una magnífica fotografía de su templo inacabado tomada desde la ladera del Monte Barbaro donde una vez estuvo el asentamiento urbano. El templo inacabado es una prueba muda de las ambiciones de Segesta en el tercer cuarto del siglo V a. C. Fue Segesta quien proporcionó el motivo de la desastrosa expedición de Siracusa a Atenas, y después de la derrota ateniense, apeló a Cartago. Probablemente podamos agradecer a Segesta la destrucción de los templos de Selinus por los cartagineses, a menos que podamos atribuir su destrucción a un terremoto localizado, que es una posibilidad remota. El libro finaliza con una bibliografía actualizada y un glosario de términos que serán de utilidad para los estudiantes matriculados en cursos de arqueología por encuestas.

La traducción del italiano deja mucho que desear, pero por lo demás, este libro es un relato útil y sucinto de la Magna Grecia y la Sicilia griega, acompañado de espléndidas fotografías.

1. Citta della Magna Grecia e della Sicilia, Venecia: Arsenale Editrice, 2002.

2. El papel activo del oráculo de Apolo en Delfos proporciona alguna base para esta sospecha, aunque ningún otro oráculo estuvo involucrado en el movimiento colonial, al menos no lo suficiente como para dejar mucho rastro en la tradición histórica. Delphi invirtió a un oikista con una misión aprobada por Apolo. Hdt. 5.45.1 informa una tradición de los sibaritas de que el oikista espartano Dorieus se entristeció porque no siguió las instrucciones que le dio Delfos. Para el papel de la religión en el movimiento colonial, ver Irad Malkin, Religión y colonización en la antigua Grecia, Leiden, Brill, 1987, págs. 17-91. W. G. Forrest, & # 8216Colonization and the Rise of Delphi, & # 8217 Historia 6 (1957), págs. 160-175 también es sugerente. Los cultos de los griegos poleis no buscó hacer conversos entre los no griegos, ni tampoco los cultos griegos en general, aunque el orfismo en el sur de Italia puede ser una excepción. Sin embargo, plantar templos para dioses griegos en tierras extranjeras era una marca del imperialismo divino, a pesar de que carecían de lo que las congregaciones cristianas modernas llamarían & # 8216outreach & # 8217.


Ver el vídeo: 3D Reconstruction Paestum Temple


Comentarios:

  1. Aviram

    Esto parece hacer el truco.

  2. Hareleah

    Pido disculpas, pero en mi opinión admites el error. Puedo defender mi posición. Escríbeme en PM, discutiremos.

  3. Ter Heide

    Bravo, que palabras tan adecuadas..., el pensamiento admirable

  4. Wolfgang

    ¡Gracias! Útil ... .. (-___________-)

  5. Picaworth

    Tienes toda la razón. Hay algo en esto y me gusta tu idea. Propongo traerlo a discusión general.

  6. Clarke

    Gracias. Marcado

  7. Tanos

    Creo que están equivocados. Tenemos que hablar.



Escribe un mensaje