Leonidas Dyer

Leonidas Dyer

Leonidas Dyer nació en Warren Country, Missouri, el 11 de junio de 1871. Después de asistir al Central Wesleyan College y la Washington University, fue admitido en el colegio de abogados en 1893. Ejerció la abogacía en St. Louis, Missouri antes de servir en la Guerra Hispanoamericana. .

Dyer, miembro del Partido Republicano, fue elegido para el Congreso en 1911. Fue derrotado en 1914 pero regresó al Congreso en 1915. Fuerte opositor de la intolerancia racial, Dyer hizo varios intentos infructuosos de persuadir al Congreso para que aprobara una ley federal contra el linchamiento. ley.

Después de dieciocho años en el Congreso, Dyer fue derrotado en 1933. Dos intentos de regresar al Congreso en 1934 y 1936 terminaron en fracaso. Leonidas Dyer, quien regresó a su práctica legal, murió en St. Louis el 15 de diciembre de 1957.


La amnesia histórica, sin remedio, se convierte en deslizamiento cultural

los Defensor de Chicago, que alguna vez fue una de las publicaciones de más alto perfil e influencia para la comunidad negra en todo el país, fue una fuente abundante de noticias, cultura y sociedad. Los temas de esos años sirven como una de las pocas fuentes de la historia afroamericana de principios del siglo XX. ¿Dónde está la atención de los académicos por esta publicación histórica?

Con respecto a las secuelas del motín de East St. Louis de 1917, Leonidas Dyer y la lucha por un proyecto de ley contra los linchamientos: ¿por qué los políticos de Illinois tomaron un perfil tan bajo, mientras que el representante de Missouri, Dyer, se sintió conmovido por el motín para trabajar? ¿Para cambiar? ¿Cómo afectó esto, o no, a los disturbios raciales de Chicago de 1919?

El negro en Chicago fue un documento extraordinario que surgió del motín racial de Chicago de la comisión antidisturbios interracial de 1919 & # 8217. Quiénes eran los miembros de esta comisión y cómo se las arreglaron para realizar su trabajo, cuando la mayoría de las comisiones antidisturbios posteriores en los EE. UU. Han sido, en el mejor de los casos, inadecuadas para la tarea y, en el peor de los casos, falsas.

Considere a Cloyte Murdock Larrson, una reportera negra que trabaja para Ébano, con sede en Chicago. Fue una de las pocas mujeres periodistas que cubrió la historia de Emmett Till en ese momento y, según los informes, mostró un gran coraje al confrontar al juez Swango con respecto a la inverosimilitud del testimonio del Sheriff Strider. ¿Cuál es su historia? ¿Dónde hay una colección comentada de sus escritos?


La masacre de Tulsa

La publicación de hoy & # 8217 es de Miriam Kleiman, Directora del Programa de Archivos Nacionales para Asuntos Públicos.

Incluso mucho después de la Guerra Civil, miles de afroamericanos fueron ahorcados, quemados y asesinados a tiros, golpeados y torturados por turbas blancas que celebraron estas atrocidades y rara vez fueron procesados ​​por sus crímenes. En 1918, el representante Leonidas Dyer de Missouri presentó un proyecto de ley (HR 13) para establecer el linchamiento como delito federal. Dyer dijo que el linchamiento, y la negativa de las localidades y los estados a enjuiciar a los perpetradores, violaba los derechos de la 14ª Enmienda de las víctimas.

Tras la acción del Congreso sobre el trabajo infantil y la prohibición, Dyer apeló a sus colegas y cuestionó sus prioridades:

Si el Congreso ha sentido su deber de hacer estas cosas, ¿por qué no debería también asumir jurisdicción y promulgar leyes para proteger las vidas de los ciudadanos de los Estados Unidos contra la ley de linchamientos y la violencia de las turbas? ¿Son los derechos de propiedad, o lo que beberá un ciudadano, o las edades y condiciones en las que trabajarán los niños, más importantes para la Nación que la vida misma? (Congressional Record, House, 65th Congress, 2nd session, 5/7/1918, páginas 6177–6178.)

Mientras su proyecto de ley flaqueaba, la violencia racial se intensificó y aumentó. Los militares negros que habían luchado por su país en la Primera Guerra Mundial regresaron a casa con un brote de violencia racial conocido como el "Verano Rojo" debido a la magnitud del derramamiento de sangre.

La masacre de Tulsa de 1921 fue uno de los peores casos de violencia racial masiva en la historia de Estados Unidos. La violencia se centró en el distrito de Greenwood de Tulsa (también conocido como "Black Wall Street"), un área comercial con muchos negocios exitosos de propiedad de negros. En 24 horas, cientos murieron, miles fueron desplazados y 35 manzanas quedaron reducidas a ruinas.

El Capítulo de Tulsa de la Cruz Roja Americana ayudó a muchas víctimas y compiló un informe con fotos de escenas de disturbios, áreas devastadas, tropas de la Guardia Nacional, casas destruidas, víctimas muertas y sobrevivientes de masacres en viviendas temporales. Advertencia: algunas imágenes son gráficas y los espectadores pueden encontrarlas perturbadoras.

Con el apoyo de NAACP, el Representante Dyer intensificó sus esfuerzos. En 1922, después de que el llamado "Proyecto de Ley Dyer Anti-Linchamiento" había sido aprobado por la Cámara y esperaba una votación del Senado, Dyer presentó un "Mapa Rojo del Registro de Linchamientos" al Congreso que mostraba los linchamientos por parte del estado y nombraba a los congresistas que se oponían al proyecto de ley.

El mapa fue creado por un líder de la cruzada contra los linchamientos, Ida B. Wells-Barnett, editora de la Libertad de expresión y faro de Memphis y autor de dos textos contra los linchamientos, Horrores del sur y El registro rojo.

Dyer reintrodujo la medida en cada nuevo Congreso en la década de 1920 sin éxito. Cerca de 200 proyectos de ley contra los linchamientos se presentaron en el Congreso solo durante la primera mitad del siglo XX, y esos esfuerzos continúan hoy.


Hace cien años, una revuelta racial de cuatro días envolvió Washington, D.C.

Según todos los informes, la celebración del 4 de julio de 1919 en Washington, D.C., fue una para todas las edades. Inmediatamente después del final de la Gran Guerra, y con el plan de paz de la Liga de las Naciones del presidente Woodrow Wilson todavía muy vivo, el Día de la Independencia fue una fiesta simbólica de salida del armario para los Estados Unidos de América en el escenario mundial.

Los piratas locales seguro lo jugaron de esa manera. Bajo el título & # 8220Gorgeous Display As Jubilee Finale, & # 8221 el Estrella de la tarde de Washington describió las festividades del Día de la Independencia como si el periódico fuera propiedad de un conglomerado de bengalas y bombas de cereza:

A & # 8216 resplandor de gloria & # 8217 que superó fácilmente cualquier exhibición pirotécnica jamás vista en Washington marcó el cierre de la ciudad y la celebración más elaborada del 4 de julio anoche, tanto la cantidad como la magnificencia de los fuegos artificiales eclipsaron cualquier cosa. del tipo visto en años anteriores.

Fue una de las muchas historias del periódico que ensalzaban las virtudes estadounidenses, incluido un artículo que detallaba un conmovedor discurso pronunciado por el presidente Wilson en la cubierta de un vapor presidencial, el George Washington, entre combates de tira y afloja entre los equipos del Ejército y la Marina. Las declaraciones del presidente Wilson lo declararon: el 4 de julio más tremendo jamás imaginado, porque hemos abierto su franquicia al mundo entero. & # 8221

Dos semanas más tarde, un brutal motín racial arrasaría la ciudad.

El motín estalló como tantos otros han estallado: siguiendo la afirmación de una mujer blanca de que los hombres negros la habían agraviado. Como señaló recientemente el Washington Post, los ataques de las semanas anteriores dieron lugar a titulares sensacionalistas, demostraciones masivas de la fuerza policial, decenas de arrestos infundados y una escalada de tensiones en toda la ciudad. En el incidente del 18 de julio que puso el fósforo en la yesca, Elsie Stephnick, de 19 años, caminaba hacia su casa en 9th St. SW desde su trabajo en la Oficina de Grabado a solo unas cuadras de distancia cuando dos hombres afroamericanos supuestamente chocó con ella y trató de robarle el paraguas. los Estrella de la tarde informó su descripción de los & # 8220atacantes de color & # 8221 como & # 8220 un hombre oscuro y bajo & # 8221 y un & # 8220 hombre más callejero con una & # 8216bumpy & # 8217 cara & # 8221. Stephnick afirmó que los detuvo hasta que un coche lleno de hombres blancos acudió en su ayuda. (Aparte de su palabra, ninguna evidencia o informe sugiere nada más que un intento de hurto, si es que ocurrió en primer lugar). Stephnick estaba casada con un empleado del Cuerpo de Aviación Naval, y la historia se difundió entre los soldados y marineros blancos en Washington en vacaciones de fin de semana.

La policía de DC arrestó rápidamente a Charles Ralls, un hombre negro, por el presunto ataque, pero la historia creció rápidamente con cada narración, un juego de teléfono racista que convirtió lo que era en el peor de los casos una escaramuza menor en bandas merodeadores de violadores afroamericanos que ... # 8217 había estado aterrorizando a la ciudad durante meses. Cuatro diarios, en una acalorada lucha por los lectores, avivaron el fuego con titulares como el Washington Post y # 8217 & # 8220 Negroes Attack Girl. Los hombres blancos persiguen en vano & # 8221 y el Washington Times & # 8217 & # 8220Negro Thugs. & # 8221 Las historias se publicaban en los cables de noticias y se publicaban en los periódicos de todo el país.

La policía interrogó a Ralls, y el esposo de Stephnick, John, se convenció de que era uno de los hombres que había atacado a su esposa. Un grupo de militares se reunió el sábado por la noche para vengarse, y como el historiador David F.Krugler describe la escena en 1919: el año de la violencia racial, no tomó mucho tiempo para que se formara una asamblea enojada: & # 8220 El resultado fue una turba en uniforme. & # 8221

Más de 100 militares, después de horas de beber en exceso, se reunieron frente a las tabernas, burdeles y salas de billar ilícitas del barrio sórdido conocido como & # 8220Murder Bay & # 8221, que hoy alberga los edificios federales que abrazan Pennsylvania Ave NW. (Aunque aún no se ha instituido en todo el país, el Distrito ya había caído bajo el hechizo levemente impuesto de la Prohibición). vecindario entonces conocido como Bloodfield. George Montgomery, un hombre de 55 años que estaba comprando productos, fue el primero en recibir una paliza. Los hombres pronto vieron a Ralls y su esposa y comenzaron a agredirlos hasta que se liberaron y corrieron a casa.

Durante cuatro días, Washington, DC se convirtió en un campo de batalla sin una defensa real contra el alboroto alrededor de la Casa Blanca, el Departamento de Guerra y el Capitolio, y en vecindarios predominantemente negros como LeDroit Park alrededor de la Universidad de Howard, el distrito de U Street, el Seventh St . corredor comercial, e incluso en calles aleatorias donde se encontraban almas desafortunadas. Esa noche, un hombre negro llamado Lawrence Johnson fue golpeado en la cabeza por los marines empuñando pañuelos llenos de piedras, hasta que eso se cansó y se utilizó una tubería para golpearlo con sangre en la acera, justo afuera de la Casa Blanca.

& # 8220 Ha habido disturbios raciales a lo largo de la historia de Estados Unidos, en cada década desde la fundación del país, y el peor fue en 1919 & # 8221, dice Cameron McWhirter, un Wall Street Journal reportero y autor de Verano rojo: el verano de 1919 y el despertar de la América negra. & # 8220Cada uno fue instigado por turbas blancas y Washington fue el pináculo si no por otra razón que el simbolismo. Cuando los marineros y soldados se reunieron para levantar el infierno sobre la raza, fue en el Monumento a la Paz frente al Capitolio, que fue erigido para decir que somos una nación después de la Guerra Civil.

El término & # 8220Red Summer & # 8221 acuñado por la NAACP & # 8217s primer secretario de campo ejecutivo negro James Weldon Johnson (quien también escribió & # 8220Lift Ev & # 8217ry Voice and Sing, & # 8221 ahora comúnmente conocido como & # 8220The Black National Anthem), se refirió al derramamiento de sangre en los disturbios raciales en todo el país. De abril a noviembre, cientos de estadounidenses, en su mayoría negros, morirían y miles más resultaron heridos. Los linchamientos y los asesinatos indiscriminados provocaron 25 conflictos en pueblos pequeños como Millen, Georgia, y en ciudades importantes como Charleston, Chicago y Cleveland. Elaine, Arkansas, vio lo más espantoso de todos cuando 237 aparceros negros fueron asesinados durante dos días por intentar formar un sindicato. Fue un año que vería 78 linchamientos y 11 hombres negros quemados vivos en la hoguera.

Los factores culturales, económicos y militares se combinaron en 1919 para crear las condiciones propicias para la lucha.. D.W. Griffith y # 8217s 1915 Nacimiento de una nación& # 8212 proyectado en la Casa Blanca y recibido con entusiasmo por el presidente Wilson & # 8212 glorificó a los terroristas encapuchados del Ku Klux Klan como héroes, presentando a la organización como salvadores de las mujeres blancas del sur durante la Reconstrucción. La película fue un éxito de taquilla y ayudó a provocar un renacimiento del Klan, que pasó de unos pocos miles de miembros antes del lanzamiento a estimaciones de 4-8 millones a mediados de la década de 1920. El 6 de julio de 1919, los periódicos locales informaron que el Klan entró en el condado de Montgomery & # 8212 justo en las afueras de Washington, DC & # 8212 por primera vez en 50 años.

Mientras tanto, la Gran Migración vio a decenas de miles de negros trasladarse de los campos de algodón del sur a las fábricas del norte. Los soldados que regresaban de la Primera Guerra Mundial también buscaron trabajo. El trabajo organizado creció, al igual que el malestar laboral, y el Partido Comunista de los Estados Unidos surgió como una rama del Partido Socialista. Como escribe McWhirter, "El Verano Rojo llegó junto con el Susto Rojo. & # 8221 Se extendió el miedo al radicalismo, especialmente hacia los negros que ya no aceptaban el orden social anterior a la Primera Guerra Mundial.

El Verano Rojo fue un momento en el que los ciudadanos negros demostraron que habían tenido suficiente y se defendieron. Aproximadamente 375,000 afroamericanos sirvieron en la Primera Guerra Mundial y, al regresar a casa, se sintieron nuevamente envalentonados para luchar por sus derechos. La justa indignación quedó plasmada en un poema de julio, publicado por primera vez en El libertador por el influyente escritor del Renacimiento de Harlem, Claude McKay. & # 8220If We Must Die "fue el himno de Red Summer, un conmovedor verso de 14 líneas que termina con una llamada literal a las armas:

¿Qué importa si tenemos ante nosotros la tumba abierta?

Como hombres nosotros& # 8217 me enfrentaré a la manada asesina y cobarde,

¡Presionado contra la pared, muriendo, pero luchando!

La resistencia emergente también se vio reflejada en la adopción de NAACP & # 8217 de una plataforma más activista, mostrando su fuerza en apoyo de HR 11279, el proyecto de ley anti-linchamiento presentado por primera vez en el Congreso por el congresista Leonidas Dyer de Missouri en 1918. La NAACP en 1919 fue asombrosa, más del doble de su membresía de 44,000 a 91,000.

En 1919, unos 110.000 afroamericanos (aproximadamente una cuarta parte de la población de la ciudad) llamaron hogar a Washington, DC, más que cualquier otra ciudad estadounidense. McWhirter lo describe como & # 8220black America & # 8217s el principal centro cultural y financiero, & # 8221, con más afroamericanos acomodados que en cualquier otro lugar y numerosos empleos estables de clase media con salarios decentes que trabajan para políticos, burócratas y el gobierno federal. , especialmente durante el esfuerzo de guerra. La prosperidad negra, sin embargo, fue una afrenta para muchos veteranos blancos que sintieron que habían regresado a un país diferente al que habían dejado, a pesar de que varios soldados negros en la 372 ° Infantería, compuesta por unidades de la Guardia Nacional de Connecticut, Maryland, Massachusetts, Ohio, Tennessee y el Distrito de Columbia habían recibido la Croix de Guerre, el más alto honor militar de Francia.

& # 8220 Hubo dos problemas importantes para los soldados que regresaban después de la Primera Guerra Mundial & # 8221, dice John M. Cooper Jr., profesor emérito en el departamento de historia de la Universidad de Wisconsin-Madison y autor de Woodrow Wilson: una biografía. & # 8220 Tienes a todos estos Doughboys volviendo inundando el mercado laboral, por lo que hay & # 8217s desempleo. También tiene el levantamiento de los controles de precios en tiempos de guerra, por lo que existe una inflación galopante, que se llamó & # 8216High Cost of Living & # 8217. A principios de agosto, Wilson dio su último discurso antes de su accidente cerebrovascular sobre el HCL y básicamente dijo que todos deben ser moderados en sus gastos porque lo siento, el gobierno puede hacer muy poco al respecto. & # 8217 & # 8221

Lo mismo podría haberse dicho, al menos inicialmente, de la propagación de la violencia en D.C. ese verano cuando la mafia blanca y la ira colectiva # 8217 cayó sobre cualquier persona negra desafortunada que se cruzara en su camino. Los militares blancos sacaron a los negros de los tranvías, golpeándolos en las aceras hasta que apareció la policía, cuando se dispersarían y volverían a formar, una turba amorfa que se expandió la noche del domingo 20 de julio, cuando cien hombres más salieron de la Marina. Patio para aterrorizar a los residentes negros locales. Pandillas de alborotadores se amontonaron en & # 8220coches de terror & # 8221, el nombre de la calle para los Model-T utilizados en tiroteos indiscriminados desde vehículos. Carter Goodwin Woodson, un destacado historiador negro que era decano de la Universidad de Howard en ese momento, más tarde recordó los horrores que presenció después de esconderse en las sombras por su seguridad: la mafia & # 8220 atrapó a un negro y lo ayudó deliberadamente a levantarse como si fuera un buey. por matanza, & # 8221 escribió, & # 8220 y cuando lo habían ajustado convenientemente para lincharlo le dispararon. & # 8221

Durante el fin de semana, los periódicos continuaron avivando el fuego, informando que se habían vendido 500 revólveres en las casas de empeño mientras se trazaban las líneas de batalla. Un notorio El Correo de Washington La historia de la portada del lunes se tituló & # 8220Movilización para esta noche & # 8221 e instó a todos los militares sanos a unirse a una & # 8220 & # 8216 limpieza & # 8217 que hará que los eventos de las dos últimas noches palidezcan hasta convertirse en insignificantes, & # 8221 una llamada apenas codificada para infligir más dolor a la comunidad negra.

Las multitudes blancas continuaron desatando violencia hasta la media mañana del lunes, cuando un grupo de hombres negros condujo un automóvil terrorista por su cuenta pasando por el Hospital de la Armada y disparó contra los pacientes que pululaban afuera. Para combatir el & # 8220reinado de la histeria y el terror & # 8221, el periódico negro de la ciudad, el Abeja de washington, instó a los negros a armarse, y un mercado abrumador de armas de fuego y municiones compradas en Baltimore se introdujeron de contrabando en Washington. Los rumores llegaron a las calles de que los oficiales del ROTC de la Universidad de Howard estaban entregando armas y municiones. Se instalaron barricadas alrededor de Howard y el área de U Street con tejados patrullados por hombres negros con rifles, incluidos veteranos de la Primera Guerra Mundial.

Mientras tanto, unos 400 hombres blancos prestaron atención a la Washington Post y # 8217 llamar a las 9 p.m. y unidos en el centro recreativo de Caballeros de Colón en Pennsylvania Avenue en 7th St. NW. Las víctimas de la violencia llenaron los hospitales y morgues segregados, ya que decenas resultaron heridas y al menos cuatro murieron. De acuerdo con la El Correo de Washington, la primera persona muerta fue Randall Neale, un hombre negro de 22 años que murió a tiros en el pecho por parte de los marines que se dice que pasaba en un automóvil. los Abeja de washington informó que Neale acababa de regresar de la guerra y describió su muerte como "uno de los asesinatos más cobardes que jamás se haya perpetrado contra un joven que había estado en Francia para luchar por la democracia mundial. & # 8221 El sargento Randall Neale sería enterrado en Cementerio Nacional de Arlington.

Neval Thomas, profesor de historia en la escuela secundaria Dunbar de Washington y activista que sería nombrado miembro de la junta directiva de la NAACP en 1919, escribió que los blancos ya no causarían estragos con impunidad, que los negros "morirían por su raza y desafiarían a la gente". mafia blanca. & # 8221

Un incidente en particular se destaca en medio de los informes de noticias. Cerca de Union Station, una niña negra de 17 años llamada Carrie Johnson se escondía debajo de su cama en el segundo piso cuando 1,000 alborotadores irrumpieron en el área. Respondiendo a los informes de alguien disparando desde el edificio y el techo # 8217, la policía derribó la puerta de su habitación. Johnson disparó y mató al detective de la Policía Metropolitana de 29 años Harry Wilson y reclamó defensa propia. Se convirtió en una heroína popular en la prensa negra. Un poema publicado en Afro-American en agosto de 1919 decía sin rodeos: & # 8220Usted leyó sobre Carrie Johnson, que solo tenía diecisiete años, ella mató a un detective no era & # 8217t ella valiente y entusiasta & # 8221 Johnson fue acusado de asesinato en primer grado. . En 1921, fue declarada culpable de homicidio, pero otro juez anuló el veredicto después de aceptar que temía por su vida y actuó en defensa propia. En dos años, Johnson era una mujer libre.

Las peores horas de la guerra racial terminaron el martes por la mañana temprano cuando los alborotadores se agotaron.

Las afirmaciones de un ataque violento contra Elsie Stephnick fueron vagas en el mejor de los casos, pero dada la hostilidad que sienten muchos residentes blancos de la ciudad y el hecho de que la historia de la & # 8220 mujer blanca devastada por hombres negros & # 8221 se difundió tan rápidamente, es probable que haya poca posibilidad de que se hubieran prevenido los primeros disturbios. Sin embargo, nadie intentó evitar la escalada.

Mucho antes de que el Congreso concediera la autonomía de D.C. en 1973, la ciudad estaba dirigida por tres comisionados de distrito designados por el presidente. El ex periodista de Tennessee Louis & # 8220Brownie & # 8221 Brownlow, al que le dieron el trabajo en 1915 por su amistad con Woodrow Wilson, titubeó mientras Washington explotaba, apegándose a su plan equivocado de tener la ciudad y la fuerza policial de 700 personas de la ciudad, guardias auxiliares en el hogar, y las tropas prestadas mantienen la calma. Fue una decisión sospechosa dado que DC está bajo la jurisdicción federal y Brownlow podría haber llamado fácilmente a las tropas disciplinadas de la Primera Guerra Mundial de cualquiera de las instalaciones militares cercanas. Más tarde, Brownlow culpó a los agitadores comunistas externos. Todavía estaba furioso por eso cuando su autobiografía, Pasión por la política, fue publicado en 1955.

Recién el martes 22 de julio el presidente Wilson autorizó la movilización de 2.000 soldados. Las multitudes se dispersaron en las esquinas de las calles, se cerraron teatros y bares, se restringió el tráfico de automóviles y se trajeron tanques equipados con ametralladoras desde Fort Meade, a 25 millas de distancia en Maryland. Esa noche surgió una violencia limitada, pero lo que realmente trajo la calma a la capital fue una incesante y calurosa tormenta de lluvia durante la noche de verano.

Aún así, el daño ya estaba hecho, y no solo al capitolio de la nación. La prensa negra en Estados Unidos criticó la falta de voluntad de Wilson para interceder y traer la paz, mientras que los periódicos en Alemania y Japón lo criticaron por promover la Liga de Naciones mientras los ciudadanos negros soportaban un verano de infierno en todo el país y en su propio patio trasero. los Independiente de Atlanta declaró, & # 8220Nuestro presidente parece estar en total ignorancia de las condiciones que se dan en su puerta. & # 8221

Una explicación completa de los disturbios de Washington DC no estaba & # 8217t en la mente de nadie, al menos de nadie en el poder. Nunca se dio una cifra oficial de muertos en el momento en que el número & # 8220oficial "era siete, mientras que ahora se cree que murieron alrededor de 40. El gobierno nunca hizo cuentas similares, de lesiones y daños a la propiedad.

Para cuando cesó la lluvia y el último soldado salió de Washington D.C. el domingo 27 de julio, la violencia y la tragedia de Red Summer se habían trasladado hacia el oeste. El mismo día, Chicago estalló en su propia guerra racial de 1919, aún más sangrienta, que comenzó cuando un adolescente afroamericano fue golpeado en la cabeza por una piedra arrojada por un hombre blanco y se ahogó en el lago Michigan por el delito de nadar donde no se suponía que lo fuera.

Sin embargo, la violencia en D.C. marcó un punto álgido en la dinámica racial estadounidense. La lucha del siglo XX contra la estructura de poder blanca estaba cerca, incluso si el motín en sí fue barrido debajo de la alfombra. Después de la guerra racial de Washington, una mujer negra del sur ", como ella misma se identificó, escribió una carta a la revista NAACP, La crisis, alabando a los negros por luchar:

El motín de Washington me dio una emoción que se produce una vez en la vida. por fin nuestros hombres se habían levantado como hombres. Me paré solo en mi habitación. y exclamó en voz alta: "Oh, gracias a Dios, gracias a Dios". El horror reprimido, el dolor y la humillación de toda una vida, medio siglo, me estaban siendo despojados.

Sobre Patrick Sauer

Patrick Sauer, originario de Montana, es un escritor independiente que vive en Brooklyn. Su obra aparece en Vicedeportes, Biographile, Smithsonian, y El clasico, entre otros. El es el autor de La guía completa para idiotas de los presidentes estadounidenses y una vez escribió una obra de teatro en un acto sobre Zachary Taylor.


QUE PASA CON ESO

Leonidas C. Dyer, un republicano derrotado por los progresistas, sigue leyendo.

¿Has oído hablar de este hombre? Fui a una "gran" escuela. Mis padres se mudaron a una comunidad debido a las "excelentes" escuelas. No podían permitírselo, pero lo hicieron por sus hijos. Estaba teniendo una mejor educación en Queens. Nunca me enseñaron acerca de los muchos hombres y mujeres conservadores que apoyaron la "JUSTICIA" y fueron rechazados o "escritos" en la historia por los progresistas en nuestro país. Me enseñaron la historia progresista y eso fue hace 50 años. ¿Qué están aprendiendo nuestros nietos?

Todo lo que sé es que los conservadores pierden y los progresistas ganan. ¿POR QUÉ? ¿CÓMO? ¡INCREÍBLE!

Aquí tienes uno de mis nuevos héroes sobre el que deberías informarte.

Aquí hay un enlace de Wikipedia para leer toda su vida: http://en.wikipedia.org/wiki/Leonidas_C._Dyer

Pero lo que me atrajo hacia este gran hombre fue esto:

Proyecto de ley contra los linchamientos [editar] Disturbios de St. Louis de 1917 Más información: Proyecto de ley contra los linchamientos de Dyer, Lynching in the United States y Lynching


En mayo de 1917, estalló un motín en Saint Louis, donde multitudes de hombres blancos étnicos atacaron a los trabajadores negros, rompehuelgas que habían sido contratados para reemplazar a los huelguistas de la Federación Estadounidense del Trabajo. En julio de 1917, estalló la violencia de la mafia en East St. Louis contra los negros, también en un contexto de competencia por los trabajos. Dos policías blancos murieron al principio del enfrentamiento. En represalia, turbas de etnia blanca mataron a 35 negros, mutilaron los cuerpos y los arrojaron al río Mississippi. [9] Los alborotadores blancos atacaron abiertamente y lincharon a varios negros. Quienes intentaron detener los linchamientos fueron amenazados por la turba blanca con violencia física. Cuando los negros huyeron a St. Louis, los alborotadores blancos amenazaron con matarlos a su regreso. La Guardia Nacional de Illinois blanca puso fin a los disturbios, participó en la violencia contra los negros o no hizo nada para detener la violencia. Un niño negro fue baleado y arrojado a un edificio en llamas, mientras que las prostitutas blancas atacaban abiertamente a las mujeres negras. Después de los disturbios, de las 134 personas imputadas, solo 9 blancos que fueron procesados ​​fueron a prisión, mientras que 12 negros acusados ​​que fueron a juicio fueron encarcelados. Casi 1/3 del total de 134 personas acusadas eran negras [10]. La tasa de condenas, matemáticamente, fue más del doble para los negros que para los blancos.

Dyer estaba angustiado por la violencia de la multitud, con su desprecio por los tribunales y el "estado de derecho". Su distrito en St. Louis tenía en su mayoría residentes afroamericanos y quería proteger a sus electores y otros ciudadanos. Mucha gente de su distrito había emigrado a St. Louis desde el sur, en el éxodo conocido como la Gran Migración. Se establecieron en St. Louis, donde la industrialización había conducido a una economía fuerte y a un aumento de puestos de trabajo. La economía también había atraído a numerosos inmigrantes de Europa y la competencia por el trabajo era alta. [9] Dyer también conocía la continua alta tasa de linchamientos, principalmente de negros por parte de blancos en el sur. Trabajando con W.E.B. DuBois y Walter White de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color, que habían estado trabajando en una campaña nacional contra los linchamientos, Dyer ayudaron a desarrollar y acordaron patrocinar la legislación contra los linchamientos. [11]

El 1 de abril de 1918, Dyer presentó el proyecto de ley Dyer Anti-Lynching, que habría convertido el linchamiento en un delito federal. [9] En su discurso, anticipó posibles objeciones de algunos miembros sobre el patrocinio del gobierno federal de la legislación "social", y señaló que el linchamiento violaba los derechos de las personas en virtud de la 14ª Enmienda. Además, señaló que el Congreso había aprobado leyes sobre trabajo infantil y la enmienda de prohibición. Él dijo:


& # 8220Si el Congreso ha sentido su deber de hacer estas cosas, ¿por qué no debería también asumir jurisdicción y promulgar leyes para proteger las vidas de los ciudadanos de los Estados Unidos contra la ley de linchamiento y la violencia de las turbas? ¿Son los derechos de propiedad, o lo que beberá un ciudadano, o las edades y condiciones en las que trabajarán los niños, más importantes para la Nación que la vida misma? & # 8221 [12]
Los líderes negros del Norte habían insistido en que la plataforma nacional del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de 1920 incluyera el apoyo a la legislación contra los linchamientos. Después de las elecciones, la comunidad negra se quejó cuando pasaron meses sin que Harding consiguiera que el Congreso presentara y aprobara un proyecto de ley. [2]
Dyer presentó una versión revisada del proyecto de ley en la Cámara de Representantes en 1921. Debido a la "insistente demanda de todo el país", se aprobó el 22 de enero de 1922. [2] La primera legislación federal de este tipo que obtuvo la aprobación de la Cámara en el siglo XX, habría permitido al gobierno federal enjuiciar el crimen. Las autoridades del sur rara vez lo hacían. En el sur, la mayoría de los negros habían sido privados de sus derechos desde 1890 & # 82111911 por cambios constitucionales y legislación discriminatoria después de que los demócratas del sur recuperaron el poder en las legislaturas estatales. [13] Al no poder votar, los negros fueron descalificados para formar parte de jurados o ocupar cualquier cargo político porque prácticamente no tenían poder político dentro del sistema oficial. En los pocos casos que llegaron a juicio, los jurados de blancos por lo general nunca condenaron a un hombre blanco por linchar a un negro.
El presidente republicano Warren G. Harding habló a favor del proyecto de ley contra los linchamientos de Dyer en una comparecencia en Birmingham, Alabama. Con gran interés en el proyecto de ley en todo el país, fue aprobado por la Cámara el 26 de enero de 1922 con la ayuda de los republicanos liberales y ocho representantes demócratas, y pasó al Senado. El presidente Harding dijo que firmaría el proyecto de ley si el Senado lo aprobaba [2]
Los defensores del proyecto de ley contra los linchamientos de Dyer creían que los linchamientos y la violencia de las turbas les quitaban los derechos de los ciudadanos afroamericanos bajo la Decimocuarta Enmienda. Estos derechos incluían un juicio rápido y justo por un jurado imparcial. Otros derechos ciudadanos incluyen el derecho a ser informado de la naturaleza del delito imputado, la posibilidad de tener testigos a favor de la defensa y ser representado por un consejo en la corte [2]. Muchos negros se sintieron traicionados por los republicanos debido al lento proceso del proyecto de ley al Senado. Una marcha de protesta silenciosa de muchos negros tuvo lugar frente a los terrenos de la Capital y la Casa Blanca en 1922 mientras se contemplaba la constitucionalidad del proyecto de ley. Un cartel de protesta decía: "El Congreso discute la constitucionalidad mientras el humo de los cuerpos en llamas oscurece los cielos". [2
[editar] El filibustero del Senado 1922

El senador estadounidense Lee Slater Overman de Carolina del Norte, Harris & amp Ewing, 1914.

Los senadores demócratas del sur obstruyeron el proyecto de ley Dyer Anti-Lynching Bill en diciembre de 1922 y dos veces más para evitar su aprobación.

Después de que el proyecto de ley de Dyer llegara al Senado y recibiera un informe favorable del Comité Judicial, algunos senadores republicanos, incluido el más prominente William Borah, un conservador de Idaho, hablaron en contra. Borah estaba preocupado por cuestiones de soberanía estatal y creía que el proyecto de ley no era constitucional. [11] Le preocupaba especialmente la cláusula que preveía que las autoridades federales sancionarían a los funcionarios estatales por "negligencia en la represión de los linchamientos". [14] [15]

Un obstruccionismo prolongado de los demócratas blancos del sur impidió la consideración del proyecto de ley y lo derrotó. Después de que los demócratas retrasaron la votación sobre todos los asuntos nacionales en el Senado durante una semana en diciembre de 1922 debido a su obstruccionismo, los republicanos se dieron cuenta de que no podían superar la táctica y finalmente admitieron la derrota del proyecto de ley de Dyer. [9] El senador Lee S. Overman de Carolina del Norte dijo al New York Times que "los buenos negros del sur no querían la legislación porque 'no la necesitan'". [16]


¿Se aprobaron leyes después de la masacre de Tulsa Race?

He leído que se propusieron varios proyectos de ley contra los linchamientos después de la masacre racial de Tulsa de 1921. & # 160 ¿Alguno de estos se aprobó con éxito? & # 160 ¿Hubo alguna otra legislación relacionada que realmente se aprobó?

¡Gracias por tu ayuda!

Re: Laws passed after the Tulsa Race Massacre?
Lauren Theodore 26.05.2021 12:30 (в ответ на history fan)

Thank you for posting your question on History Hub.

A search of our National Archives Catalog showed multiple record series relating to anti-lynching legislation. The first group is in Record Group 233 - Records of the U.S. House of Representatives, 1789 - 2015 at the Center for Legislative Archives. These include Committee Papers, 1813 - 2011, Petitions and Memorials, 1813 - 1968, and Committee Papers of the Committee on the Judiciary for the 75th Congress.

There are others as well, so please contact the Center for Legislative Archives directly for more information. Their contact information is:

Center for Legislative Archives (LL)

National Archives Building

Room 8E, 7th and Pennsylvania Avenue NW

We also located records at the Harry S. Truman Library in Record Group 220 - Records of Temporary Committees, Commissions, and Boards, 1893 - 2008 that include Anti-Lynching Legislation, Report on, Anti-Lynching Legislation [mail favoring], and Anti-Lynching Bills (Experimental Bills Prep. by the Dept. of Justice).

The contact information for the library is:

Harry S. Truman Library (LP-HST)

Independence, MO 64050-1798

We cannot verify if any of the legislation records included above are direct result of the Tulsa Race Massacre. It is necessary for the reference staff to conduct a more thorough investigation into the records and perform additional searches for legislation from a particular event.

We hope this information is helpful in beginning your research.

The National Archives and Records Administration

Re: Laws passed after the Tulsa Race Massacre?

Very helpful, thanks for your reply!

Re: Laws passed after the Tulsa Race Massacre?
Legislative Archives 28.05.2021 9:56 (в ответ на history fan)

Thanks for posting to History Hub!

From shortly before the Tulsa Race Massacre until about 1960, nearly 200 anti-lynching bills were introduced in Congress. None were signed into law. Several bills passed the House, including what became known as the Dyer Anti-Lynching Bill -- first introduced as H.R. 11279 in 1918 (65th Congress), it passed the House as H.R. 13 in 1922 (67th Congress). The bill failed to pass in the Senate. You can view the Red Record of Lynching Map, submitted in support H.R. 13, in the National Archives Catalog.

More detail on Dyer's anti-lynching push is available in the historical essay, Anti-Lynching Legislation Renewed, published by the History Office of the House of Representatives. Rep. Leonidas C. Dyer represented sections of St. Louis, MO across the river from East St. Louis, IL, which saw race riots in the summer of 1917 and compelled "Dyer to tackle the problem of lynching and mob violence." The House established a Select Committee to investigate the circumstances surrounding the East St. Louis riots.

The first anti-lynching bill was introduced by Rep. George Henry White of North Carolina in January 20, 1900 in an effort to make lynching a Federal crime. It was referred to the House Judiciary Committee, but no further action was taken. The first page of H.R. 6963, 56th Congress is available online via the Capitol Visitor Center website.

In 2005 the Senate passed S.Res. 39, a resolution: "Apologizing to the victims of lynching and the descendants of those victims for the failure of the Senate to enact anti-lynching legislation." For more information on modern anti-lynching legislation see the Congressional Research Service report: "Overview of Recent Anti-Lynching Proposals" (November 18, 2020).

The best source to track legislation is the Congressional Record. The Congressional Record is the record of proceedings and debate on the floor of the U.S. House of Representatives and the U.S. Senate. It's published daily while Congress is in session and a permanent, bound edition is published at the end of each session of Congress. Both the Index to the Proceedings section and the History of Bills and Resolutions section included in the bound edition are good starting points. The Congressional Record is freely available online via GovInfo, and it's also available through subscription databases like HeinOnline.

Another helpful source for legislative information is ProQuest Congressional, a subscription database with the full text of the Serial Set. The Serial Set includes both published reports from congressional committees and documents ordered printed by the House or the Senate. Check with a local academic or law library for access to ProQuest. There are a number of committee reports on anti-lynching legislation.


Notas al pie

122 Carter et al., Historical Statistics of the United States: Government and International Relations, vol. 5: 252–255.

123 William B. Hixson Jr., “Moorefield Storey and the Defense of the Dyer Anti-Lynching Bill,” New England Quarterly 42 (March 1969): 65–81 Robert L. Zangrando, The NACCP Crusade Against Lynching, 1909–1950 (Philadelphia, PA: Temple University Press, 1980): 18–19, 80–83, 214.

124 The standard biography on Johnson is Robert Fleming, James Weldon Johnson (New York: Twayne Publishers, 1987).

125 For more on Johnson and his role in lobbying for the Dyer bill, see his memoir, Along This Way (1933 repr., New York: DaCapo Press, 2000): especially pages, 361–373 quotation on page 363.

127 Zangrando, The NAACP Crusade Against Lynching, 1909–1950: 42–43.

129 Registro del Congreso, House, 65th Cong., 1st sess. (9 July 1917): 4879 Registro del Congreso, House, 65th Cong., 1st sess. (6 July 1918): 8827. See also Zangrando, The NAACP Crusade Against Lynching: 43. The East St. Louis tragedy epitomized wartime racial violence in cities—spurred in large measure by the growing influx of southern blacks and immigrant whites and increased competition for industrial employment and housing. Over the next two years, riots occurred in Houston, Texas Chester, Pennsylvania Washington, DC Knoxville, Tennessee Omaha, Nebraska and Chicago, Illinois. The summer of 1919, known widely as the “Red Summer,” was particularly violent—with 26 race riots reported nationwide resulting in hundreds of deaths. For a representative account of a particularly violent episode in 1919, see William M. Tuttle Jr., Race Riot: Chicago in the Red Summer of 1919 (New York: Atheneum, 1980).

130 Registro del Congreso, House, 65th Cong., 2nd sess. (7 May 1918): 6177.

132 Zangrando, The NAACP Crusade Against Lynching, 1909–1950: 54–55, 61–62 Johnson, Along This Way: 362–364.

133 Zangrando, The NAACP Crusade Against Lynching, 1909–1950: 61–62.

134 For the entire debate, see the Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (26 January 1922): 1773–1796.

135 Zangrando, The NAACP Crusade Against Lynching, 1909–1950: 63. Members were rounded up for a quorum on three dates: December 19 and December 20, 1921, and January 25, 1922. Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (25 January 1922): 1697–1698 Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (19 December 1921): 541–562.

136 Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (4 January 1922): 797, 799 Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (26 January 1922): 1775. For Sumners’s complete speech on January 26, see pages 1774–1786. Sumners’s defense rested principally on the suppositions that such an intrusion of federal power on states’ rights was unconstitutional, that it placed state officers under federal control, and that proposed fines levied against local municipalities and individuals were excessively punitive. During the climax of the debate, Sumners taunted Dyer directly by using the analogy of the accused in a jailhouse besieged by the mob at the front door: “Today the Constitution of the United States stands at the door, guarding the governmental integrity of the States, the plan and the philosophy of our system of government, and the gentleman from Missouri, rope in hand, is appealing to you to help him lynch the Constitution.” Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (26 January 1922): 1774.

137 Johnson, Along This Way: 366 Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (26 January 1922): 1784.

138 Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (26 January 1922): 1795–1796.

139 Bankhead was the only one of these Members to deliver a lengthy floor speech. In his conclusion, he declared, “If it is a monstrously evil thing, as it is, to lynch a citizen, I answer that it is equally as felonious and culpable for a lawmaker knowingly to assassinate the Constitution.” Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (26 January 1922): 1792.

140 Zangrando, The NAACP Crusade Against Lynching, 1909–1950: 66.

141 Ibid., 66–67 Registro del Congreso, House, 67th Cong., 2nd sess. (21 September 1922): 13075–13079, 13082–13086.


Tag: Dyer Act

In August 1935, Special Agents Nelson B. Klein and Donald C. McGovern from the Cincinnati office of the FBI began investigating convicted criminal George W. Barrett, the “Diamond King,” for his suspected involvement in a number of motor vehicle scams in Ohio and elsewhere across the country. The Department of Justice had Barrett under surveillance since 1931 for dealing in stolen automobiles. In “Barrett v. United States,” in the Seventh Circuit Court of Appeals, heard on March 17, 1936, the court provided details on Barrett’s criminal activities, stating:

His method was to buy an automobile, obtain title papers for it, steal an automobile of similar description, change its motor numbers to correspond with those on the purchased car, obtain duplicate title papers, and then sell the stolen car to some dealer.

In each instance, Barrett sold the stolen vehicles with papers purporting to show that the sales were legitimate.

Special Agent Nelson B. Klein. Courtesy Federal Bureau of Investigation at “History – Federal Bureau of Investigation.”

Special Agents Klein and McGovern learned that Barrett was in Hamilton, Ohio after a recent car deal there with the Central Motor Company, but neither they nor the local police were able to question him before he left the area. Acting on a tip, the G-Men – a term used to describe government men, particularly the federal agents working under J. Edgar Hoover – suspected Barrett might travel to College Corner at the Ohio-Indiana border, where Barrett’s brother lived. They drove there on August 16, 1935 and spotted Barrett near the residence of his brother’s home, along with a vehicle matching the motor number of an automobile involved in one of Barrett’s recent schemes. Klein telephoned the sheriff’s office in Hamilton for assistance in arresting Barrett, and he and McGovern parked their car and waited. Before Sheriff John Schumacher and Deputy Charles Walke arrived, Barrett returned to his car with a package in which he had hidden a gun.

Special Agent Donald C. McGovern. Courtesy William Plunkett, The G-Man and the Diamond King, page 37.

Barrett went to unlock his car door, but as Klein and McGovern started their vehicle and began to approach, he abruptly turned and started walking away. Fearful that he was trying to flee and would elude them again, Klein jumped out of the FBI vehicle and called out to him to stop. Barrett ignored the calls and continued walking down a nearby alley with Klein in pursuit.

Once back in the open, the “Diamond King” opened fire, striking Klein numerous times. Klein returned fire and succeeded in hitting Barrett in the legs, but the federal agent succumbed to his gunshot wounds and died at the scene.

In the days following, newspapers across the country reported on the gun battle that had ensued in College Corner. On August 18, 1935, just two days after the shooting, the Indianapolis Star reported that Barrett would stand trial in Indianapolis and would be taken there as soon as his wounds allowed. Although College Corner falls right along the Indiana-Ohio line, agents confirmed that Klein had fallen dead on the Indiana side. los Richmond Item reported: “the trial, to be held in the Indianapolis Federal Courtroom, will be the first murder trial ever conducted in the Southern Indiana District Court.”

[Zanesville, Ohio] Times Recorder, August 17, 1935, page 1. Courtesy Newspapers.com. Sheboygan [Wisconsin] Press, August 17, 1935, page 2. Courtesy Newspapers.com.

The Richmond Item, August 31, 1935, page 1. Courtesy Newspapers.com.

Federal officers transferred Barrett from the Hamilton, Ohio hospital to the City Hospital in Indianapolis on August 21. On August 26, the [Hamilton] Journal News reported on the recovery of one of the automobiles Barrett reportedly stole and transported over state lines from San Diego to Hamilton. Barrett allegedly changed the motor and serial numbers of the car before selling it to a garage in Hamilton. Jurors wasted no time in indicting Barrett for the murder of Special Agent Klein and for violating the National Motor Vehicle Theft Act.

George W. Barrett. Courtesy Find a Grave.

Passed in 1919, the National Motor Vehicle Theft Act – also known as the Dyer Act – helped supplement individual states’ efforts to combat automobile theft in the country. In the fall of 1919, newspapers reported that the practice of stealing automobiles was on the rise throughout the U.S., especially in some midwestern cities such as Detroit, Chicago, and St. Louis. los Indianapolis News claimed that over 22,000 automobiles were stolen in eighteen western and midwestern cities in 1918. Other articles put the number closer to 30,000. Congressman Leonidas C. Dyer of Missouri, who introduced the legislation, argued that the losses amounted to hundreds of thousands of dollars each year, while also causing hefty increases in automobile theft insurance.

Stolen vehicles reported by Representative Dyer. Chicago Tribune, September 21, 1919, section 2, page 13. Courtesy Newspapers.com.

The act sought “to punish the transportation of stolen motor vehicles in interstate or foreign commerce.” In accordance with the law, anyone who knowingly transported or caused to be transported a stolen motor vehicle in interstate or foreign commerce could be fined up to $5,000, imprisoned for up to five years, or both. Those found guilty of violating the law could also be punished in any district through which the guilty party transported the vehicle. According to former Special Agent William Plunkett in The G-Man and the Diamond King:

The BOI (later the FBI) gained more influence in 1919 with the passage of the Dyer Act . . . now it could prosecute criminals who’d previously evaded the Bureau by driving across a state line. More than any other law, the Dyer Act sealed the FBI’s reputation as a national investigative crime-fighting organization.

Federal officers arrested many professional automobile thieves in the 1920s and 1930s after the law went into effect. In many instances, these criminals were wanted for other offenses, including murder. Prior to the passage of the act, federal agents did not have the authority to pursue such criminals and had to let local and state authorities try to handle the rising number of cases. In some instances, local authorities caught and successfully imprisoned criminals and gangsters of the period, only to see their prison sentences expire or have them escape and commit more dangerous crimes. This was particularly true in the case of notorious gangster John Dillinger. In the early 1930s, Dillinger and his gang robbed several banks, plundered police arsenals, killed a police detective in Chicago, and fled the county jail in Crown Point, Indiana in March 1934 after being held to await trial. The FBI’s website states:

Fue entonces cuando Dillinger cometió el error que le costaría la vida. He stole the sheriff’s car and drove across the Indiana-Illinois line, heading for Chicago. Al hacer eso, violó la Ley Nacional de Robo de Vehículos Motorizados, que convirtió en delito federal transportar un vehículo motorizado robado a través de una frontera estatal.

After Dillinger violated the National Motor Vehicle Theft Act, the FBI became actively involved in his capture.

Indianapolis Star, December 4, 1935, page 3. Courtesy Newspapers.com.

Both the National Motor Vehicle Theft Act and a recently passed 1934 law making the killing or assault of a United States officer a federal offense punishable by death sealed George Barrett’s fate. His trial began on December 2. According to El Tennessean, he was only the second man to be tried under the new law providing for capital punishment in the killing of a federal officer. Edward Rice, defense counsel for Barrett, argued that Barrett had been warned days before Special Agent Klein’s killing that Kentucky outlaws were after him and might pose as officers. As such, Barrett maintained that he acted in self-defense out of fear for his life. However, during his time on the witness stand, Special Agent Donald McGovern testified that Klein called out to Barrett and clearly identified himself and McGovern as federal officers.

On December 8, the Indianapolis Star reported that the jury only took fifty minutes to return with a guilty verdict. With no qualification calling for life imprisonment, Barrett was to be hanged. District Attorney Val Nolan stated “I think this is the greatest victory for law and order ever achieved in the state of Indiana.” Electrocution replaced hanging in Indiana several years earlier, but because Barrett’s sentence would be carried out under federal law, U.S. criminal code specified death by hanging.

Indianapolis Star, December 8, 1935, page 1. Courtesy Newspapers.com.

On March 18, the Indianapolis News noted that George “Phil” Hanna, an expert hangman, would lead the execution. Known as the “Humane Hangman,” Hanna had participated in close to seventy previous hangings in an interest to see them done correctly, without additional pain or suffering to the condemned. Barrett hanged at 12:02 am on March 24, 1936 in the Marion County jail yard, and was pronounced dead ten minutes later. Despite the late hour, fifty people reportedly traveled to the jail yard to witness the hanging.

Nelson B. Klein gravestone. Courtesy Find a Grave.


Facebook

On this day in history, January 4, 1922, Republican Congressman Leonidas Dyer introduced the Dyer Anti-Lynching Bill in the House of Representatives.

The bill made lynchings a federal crime and allowed the federal government to prosecute individuals involved in lynchings when southern states refused.

The bill was strongly supported by the NAACP, but defeated by a filibuster led by the Senate Democrats.

Ken Raymond ‎Black History, the GOP, and a Conversation

On this day in history, January 4, 1922, Republican Congressman Leonidas Dyer introduced the Dyer Anti-Lynching Bill in the House of Representatives.

The bill made lynching a federal crime and allowed the federal government to prosecute individuals involved in lynchings when southern states refused.

The bill was strongly supported by the NAACP, but defeated by a filibuster led by the Senate Democrats.

Frederick Douglass University

On this day in history, June 29, 1907, Georgia Democrat Governor Hoke Smith addressed a group of supporters and said that slavery was a good institution and freedom hurts black people.

During his speech Smith said, "The honest student of history knows that the Negro has had every opportunity to develop before the days of slavery. And the majority of Negroes have ceased to improve since. The Negro, to be useful, needs less books and more manual labor."

Frederick Douglass University

On this day in history, June 28, 1864, President Abraham Lincoln, and a Republican-controlled majority in Congress, repealed the Fugitive Slave Act.

The Fugitive Slave Act required state and local officials, in northern states, to help re-capture escaped slaves.

Over 200,000 blacks, free as well as fugitive slaves, fled to Canada because of the law.

Many who were never slaves also left the country also because kidnappers would claim they were escaped slaves and sell them to slave holders.

Frederick Douglass University

On June 24, 1924, the Klan-dominated Democrat National Convention convened at Madison Square Garden in New York City.

The national delegation were mainly members of the Ku Klux Klan. The Klan was there to support William McAdoo for President of the United States.

They were also there to support their members on the Democrat Platform Committee. These are copies of the front page of the New York Times and the Washington Post after opening day of the meeting.

Additionally, the Washington Post published a cartoon of a Klan member riding a donkey to illustrate the Klan's influence over the Democrat Party.


Mary Turner (1899-1918)

Mary Turner was a young African American woman whose 1918 lynching in Lowndes County, Georgia, prompted National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) officials to ask Missouri Congressman Leonidas Dyer to craft the 1922 Dyer Anti Lynching Bill. The bill passed the U.S. House of Representatives but never became the law of the land because it failed repeatedly in the U.S. Senate because of opposition from Southern Democratic Senators.

Turner was born Mary Hattie Graham in December 1899. Her parents, Perry Graham and wife Elizabeth “Betsy” Johnson were a sharecropping family with four children. On February 11, 1917, 17 year old Graham married Hazel “Hayes” Turner in Colquitt County, Georgia. The couple had two children, Ocie Lee and Leaster, before they were married.

Together they moved to Brooks County, Georgia, where they took jobs with plantation owner Hampton Smith. Smith was known for abusing and beating his workers, and for bailing people out of jail and having them work off their debt in his fields. Mary Turner was once severely beaten by Smith and when her husband threatened him, local authorities sentenced Hazel Turner to time on a chain gang.

On the evening of May 16, 1918, Smith was shot and killed by one of his workers. The following week Brooks County saw a mob driven manhunt which resulted in the lynching of 13 people including some who were in the local jail.

Nineteen year old and eight months pregnant Turner publicly denied that her husband had anything to do with the murder of Hampton Smith. He had been arrested among others on the farm. Her remarks further enraged the locals, and the mob turned on her, determined to “teach her a lesson.”

Upon hearing the news Turner fled but was caught the next day, May 19. A mob of several hundred people dragged her to Folsom Bridge, over the Little River, which separated Brooks and Lowndes counties. The mob tied her ankles, strung her upside down, doused her clothes in gasoline and set her on fire. While she was still alive, someone split open her stomach and her unborn baby slid out and fell to the ground. The mob stomped and crushed the baby to death. Turner’s body was riddled with hundreds of bullets. Later that night, the remains of Turner and her baby were buried a few feet away from where they were murdered.

Three days later, the murderer of plantation owner Hampton Smith was caught, and killed in a shootout with police. During the week long rampage, more than 500 African Americans fled from Brooks and Lowndes counties in fear of their lives from the angry mobs.

Although local officials were given names of instigators and 15 specific participants, no one was ever charged or convicted of the murders. A historical marker memorializing Turner was placed near the lynching site and dedicated on May 15, 2010.


Ver el vídeo: Leonidas