Louisa Alcott

Louisa Alcott

Louisa Alcott nació en Germantown, Pennsylvania, el 29 de noviembre de 1832. Alcott fue educada por su padre, Bronson Alcott, director de Temple School en Boston. Cuando era joven se hizo amiga de Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau, escribió su primer libro, Fábulas de flores, cuando solo tenía dieciséis años.

Durante la Guerra Civil estadounidense, Alcott trabajó como enfermera en un hospital del Ejército de la Unión (1861-63). Sin embargo, después de contraer la fiebre tifoidea en 1863, la enviaron a casa. Ella documentó sus experiencias de guerra en su libro. Bocetos De Hospital (1863). Alcott también publicó algunos de sus cuentos en Atlántico mensual.

Alcott logró el éxito literario con la publicación de su novela autobiográfica Pequeña mujer (1868) y su secuela, Buenas esposas (1869). Otras novelas dirigidas al mercado juvenil incluyen Una chica pasada de moda (1870), Hombrecillos (1871), Ocho primos (1876) y Rosa en flor (1876). Más tarde, Alcott describió estos libros como "papilla moral para los jóvenes". Alcott también escribió dos novelas feministas, Trabajo, estudio de la experiencia (1873) y Un Mefistófeles moderno (1877).

Louisa Alcott murió en Boston el 6 de marzo de 1888.


Louisa May Alcott

Louisa May Alcott nació en Germantown, Pensilvania el 29 de noviembre de 1832, la segunda hija de Abigail May, defensora del sufragio femenino y abolicionista, y Bronson Alcott, filósofo y reformador de la educación. Louisa y sus tres hermanas, Anna, Elizabeth y May fueron educadas por su padre y pasaron su infancia en Boston y Concord, Massachusetts.

Cuando Louisa tenía 10 años, Bronson reclutó a la familia en un experimento de vida comunitaria en un terreno que llamó Fruitlands, por su huerto. Seis meses de agricultura trascendental dejaron a los Alcott desamparados, Bronson suicida y el matrimonio de Alcott al borde de la disolución. Louisa, angustiada, lo registró todo en su diario de infancia.

A los 15 años, preocupada por la pobreza que asolaba a su familia, Alcott declaró:

Haré algo poco a poco. No me importa qué, enseñar, coser, actuar, escribir, cualquier cosa para ayudar a la familia y yo seré rico, famoso y feliz antes de morir, a ver si gané.

En una sociedad que ofrecía pocas oportunidades a las mujeres que buscaban empleo, Louisa estaba decidida a abrirse camino. Comenzó a contribuir al ingreso familiar con varios trabajos, entre ellos maestra, costurera y sirvienta.

Comenzó su carrera como autora escribiendo poesía y cuentos que aparecían en revistas populares. En 1854, cuando tenía 22 años, su primer libro Fábulas de flores fue publicado.

Los Alcott eran abolicionistas acérrimos, que apoyaban la igualdad racial completa, incluido el matrimonio mixto. Como parte del Ferrocarril Subterráneo, arriesgaron su propia libertad escondiendo esclavos fugitivos.

En 1858, los Alcott vivían en Concord, Massachusetts. Bronson se había hecho amigo de sus compañeros trascendentalistas Ralph Waldo Emerson, cuya vasta biblioteca frecuentaba Louisa, y de Henry David Thoreau, a quien acompañaba en paseos por el campo. Margaret Fuller y Nathaniel Hawthorne también formaban parte del círculo social de Alcotts & # 8217 en Nueva Inglaterra.

Guerra civil americana
Louisa estaba escribiendo para el Atlántico mensual cuando estalló la Guerra Civil. Se enlistó como enfermera y fue al Union Hospital en Washington, DC en 1862. Como muchas otras enfermeras, Louisa contrajo fiebre tifoidea y, aunque se recuperó, sufriría los efectos de envenenamiento del mercurio que curó la enfermedad por el resto de su vida. vida. Bocetos De Hospital se basó en las cartas que escribió a casa durante ese tiempo. Pronto se convirtió en su primer bestseller.

Después de la guerra, Louisa se involucró en los mismos movimientos de reforma en los que participó su madre: la abolición de la esclavitud y los derechos de las mujeres. Para entonces, ella era una escritora consumada, logrando una gran aclamación y apoyando económicamente a su familia.

Pequeña mujer
Cuando Louisa tenía 35 años, su editor Thomas Niles en Boston le pidió que escribiera & # 8220un libro para niñas & # 8221. Rodeada de acres de manzanos, su hogar laberíntico y digno, Orchard House, se convirtió en el escenario de su novela. Pequeña mujer, escrito de mayo a julio de 1868.

Louisa basó la novela en la vida de ella y sus hermanas, y se desarrolló en la Guerra Civil de Nueva Inglaterra. Jo March fue la primera heroína juvenil estadounidense viva en la ficción infantil. Sus secuelas fueron Buenas esposas (1869), Hombrecillos (1871) y Chicos de Jo (1886).

Abigail Alcott había muerto en 1877, pero Louisa continuó con el trabajo de su madre. Ella escribió para La mujer & # 8217s Journal y se realizaron campañas de puerta en puerta, animando a las mujeres a registrarse para votar. En 1879, se convirtió en la primera mujer de Concord en registrarse para votar en las elecciones del comité escolar de la aldea.

La hermana de Louisa, May, anunció su matrimonio con un rico europeo en 1878. May dio a luz al año siguiente a una hija a la que llamó Louisa May, apodada Lulu. Lamentablemente surgieron complicaciones y May murió el 29 de diciembre del mismo año. Su último deseo era que Louisa cuidara de su tocayo.

En 1880, Lulu se mudó a Boston con Louisa y trajo gran alegría al resto de la vida de Alcott. Louisa seguía escribiendo, pero el envenenamiento por mercurio comenzaba a pasar factura. La salud de su padre finalmente falló y falleció el 4 de marzo de 1888.

Dos días después, a la edad de 56 años, Louisa May Alcott murió en Boston, dejando un legado en libros maravillosos que será apreciado por las generaciones venideras. En total, publicó más de 30 libros y colecciones de historias.

Fue enterrada en Authors Ridge en el cementerio Sleepy Hollow en Concord, Massachusetts, cerca de su familia y amigos: Emerson, Hawthorne y Thoreau. Un marcador discreto, colocado plano en el suelo, solo lee Louisa M. Alcott.

A lo lejos, a la luz del sol, están mis mayores aspiraciones. Puede que no los alcance, pero puedo mirar hacia arriba y ver su belleza, creer en ellos y tratar de seguirlos a donde me llevan.


Contenido

Louisa May Alcott nació el 29 de noviembre de 1832, [1] en Germantown, [1] que ahora es parte de Filadelfia, Pensilvania, en el cumpleaños número 33 de su padre. Era hija del trascendentalista y educador Amos Bronson Alcott y la trabajadora social Abby May y la segunda de cuatro hijas: Anna Bronson Alcott era la mayor Elizabeth Sewall Alcott y Abigail May Alcott eran las dos más jóvenes. Cuando era niña, era una marimacho que prefería los juegos de niños. [5] La familia se mudó a Boston en 1834, [6] donde el padre de Alcott estableció una escuela experimental y se unió al Club Trascendental con Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau. Las opiniones de Bronson Alcott sobre la educación y las duras opiniones sobre la crianza de los hijos, así como sus momentos de inestabilidad mental, moldearon la mente del joven Alcott con el deseo de alcanzar la perfección, un objetivo de los trascendentalistas. [7] Sus actitudes hacia el comportamiento salvaje e independiente de Alcott, y su incapacidad para mantener a su familia, crearon un conflicto entre Bronson Alcott y su esposa e hijas. [7] [8] Abigail estaba resentida por la incapacidad de su marido para reconocer sus sacrificios y relacionó su irreflexión con el tema más amplio de la desigualdad de sexos. Ella le pasó este reconocimiento y deseo de reparar los daños cometidos a las mujeres a Louisa.

En 1840, después de varios contratiempos con la escuela, la familia Alcott se mudó a una casa de campo en 2 acres (0,81 ha) de tierra, situada a lo largo del río Sudbury en Concord, Massachusetts. Los tres años que pasaron en Hosmer Cottage alquilado fueron descritos como idílicos. [9] En 1843, la familia Alcott se mudó, junto con otros seis miembros de la Familia Consociate, [7] a la comunidad Utopian Fruitlands por un breve intervalo en 1843-1844. Después del colapso de Utopian Fruitlands, se mudaron a habitaciones alquiladas y, finalmente, con la herencia de Abigail May Alcott y la ayuda financiera de Emerson, compraron una granja en Concord. Se mudaron a la casa que llamaron "Hillside" el 1 de abril de 1845, pero se mudaron en 1852 cuando fue vendida a Nathaniel Hawthorne, quien la rebautizó como The Wayside. Tras mudarse 22 veces en 30 años, los Alcott regresaron a Concord una vez más en 1857 y se mudaron a Orchard House, una granja de dos pisos de madera, en la primavera de 1858.

La educación temprana de Alcott incluyó lecciones del naturalista Henry David Thoreau, quien la inspiró a escribir Flauta de Thoreau basado en su tiempo en Walden Pond. Sin embargo, la mayor parte de la educación que recibió provino de su padre, quien era estricto y creía en "la dulzura de la abnegación". [7] También recibió algunas instrucciones de escritores y educadores como Ralph Waldo Emerson, Nathaniel Hawthorne, Margaret Fuller y Julia Ward Howe, todos amigos de la familia. Más tarde describió estos primeros años en un boceto de periódico titulado "Avena salvaje trascendental". El boceto se reimprimió en el volumen Jarras de plata (1876), que relata el experimento de la familia sobre "vida sencilla y pensamiento elevado" en Fruitlands. [10]

La pobreza hizo necesario que Alcott comenzara a trabajar a temprana edad como maestra, costurera, institutriz, empleada doméstica y escritora. Sus hermanas también apoyaron a la familia, trabajando como costureras, mientras que su madre asumió el trabajo social entre los inmigrantes irlandeses. Solo la más joven, Abigail, pudo asistir a la escuela pública. Debido a todas estas presiones, la escritura se convirtió en una salida creativa y emocional para Alcott. [7] Su primer libro fue Fábulas de flores (1849), una selección de cuentos escritos originalmente para Ellen Emerson, hija de Ralph Waldo Emerson. [10] Se cita a Alcott diciendo "Ojalá fuera rico, fuera bueno, y todos fuéramos una familia feliz este día" [11] y en la vida estaba impulsado a no ser pobre.

En 1847, ella y su familia se desempeñaron como jefes de estación en el ferrocarril subterráneo, cuando alojaron a un esclavo fugitivo durante una semana y tuvieron conversaciones con Frederick Douglass. [12] Alcott leyó y admiró la "Declaración de sentimientos", publicada por la Convención de Seneca Falls sobre los derechos de las mujeres, abogando por el sufragio femenino y se convirtió en la primera mujer en registrarse para votar en Concord, Massachusetts en una elección de la junta escolar. [13] La década de 1850 fue una época difícil para los Alcott, y en 1854 Louisa encontró consuelo en el Boston Theatre donde escribió The Rival Prima Donnas, que luego quemó debido a una disputa entre las actrices sobre quién interpretaría qué papel. En un momento de 1857, incapaz de encontrar trabajo y lleno de tanta desesperación, Alcott contempló el suicidio. Durante ese año, leyó la biografía de Elizabeth Gaskell sobre Charlotte Brontë y encontró muchos paralelismos con su propia vida. [14] [15] En 1858, su hermana menor Elizabeth murió y su hermana mayor Anna se casó con un hombre llamado John Pratt. Para Alcott, esto se sintió como una ruptura de su hermandad. [7]

De adulta, Alcott fue abolicionista y feminista. En 1860, Alcott comenzó a escribir para el Atlántico mensual. Cuando estalló la Guerra Civil, se desempeñó como enfermera en el Hospital Union en Georgetown, DC, durante seis semanas en 1862-1863. [10] Tenía la intención de servir tres meses como enfermera, pero a la mitad contrajo fiebre tifoidea y enfermó de muerte, aunque finalmente se recuperó. Sus cartas a casa, revisadas y publicadas en el periódico contra la esclavitud de Boston. Mancomunidad y recogido como Bocetos De Hospital (1863, reeditado con adiciones en 1869) [10] —le trajo su primer reconocimiento crítico por sus observaciones y humor. [16] Este fue su primer libro y se inspiró en su experiencia en el ejército. [17] Escribió sobre la mala gestión de los hospitales y la indiferencia y la insensibilidad de algunos de los cirujanos que encontró, y sobre su propia pasión por ver la guerra de primera mano. [18] Su personaje principal, Tribulation Periwinkle, muestra un paso de la inocencia a la madurez y es un "testigo serio y elocuente". [7] Su novela Estados de ánimo (1864), basada en su propia experiencia, también fue prometedora. [19]

Después de su servicio como enfermera, el padre de Alcott le escribió un sincero poema titulado "A Louisa May Alcott. De su padre". [20] El poema describe lo orgulloso que está su padre de ella por trabajar como enfermera y ayudar a los soldados heridos, además de llevar alegría y amor a su hogar. Termina el poema diciéndole que ella está en su corazón por ser una hija fiel y desinteresada. Este poema apareció en los libros Louisa May Alcott: su vida, cartas y diarios (1889) y Louisa May Alcott, la amiga de los niños, que habla sobre su infancia y la estrecha relación con su padre. [21]

Entre 1863 y 1872, Alcott escribió de forma anónima al menos treinta y tres "thrillers góticos" para revistas y periódicos populares como La bandera de nuestra unión empezaron a redescubrirse recién en 1975. [22] A mediados de la década de 1860, escribió novelas apasionadas y apasionadas e historias sensacionales similares a las de los autores ingleses Wilkie Collins y Mary Elizabeth Braddon bajo el nombre de pluma. A. M. Barnard. Entre estos se encuentran Una larga persecución de amor fatal y Pasión y castigo de Pauline. Sus protagonistas de estos libros, como los de Collins y Braddon (que también incluyeron personajes feministas en sus escritos), son fuertes, inteligentes y decididos. También produjo cuentos para niños, y después de que se hicieron populares, no volvió a escribir para adultos. Otros libros que ella escribió son la novela Un Mefistófeles moderno (1875), que la gente pensó que escribió Julian Hawthorne, [ cita necesaria ] y la novela semi-autobiográfica Trabaja (1873).

Catherine Ross Nickerson atribuye a Alcott la creación de una de las primeras obras de ficción detectivesca en la literatura estadounidense, superada solo por "Los asesinatos en la calle Morgue" de Edgar Allan Poe y sus otras historias de Auguste Dupin, con el thriller de 1865 "VV, o Tramas y Contratramas ". Un cuento publicado de forma anónima por Alcott, se trata de un aristócrata escocés que intenta demostrar que una misteriosa mujer ha matado a su prometida y prima. El detective del caso, Antoine Dupres, es una parodia del Dupin de Poe, que está menos preocupado por resolver el crimen que por establecer una forma de revelar la solución con una floritura dramática. [23]

Alcott tuvo aún más éxito con la primera parte de Mujercitas: o Meg, Jo, Beth y Amy (1868), un relato semiautobiográfico de su infancia con sus hermanas en Concord, Massachusetts, publicado por los hermanos Roberts. Cuando Alcott regresó a Boston después de sus viajes por Europa, se convirtió en editora de una revista, Museo de Merry. Fue aquí donde conoció a Thomas Niles, quien la animó a escribir la Parte I de la novela y le pidió que creara un libro especialmente para niñas. [24] Parte II, o Segunda parte, también conocido como Buenas esposas (1869), siguió a las hermanas March hasta la edad adulta y el matrimonio. Hombrecillos (1871) detalló la vida de Jo en la escuela Plumfield que fundó con su esposo, el profesor Bhaer, al final de la segunda parte de Pequeña mujer. Finalmente, Chicos de Jo (1886) completó la "Saga de la familia de marzo".

En Pequeña mujer, Alcott basó su heroína "Jo" en sí misma. Pero mientras que Jo se casa al final de la historia, Alcott permaneció soltera durante toda su vida. Explicó su "soltería" en una entrevista con Louise Chandler Moulton: "Estoy más que medio persuadida de que soy el alma de un hombre puesta por algún capricho de la naturaleza en el cuerpo de una mujer. Porque me he enamorado de tantas chicas bonitas". y ni una sola vez con ningún hombre ". [25] [26] Sin embargo, el romance de Alcott mientras estaba en Europa con el joven polaco Ladislas "Laddie" Wisniewski fue detallado en sus diarios pero luego fue eliminado por la propia Alcott antes de su muerte. [27] [28] Alcott identificó a Laddie como el modelo. para Laurie en Pequeña mujer. [29] Del mismo modo, cada personaje parece tener un paralelo hasta cierto punto con personas de la vida de Alcott, desde la muerte de Beth que refleja la de Lizzie hasta la rivalidad de Jo con la más joven, Amy, ya que Alcott sintió una rivalidad por (Abigail) May, a veces. [30] [31] Aunque Alcott nunca se casó, sí aceptó a la hija de May, Louisa, después de la prematura muerte de May en 1879, cuidando a la pequeña "Lulu" durante los siguientes ocho años. [32]

Además de basarse en su propia vida durante el desarrollo de Pequeña mujer, Alcott también tomó influencia de varias de sus obras anteriores, como "El juicio de las hermanas", "Una cenicienta moderna" y "En el buhardilla". Los personajes dentro de estos cuentos y poemas, además de las propias relaciones familiares y personales de Alcott, inspiraron los conceptos generales y las bases de muchos de los personajes dentro Pequeña mujer así como las novelas posteriores del autor. [33]

Pequeña mujer fue bien recibido, y los críticos y el público lo encontraron adecuado para muchos grupos de edad: una representación fresca y natural de la vida cotidiana. Un Revista ecléctica El crítico lo calificó como "el mejor de los libros para llegar al corazón de los jóvenes de cualquier edad de seis a sesenta años". [34] Con el éxito de Pequeña mujer, Alcott rehuía la atención y, a veces, actuaba como sirviente cuando los fanáticos llegaban a su casa.

Junto con Elizabeth Stoddard, Rebecca Harding Davis, Anne Moncure Crane y otros, Alcott formó parte de un grupo de autoras durante la Edad Dorada, que abordaron los problemas de las mujeres de una manera moderna y sincera. Sus trabajos estaban, como comentó un columnista de un periódico de la época, "entre los decididos 'signos de los tiempos'". [35]

En 1877, Alcott fue una de las fundadoras de la Women's Educational and Industrial Union en Boston. [36] Después de que su hermana menor, May, muriera en 1879, Louisa se hizo cargo del cuidado de su sobrina, Lulu, que recibió su nombre de Louisa. Alcott sufrió problemas de salud crónicos en sus últimos años, [37] incluido el vértigo. [38] Ella y sus primeros biógrafos [39] atribuyeron su enfermedad y muerte al envenenamiento por mercurio. Durante su servicio en la Guerra Civil Estadounidense, Alcott contrajo fiebre tifoidea y fue tratada con un compuesto que contenía mercurio. [28] [37] Un análisis reciente de la enfermedad de Alcott sugiere que sus problemas de salud crónicos pueden haber estado asociados con una enfermedad autoinmune, no con la exposición al mercurio. Sin embargo, el mercurio también es un desencadenante conocido de enfermedades autoinmunes. Un retrato de 1870 de Alcott muestra sus mejillas bastante enrojecidas, tal vez con la "erupción de mariposa" en las mejillas y la nariz que a menudo es característica del lupus, [37] [39] pero no hay evidencia concluyente disponible para un diagnóstico firme.

Alcott murió de un derrame cerebral a los 55 años en Boston, el 6 de marzo de 1888, [38] dos días después de la muerte de su padre. [17] Las últimas palabras conocidas de Louisa fueron: "¿No es meningitis?" [40] Está enterrada en el cementerio Sleepy Hollow en Concord, cerca de Emerson, Hawthorne y Thoreau, en una ladera ahora conocida como "Authors 'Ridge". [41] Su sobrina Lulu tenía solo ocho años cuando Louisa murió. Anna Alcott Pratt la cuidó, luego se reunió con su padre en Europa y vivió en el extranjero hasta su muerte en 1976.

Louisa escribía con frecuencia en sus diarios sobre caminatas y carreras largas. Ella desafió las normas sociales prevalecientes con respecto al género al alentar a sus jóvenes lectoras a correr también. [42] [43]

La casa de los Alcott en Concord, MA, Orchard House (c. 1650), donde la familia vivió durante 25 años y donde Pequeña mujer fue escrito y ambientado en 1868, ha sido una casa museo histórica desde 1912 y rinde homenaje a los Alcott centrándose en la educación pública y la preservación histórica. Su casa de Boston aparece en el sendero de la herencia de las mujeres de Boston. [44] Harriet Reisen escribió Louisa May Alcott: La mujer detrás de "Mujercitas", que luego se convirtió en un documental de PBS dirigido por Nancy Porter. En 2008, John Matteson escribió Los marginados de Eden: la historia de Louisa May Alcott y su padre, que ganó el Premio Pulitzer de Biografía. Louisa May Alcott fue incluida en el Salón Nacional de la Fama de la Mujer en 1996. [45]

Los Pequeña mujer serie Editar

  • Pequeña mujer, o Meg, Jo, Beth y Amy (1868)
  • Segunda parte de Pequeña mujer, o "Buenas esposas", publicado en 1869 y posteriormente publicado junto con Pequeña mujer.
  • Hombrecitos: la vida en Plumfield con Jo's Boys (1871)
  • Los chicos de Jo y cómo resultaron: una secuela de "Little Men" (1886)

Novelas Editar

  • La herencia (1849, inédito hasta 1997)
  • Estados de ánimo (1865, revisado en 1882)
  • La llave misteriosa y lo que abrió (1867)
  • Una chica pasada de moda (1870)
  • Libro de las maravillas de Will (1870)
  • Trabajo: una historia de experiencia (1873)
  • Comenzar de nuevo, ser una continuación del trabajo (1875)
  • Ocho primos o La tía-colina (1875)
  • Rosa en flor: Una secuela de ocho primos (1876)
  • Bajo las lilas (1878)
  • Jack y Jill: una historia de pueblo (1880)
  • Historias de proverbio (1882)

Como A. M. Barnard Editar

  • Detrás de una máscara o el poder de una mujer (1866)
  • El fantasma del abad o la tentación de Maurice Treherne (1867)
  • Una larga persecución de amor fatal (1866 publicado por primera vez en 1995)

Publicado de forma anónima Editar

Colecciones de cuentos para niños Editar

  • Bolsa de basura de la tía Jo (1872-1882). (66 cuentos en seis volúmenes)
    • 1. Bolsa de basura de la tía Jo
    • 2. Correas de mantón
    • 3. Cupido y Chow-Chow
    • 4. Mis chicas, etc.
    • 5. Jimmy's Cruise en el delantal, etc.
    • 6. Un Día de Acción de Gracias a la antigua, etc.

    Otros cuentos y novelas cortas Editar

    • Bocetos De Hospital (1863)
    • Pasión y castigo de Pauline (1863)
    • Flauta de Thoreau (1863)
    • La venganza del doctor Dorn (1868)
    • La Jeune o, actriz y mujer (1868)
    • Condesa Varazoff (1868)
    • El romance de un ramo (1868)
    • Una risa y una mirada (1868), (1869) Un cuento.
    • Perdido en una pirámide o la maldición de la momia
    • Avena Salvaje Trascendental (1873) Un breve artículo sobre la familia de Alcott y el Movimiento Trascendental.
    • Jarras de plata e independencia: una historia de amor centenaria (1876)
    • Un susurro en la oscuridad (1877)
    • Tragedias cómicas (1893, póstumo)

    En la cultura popular Editar

    Pequeña mujer inspiró versiones cinematográficas en 1933, 1949, 1994, 2018 y 2019. La novela también inspiró series de televisión en 1958, 1970, 1978 y 2017, y versiones de anime en 1981 y 1987.

    Pequeña mujer también inspiró una versión de BBC Radio 4 en 2017. [46]

    Hombrecillos inspiró versiones cinematográficas en 1934, 1940 y 1998. Esta novela también fue la base para una serie de televisión de 1998.

    Otras películas basadas en novelas e historias de Alcott son Una chica pasada de moda (1949), La herencia (1997) y Un día de acción de gracias a la antigua (2008). En 2009, PBS produjo un Maestros americanos episodio titulado "Louisa May Alcott - La mujer detrás de 'Mujercitas'". En 2016, la artista de Google Sophie Diao creó un Doodle de Google del autor. [47]

    Una versión dramatizada de Alcott apareció como personaje en la serie de televisión. Dickinson, en el episodio "Hay cierta inclinación de la luz", que se estrenó el 1 de noviembre de 2019. Alcott fue interpretado por Zosia Mamet. [48]


    La historia y el contexto de Louisa May Alcott & # 8217s & # 8220Little Women & # 8221

    Tanto en el texto original como en las adaptaciones posteriores, Louisa May Alcott & # 8217s Pequeña mujer habla a través de generaciones de descubrimiento, dolor y amor. Zoë Crabtree, dramaturga, profundiza en el contexto histórico de esta obra y el lugar del feminismo en el siglo XIX.

    Pequeña mujer ocurre en Concord, Massachusetts entre 1863 y 1866, la última mitad de la Guerra Civil de los Estados Unidos. La guerra dividió al país geográficamente ideológicamente en la Unión del Norte y la Confederación del Sur.

    Algo protegida de la guerra por su ubicación en el norte, la familia March, no obstante, se ve afectada por la escasez de suministros y la ausencia de su padre. Como voluntaria en la Sociedad de Ayuda al Soldado de Concord y enfatizando la importancia de la familia y la religión, Marmee March dirige el centro moral de la familia. Cada una de las hermanas March se enfrenta a la tumultuosa guerra y la ausencia de su padre de una manera diferente: Meg se esfuerza por ser una dama, Beth se ocupa de la familia, Amy aspira a ser artista y Jo escribe ficción.

    Si bien ella no habría tenido el idioma en ese momento, esta producción considera que Jo es una feminista. A pesar de la mayor ayuda de las mujeres con el esfuerzo bélico, seguía siendo fuera de lo común, incluso atrevido, que una mujer se concentrara en su carrera antes que en sus perspectivas de matrimonio. Como autora que publica constantemente y es la principal fuente de ingresos de su familia mientras su padre estaba en la guerra, Jo está adelantada a su tiempo. Sin embargo, ella lucha con la decisión entre continuar con sus propias ambiciones como autora en la ciudad de Nueva York y permanecer en Concord con sus seres queridos. Como las mujeres del siglo XXI, Jo lucha por encontrar su lugar en su familia y en el mundo en general.

    Pequeña mujer
    El musical de Broadway

    Libro de Allan Knee
    Música de Jason Howland
    Letra de Mindi Dickstein
    Basado en la novela de Louisa May Alcott
    Dirigida por Melissa Maxwell

    2 al 20 de noviembre de 2016
    B. Teatro Iden Payne
    ENTRADAS DISPONIBLES AHORA


    Louisa tenía tres hermanas que imitaban a las hermanas March.

    Incluso después de regresar a Concord, Massachusetts, la familia luchó con el dinero. Bronson, consumido por causas vinculadas al trascendentalismo y el abolicionismo, rara vez trabajaba, por lo que Abba tuvo que tomar el relevo. Se convirtió en una de las primeras trabajadoras sociales profesionales de Estados Unidos, & # xA0 y sus hijas, Anna, Louisa, Elizabeth y Abigail May, & # xA0 trabajaron como institutrices, empleadas domésticas y maestras para ayudar a mantener a la familia.

    Anna, la hermana mayor, de quien Meg March de la doméstica y con mentalidad matrimonial Pequeña mujer tenía su base, era una actriz talentosa, pero sintió que su única opción era casarse para escapar de la pobreza de su familia. "Tengo un tonto deseo de ser algo grande y probablemente pasaré mi vida en una cocina y moriré en la casa de los pobres", escribió en sus diarios.

    Poco se sabe sobre la vida interior de Elizabeth, la tercera hija de Alcott, a quien su familia llamaba & # x201CLizzie & # x201D. Su muerte a los 22 años de escarlatina devastó a los Alcott, y el carácter angelical de Beth March en Pequeña mujer, quien, como Lizzie, contrae una enfermedad fatal después de ayudar a una familia pobre, es el tributo de Louisa a su hermana.

    Abigail, más conocida como May, era la hermana menor de Alcott y tenía grandes ambiciones. Con la ayuda económica de & # xA0Louisa, que había tenido éxito como escritora de cuentos, poemas y ensayos, May se formó como artista en Boston y Europa, ganando reconocimiento como pintora y codeándose con figuras como la pintora impresionista Mary Cassatt. En 1877, una de sus pinturas se exhibió en el Salón de París y, como una de las pocas artistas profesionales de su edad, luchó contra la discriminación en su profesión y luchó para ayudar a otras mujeres pobres a dedicarse al arte. Amy March, una artista egocéntrica que encuentra el amor con la familia y el vecino de al lado de la novela, está basada en mayo.

    Aunque & # xA0Louisa & # xA0 era tan independiente y talentosa como Jo March, su contraparte literaria, su vida estuvo marcada por la lucha y el dolor. Durante su pelea como enfermera de la Guerra Civil, fue tratada con mercurio para la fiebre tifoidea. Los médicos modernos creen que probablemente sufrió de un trastorno autoinmune como el lupus, según fotografías que muestran una erupción en su rostro. Independientemente de cualquier problema de salud, & # xA0Louisa & # xA0 trabajó hasta el agotamiento tratando de mantener a su familia.


    Louisa May Alcott & # 8211 Mujeres & # 8217s Historia

    Los estadounidenses modernos recuerdan a la señorita Alcott principalmente como la autora de la novela. Pequeña mujer. Publicado en 1868, Pequeña mujer sigue las vidas de las cuatro hermanas March, Meg, Jo, Beth y Amy, en el frente interno mientras su padre se desempeña como capellán durante la Guerra Civil. Este trabajo es autobiográfico, la familia March está fuertemente basada en la familia Alcott. ¡Jo, de espíritu libre y luchador, representa a la propia Louisa!

    En conjunto, los Alcott se inclinaban progresivamente y el padre de Louisa, Bronson, de mentalidad reformista, era amigo de los afamados filósofos trascendentalistas Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau. Los tres hombres eran intelectuales liberales que desempeñaron un papel en la educación y crianza de Louisa. Este trasfondo la predispuso a abogar por causas sociales como adulta, incluida la igualdad de género y el derecho al voto de las mujeres.

    Durante su juventud, la familia de Louisa se mudó con frecuencia e incluso vivió durante un tiempo en una fracasada comunidad utópica llamada "Fruitlands" que Bronson había cofundado. Finalmente se establecieron en Orchard House en Concord, Massachusetts, donde vivieron desde 1858 hasta 1877. Desde entonces, Orchard House se ha conservado y hoy se parece mucho a cuando la familia Alcott la habitaba.

    Sin embargo, antes de que ella escribiera Pequeña mujer, La señorita Alcott se desempeñó brevemente como enfermera en Washington, DC para el Ejército de la Unión. Aunque pasó poco tiempo en el servicio, inmortalizó vívidamente sus experiencias en la Guerra Civil a través de una obra autobiográfica titulada Hospital Sketches (1863). Este trabajo se cuenta desde la perspectiva de un personaje llamado "Tribulation Periwinkle". En el siguiente pasaje, describe la angustiosa vida diaria de una enfermera de la Guerra Civil.

    Llegaron, algunos en camillas, otros en brazos de hombres, algunos tambaleándose débilmente apoyados en toscas muletas, y uno yacía rígido y aún con la cara cubierta, mientras un camarada daba su nombre para que se registrara antes de que se lo llevaran. a la casa muerta. Todo era prisa y confusión, el salón estaba lleno de estos restos de la humanidad, porque los más agotados no podían llegar a una cama hasta que no tenían la multa y la registraban debidamente.Las paredes estaban alineadas con filas de personas que podían sentarse, el piso cubierto con los más discapacitados, el pasos y puertas llenas de ayudantes y espectadores con el sonido de muchos pies y voces hicieron que esa hora usualmente tranquila fuera tan ruidosa como el mediodía y, en medio de todo, el rostro maternal de la matrona trajo más consuelo a muchas pobres almas que los cordiales borradores que administró, o las alegres palabras que dieron la bienvenida a todos, haciendo del hospital un hogar. & # 8221 -Louisa May Alcott, Hospital Sketches, 1863

    Una página de Alcott’s Hospital Sketches (1863).
    Departamento de Manuscritos y Libros Raros de la Biblioteca Pública de Boston

    Aunque Hospital Sketches ayudó a lanzar la carrera literaria de la señorita Alcott, Pequeña mujer es sin duda su obra más querida y perdurable. No solo resalta el amor familiar entre cuatro señoritas muy diferentes y su madre, sino que también presenta diversas representaciones de la feminidad. Meg, la hermana mayor, se alinea felizmente con las expectativas de la sociedad de una mujer de la era victoriana, pero no es menospreciada por ello. Jo, el segundo mayor, socialmente inepto e inusualmente masculino, recibe un trato igualmente favorable dentro de la narrativa. Aunque estas dos hermanas presentan expresiones de feminidad diametralmente opuestas, ambas son descritas como respetables y morales. Si bien Meg es convencionalmente doméstica, no es insulsa, y aunque Jo es subversivamente celosa, no es siniestra. Cada hermana es multifacética y posee un conjunto único de virtudes, intereses y defectos, lo que sugiere que no existe un ideal singular de feminidad al que la joven estadounidense deba aspirar.

    Como la encarnación de la vida real de Jo March, Louisa May Alcott era enérgica, inteligente y motivada. Su talento y creatividad le permitieron tener éxito financiero y ser bien considerada, y su obra maestra, Pequeña mujer, ha perdurado como obra clásica de la literatura estadounidense. Hoy en día, se erige como una de las escritoras más exitosas del siglo XIX.

    Alcott, Louisa May. Bocetos de hospital. Boston: James Redpath, 1863. Web. 2 de marzo de 2015. http://digital.library.upenn.edu/women/alcott/sketches/sketches.html#86

    "Louisa May Alcott". Museo Nacional de Historia de la Mujer. Web. 3 de marzo de 2015. https://www.nwhm.org/education-resources/biography/biographies/louisa-may-alcott/

    "Louisa May Alcott's Orchard House:‘ Hogar de Pequeña mujer. ’” Web. 3 de marzo de 2015. http://www.louisamayalcott.org/

    Matteson, John. "Mujercita: la diabólica y obediente hija Louisa May Alcott". Humanidades 30,6 (2009). Web. 2 de marzo de 2015.

    "Hermanas de la Misericordia." Biblioteca Pública de Boston. Web. 2 de marzo de 2015.

    Visítanos

    * Las citas en la oficina de soldados desaparecidos comenzarán el 15 de febrero de 2021 *

    Miércoles & # 8211 Viernes: Con cita previa
    Abre a las 11:00 a. M.
    Última admisión a las 4:30 PM

    La Oficina de Soldados Desaparecidos estará cerrada para reservaciones desde el 7 de mayo y el 23 de mayo de 2021.

    The Museum will be open for reserved tours by appointment only at this time. Click here to reserve a time, or click here for more information on our policies.

    PHONE:
    (202) 824-0613

    LOCATION:
    437 7th Street NW
    Washington, D.C. 20004
    Looking for our Mailing Address?

    The preserved rooms are accessible by both stairs and elevator.


    “Fresh and full of soul”: the history of Louisa May Alcott’s Little Women

    First published in 1868, Louisa May Alcott’s Little Women is the coming-of-age story of four sisters in 19th-century New England, beloved by generations of readers. Ahead of the latest adaptation for the big screen, Anne Boyd Rioux, a professor of English, explores how much of Alcott’s life really inspired her novels and why the popularity of the March girls’ story endures

    Esta competición se ha cerrado

    Published: January 6, 2020 at 11:32 am

    In 1867, Thomas Niles, a partner at publisher Roberts Brothers, wrote to Louisa May Alcott to ask her to write a book “for girls”. She didn’t think much of the idea. “Never liked girls or knew many, except my sisters,” she wrote in her journal.

    But her family needed the money, so Alcott began work on a book she at first called The Pathetic Family. When it was published in September 1868, under the title Little Women or, Meg, Jo, Beth and Amy, it became an instant success. In December, it was published in England as Four Little Women.

    Reviewers raved over it, calling it “fresh, sparkling, natural, and full of soul”. They were captivated by the book’s natural language and unaffected portrayal of four very real girls, so unlike many of the pious, preaching novels of the day. British reviewers, however, were less enamoured with the book’s colloquial American language, finding it rather “rough and uncouth”. As one reviewer wrote: “The language is sometimes not such as we should care to hear from the lips of English girls.”

    Nonetheless, the book sold rapidly in America and England, appealing to audiences of all ages and both genders. Letters came pouring in from young female readers, in particular, who wanted to know what happened to the March sisters. They especially wanted to know who the girls would marry – “as if that was the only end and aim of a woman’s life,” Alcott complained in her journal. But she was as eager herself to see how her characters turned out, and this time she welcomed Niles’s request for a second volume. Little Women or, Meg, Jo, Beth and Amy, Part Second was published in April 1869 in the USA, and a month later, as Little Women Wedded, in England.

    The enduring popularity of Alcott’s story

    Because Alcott was not on English soil to register her copyright when Little Women was first published there, she held no copyright in England, allowing other publishers to print their own versions under a variety of titles. While the first book was always called Little Women, the second was called Little Women Married, Little Wives, Nice Wives, and, most enduringly, Good Wives. Other changes were minor, including English spelling such as “colour” for “color.” And while the two parts were published in America in one volume from 1880 on, they continue to be published as two volumes in the UK and other countries around the world. Indeed, the novel has been translated into over 50 languages and has been a staple girls’ coming-of-age book for more than 150 years.

    One reason for the novel’s enduring popularity is its realism. Based on Alcott’s own family, it was the most lifelike novel for children that many readers had yet encountered. Louisa herself was Jo, while her oldest sister, Anna, became Meg and her younger sisters Lizzie and May became Beth and Amy, respectively. The Alcott girls called their mother “Marmee”, as the March sisters do in the book (probably pronouncing it ‘Mawmee’ in the New England accent). Alcott later reflected, “we really lived most of it”. Her own life echoes at other points in the story: the play the girls perform at home, Jo’s various adventures as an author, and poor Beth’s illnesses.

    Many of the Alcott family’s verdadero experiences were not portrayed in the book. Perhaps the most surprising difference – especially given the novel’s nostalgic associations with home and family – is that the Alcotts moved constantly within Boston and the vicinity, more than 30 times before Louisa was in her mid-twenties. The family was also in frequent danger of being broken up. The girls’ father, transcendentalist philosopher and educator Bronson Alcott, was notoriously unreliable, leaving their mother, Abigail, with the lion’s share of responsibility for the home and the family’s sustenance. When Louisa and Anna were still small, the Temple school, which their father had established in Boston, was forced to close. Bronson Alcott never again held steady employment, believing that God ‘would provide’ if he lived a Christ-like life. And so the family subsisted for many years on meagre food and the charity of others.

    When Louisa was 10 years old, Bronson brought the family to a short-lived Utopian community called Fruitlands, in Massachusetts, that went terribly awry due to food shortages. While Bronson contemplated leaving to join the nearby Shakers, his family nearly starved. Abigail eventually packed up the entire family and found them a new home. In subsequent years, she often took in boarders and had to send one or more of the children away to be cared for by relatives. When Anna and Louisa were old enough, they left home to work so they could send money back to the family.

    How Alcott defied tradition to write

    However much Bronson might deserve our disdain, he did something for which we must be forever grateful: he encouraged his daughter to become a writer. This was no small thing in 19th-century America, when girls were discouraged from picking up the pen lest they develop that most unladylike attribute, ambition. While Bronson was encouraging each of his daughters to develop her God-given talent (Anna was interested in acting Louisa in writing Lizzie in music and May in art), his Concord neighbour Nathaniel Hawthorne was likening women who published their writing to prostitutes. Nowhere in Little Women does Jo feel ashamed for her literary ambitions, and nor did Louisa Alcott, a most remarkable legacy bequeathed by her father and her mother, who told her she would “grow up a Shakespeare”.

    Nonetheless, Alcott was deeply affected by the poverty and instability she experienced as a child. Although her father encouraged her to write without concern for worldly remuneration, she was eager to ease her mother’s burdens by earning money from her writing. Thus, like Jo, she spent many years writing blood-and-thunder tales about murder, drugs, and sexual desire that earned her more than the respectable poems and stories she published in the prestigious Atlántico mensual. Her sensation stories appeared under a pseudonym (AM Barnard) and were not discovered until the mid-20th century.

    Her mother’s experiences also made Alcott wary of marriage. She once wrote in her journal: “I’d rather be a free spinster and paddle my own canoe.” She understood that marriage itself did not provide security, and her novels are full of warnings to young women not to marry hastily. Her first novel, Moods, published four years before Little Women, was a serious novel for adults that posed the question: what is a woman to do when she is unhappy in her marriage? The novel received mixed reviews (as does Jo’s unnamed novel in Little Women) – praised for its artistry but criticised for its taboo subject matter.

    Marriage and Little Women

    When the time came to write Little Women, Alcott included a scene where Marmee tells Meg and Jo that “to be loved and chosen by a good man is the best and sweetest thing which can happen to a woman,” but also that it is “better to be happy old maids than unhappy wives”. Alcott intended to have Meg and Amy marry but wanted Jo to be a “literary spinster” like herself. Her fans and her publisher had other ideas, however.

    When Alcott wrote the second part of Little Women, she resented the pressure to marry Jo off: “I won’t marry Jo to Laurie to please anyone,” she insisted. Instead, Alcott hatched a plan to give Jo “a funny match”. She was aware of the potential reaction to this decision, writing to a friend: “I expect vials of wrath to be poured out upon my head, but rather enjoy the prospect.” The funny match in question – to the older, rather prosaic Professor Friedrich Bhaer – has dumbfounded generations of readers. But Alcott was sending her young readers an important message. First, they shouldn’t feel compelled to marry the first eligible young man to propose. (Having Jo reject Laurie was a bold move in post-Civil-War America, where the numbers of marriageable men had plummeted.) And second, marriage was best when it allowed two people to work side-by-side as companionate equals, as Jo and Friedrich do running their Plumfield School.

    The enduring popularity of Little Women has made it one of the most-adapted novels of all time. Five major films have appeared on the big screen: two early silent films, which have been lost, and three ‘talkies’: in 1933 with Katharine Hepburn in 1949 with June Allyson and in 1994 with Winona Ryder. In addition, numerous television movies and series have also been made in the USA, Britain, and all over the world. When the story is compressed into two hours or less, the March sisters tend to grow up rather fast and rush to the altar at the end. In the novel, however, Meg’s wedding (which takes place around the halfway point) makes it clear that marriage isn’t the end of a young woman’s story, but just the beginning of a new one. Meg still grows and changes, stumbling along the way, as she adapts to her new life as a wife and mother. Yet those parts of the book are, sadly, rarely portrayed on film. Likewise, there are other important moments in the book that are rarely portrayed on screen: Marmee’s struggles with her anger Jo’s successes as a writer both before and after she meets Professor Bhaer and Amy’s pursuit of art.

    With a new adaptation set to appear on Boxing Day, it is time for a new generation’s Little Women. Screenwriter and director Greta Gerwig has chosen to focus the film on the second half of the book, where the girls face difficult choices as they grow into women. While previous adaptations have interpreted the novel nostalgically, highlighting its portrayal of home and family, Little Women has always been a deeply divided story with more modern themes than it is given credit for. Above all, it is a book about growing up and learning how to love and be loved without losing sight of who we are meant to be. No wonder its timeless and universal themes have resonated for so long with readers around the world.


    Author of the internationally renowned “Little Women,” Louisa May Alcott blazed a path for female authors and thinkers to follow. She was also a dedicated abolitionist, suffragist, and nurse.

    “Louisa May Alcott, writer, abolitionist, and Civil War nurse,” ca. 1870. Image courtesy of the Library of Congress.

    Early Life

    Louisa May Alcott was born on November 29, 1832, in Germantown, Pennsylvania. Alcott and her three sisters – who would go on to inspire the central quartet of “Little Women” – spent their childhood in Concord, Massachusetts, where they were educated by their father, Bronson Alcott.

    The Alcott’s had a somewhat unique childhood, growing up in part on a transcendentalist commune. The family held strong political convictions that influenced Louisa Alcott’s life in great measures, such as when she helped her parents hide escaped slaves traveling north on the Underground Railroad. The Concord community was also filled with radical thinkers who made up the Alcott’s social circles, including Margaret Fuller, Henry David Thoreau, Ralph Waldo Emerson, and Nathaniel Hawthorne.

    Writing became an early passion for Alcott, who augmented her education with poetry writing, visits to Emerson’s library, nature excursions with Thoreau (about whom she also wrote the poem “Thoreau’s Flute”), and staged plays in the barn at Hillside House in Concord (now known as the Wayside).

    Orchard House, the childhood home of Louisa May Alcott and her sisters in Concord, Massachusetts. Image courtesy of the Library of Congress.

    When Louisa was a teenager, the Alcott family faced years of poverty that worked their way into the stories of “Little Women.” This period encouraged Alcott to take matters into her own hands in a world that offered little to no fiscal opportunity for women outside of marriage.

    Before publishing her own works, Alcott worked as a teacher, seamstress, governess, and household servant to make ends meet. Alcott then vowed: “I will make a battering-ram of my head and make my way through this rough and tumble world.”


    Louisa May Alcott: The First Woman Registered to Vote in Concord

    Louisa May Alcott was not just a writer and author of the classic novel “Little Women,” she was also the first woman registered to vote in Concord, Mass.

    When the state of Massachusetts finally passed a law in 1879 allowing women the right to vote in town elections on issues involving children and education, Louisa May seized the chance.

    Realizing the importance of this new opportunity for women, Louisa May got to work trying to encourage women to register and vote in the next town election by organizing reading groups on the importance of voting and passing around petitions encouraging women to vote.

    Louisa May quickly became frustrated by the resistance she encountered. The local Concord women were not the least bit interested in voting.

    Many of the women complained they were too busy running their households to bother. Louisa May wrote about her frustration with the women in her journal:

    “Trying to stir up the women about Suffrage. So timid & slow…Drove about & drummed up women to my Suffrage meeting. So hard to move people out of the old ruts.”

    To help motivate them Louisa May stated she “gave them a good scolding & offered to drive the timid sheep to the fatal spot where they seem to expect some awful doom. " She then declared proudly that she was “the first woman to register my name as a voter.”

    On March 29, 1880, Alcott, along with 19 other women, attended the Concord Town Meeting and officially cast her ballot. After the women voted, Alcott reported, “No bolt fell on our audacious heads, no earthquake shook the town.”

    In another town election the following year, Louisa May encountered more resistance from local women:

    “Saw my townswomen about voting &c. Hard work to stir them up. Cake & servants are more interesting.”

    Even in the 1883 town election, she stated not much had changed:

    seven women vote. I am one of them & Anna [her sister] another. A poor show for a town that prides itself on its culture & independence.”

    Louisa May continued to vote and encourage other women to vote until her death in 1888.

    Fuentes:
    Alcott, Louisa May. The Journals of Louisa May Alcott Louisa May Alcott. University of Georgia Press, 1997.
    Reisen, Harriet. Louisa May Alcott: The Woman Behind Little Women. Picador, 2009.


    Louisa May Alcott is one of the most beloved authors of all time. She wrote Little Womenand many other books for children.

    Fun Facts

    • Louisa May Alcott was born in Germantown, Pennsylvania in 1832.
    • Her father, Bronson Alcott, was a teacher her mother, Abby May, was a social worker. Louisa’s parents were transcendentalists, part of a religious and social movement that worked to create perfect and harmonious life. They knew many of the leading writers and thinkers of the time, including Nathaniel Hawthorne, Henry Wadsworth Longfellow, Hendry David Thoreau, and Ralph Emerson.
    • The family moved to Boston in 1834 and Bronson opened an experimental school. He had unusual ideas about education and the school did not prosper.
    • The family moved to Concord where they would live in several different homes. Bronson had a hard time providing for the family and money was always tight. They moved 22 times in 30 years.
    • At one point, they lived at Fruitlands, a community home.
    • Louisa’s father was her main teacher, but she also received instruction from Henry David Thoreau and other writers of the time.
    • Because her family was so poor, she went to work at an early age as a seamstress, a governess, and a writer. Her writing was a creative and emotional outlet for her.
    • She was driven to be successful because she hated being poor.
    • Louisa began writing poems and articles for magazines. A staunch abolitionist, she became a nurse during the Civil War. She wrote popular pieces about life in a military hospital.
    • In 1868, Louisa published Little Women,based on her own life. The character of Jo is based on Louisa herself, although Louisa never married.
    • The book was very popular and Louisa was embarrassed by the attention. She sometimes pretended to be a servant when people came to the house to see the famous author.
    • Louisa died of a stroke in 1888. She was only 55 years old. She is buried in Concord next to other famous authors of the time.

    Vocabulary

    1. Seamstress: someone who sews or mends clothing
    2. Governess: a private in-home teacher for children

    Preguntas frecuentes

    Pregunta: What did Louisa do when she wasn’t writing?

    Respuesta: She loved to read and be in the outdoors. She was also an abolitionist and feminist. She believed women deserved the right to an education and adequate work and helped organize a union in Boston.


    Ver el vídeo: The Little Women family of Oscar fame originated in the authors actual home